Sergio ArmendárizPor Sergio Armendáriz

Se comentará durante mucho tiempo más aun, el crimen repugnante cometido sobre quien fue la persona de Miguel Etzel Maldonado, sin duda que representa la trascendencia de la imagen de un hombre muy público que supo transitar sobre las turbulentas aguas de la política, con el éxito que solamente la inteligencia, la sensibilidad y el escrúpulo pueden otorgar, más si se considera el grado de putrefacción y decadencia que el medio exhibe en tal sentido.

Sin embargo, mi intención con estas palabras para Politikkon, no radica en hacer un ejercicio apologético de la personalidad biográfica y propiamente política de quien fue Miguel Etzel Maldonado, no cuento con los elementos de información y juicio necesarios, ya no digo suficientes, para emprender semejante y complejo objetivo de comunicación;

Pretendo solamente contar, narrar con brevedad, lo que fue mi último encuentro personal y directo con la figura personal de Miguel Etzel; circunstancia caracterizada siempre por su don de gentes y por su singular espíritu de caballerosidad, mediando su disposición al diálogo de manera permanente.

El espacio del encuentro fue un Restaurante que se ubica en Avenida Paseo Triunfo de la República, desde el cual se transmite un sabroso programa de TV por Internet, conducido por un grupo selecto de amigos comunicadores, espacio del cual me honro en ser un invitado asiduo. Fue en uno de los días del mes de Junio de este año de 2009, que ciertamente ya transita hacia su final, en el contexto inmediatamente previo a las correspondientes elecciones que recién acabamos de testimoniar.

En la sobremesa matutina, con abundante Café para condimentar el diálogo, Miguel Etzel era acompañado por la persona de Mario de la Torre, otro reconocido militante priista del estado de Chihuahua, a quien el destacado comunicador Raúl Ruiz y quien esto escribe, presentábamos una propuesta académica de capacitación política, en relación a un breve Curso que abordara sistemáticamente la problemática sociocultural y política de la Mafiosidad, entendida ésta como un mecanismo estructural de intermediación parasitaria de los grupos sociales, no exenta de penetración estatal y también de grados de violencia crecientes.

Terminamos de presentar un documento sistematizado para llevar adelante un potencial módulo de formación sobre el mencionado tema, debo decir que la recepción del documento resultó entusiasta y del agrado de nuestro interlocutor partidista.

Al entregar en una carpeta la hoja descriptiva de nuestra propuesta de Curso, Miguel Etzel tomó la palabra con esa decisión solemne ya a la vez humorística que le caracterizaba y dio su espaldarazo verbal, oral, en el sentido de aceptar que las circunstancias exigían del militante priísta una nueva o renovada concepción del hacer político en un país que Mario de la Torre observó en ese momento, como un cuerpo social que estaba cercano a una especie de durísima terapia que incluiría una potente dosis de medicina de caballo, si no se tomaba a la formación inteligente para evitar el colapso político.

Viene a mi mente la actitud receptiva de Etzel Maldonado al punto de la conversación que refiero, aduciendo que la problemática de la formación académica en y para la política, resultaba un elemento indispensable de reconstrucción de la vocación de los partidos políticos en México, naturalmente en referencia íntima a su propia militancia de toda su vida.

Hoy recuerdo con agrado y con cierto dejo de tristeza, aquél postrer momento en el cual el personaje ya, en aquél momento distinguida persona, tuvo a bien referirse a un tema que a todos nos agobia en el Estado de Chihuahua y en México en su integridad: La Sociedad y el Estado en espíritu Mafioso.

Sin duda, Miguel Etzel Maldonado fue un excelente y ameno conversador, su trágico final conmueve a la sensibilidad de una Sociedad que lo reconoció como un hombre público valioso, hoy viene a mi recuerdo, en la progresiva disipación fatal de la memoria, ese momento en donde se refirió a la necesidad de limpiar el indispensable ejercicio de la política.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: