Por CIRO./

Lastimosa actitud es la asumida por los tres niveles de gobierno en cuanto a la regularización del parque vehicular en ciudad Juárez y en donde los ahora actores principales no solventan  la mecánica real de solución en aras de una lucha política, merced de propios e inconfesables  intereses, en los cuales, con el fin de ser logrados no les importa que la ciudadanía siga siendo la perjudicada.

La solución única existente al problema de los autos chuecos solo se base en dar fiel cumplimiento al Tratado de Libre Comercio que debería haber dado inicio a partir del 1 de Enero del 2009, y no pretender parchar con un enésimo censo  de regularización por materia de seguridad que al ser concluido volverá a acrecentarse como en fechas anteriores.

Quienes fueron pieza fundamental en una lucha realizada durante la gestión de  Vicente Fox Quezada les consta que los miembros de los diferentes tianguis  de esta fronteriza ciudad promovimos hasta lograr un decreto en el año 2005 que permitió la regularización  de miles de unidades, no solo en Juárez, sino en el resto de la frontera norte del país.

Desgraciadamente años después  en el 2008, diciembre 24 para ser exactos, el ahora presidente Felipe Calderón Hinojosa, publico un decreto en el cual reformaba de facto este comercio, al fijar costos exorbitantes en los  listados de calculo de  precio para el efecto del pago arancelario, que resulto la mayoría de las veces mas caro que el precio de las unidades.

Ahí se promovió de nuevo  la circulación de miles de vehículos en el país que no han sido importados  y mucho menos cuentan con la documentación correspondiente para su identificación  sumiendo de nuevo en la anarquía el tránsito de estos automotores.

No conforme con ello al menos en ciudad Juárez se perdieron tan solo de este sector económico más de 30 mil empleos directos e indirectos que a lo largo de muchos años con el esfuerzo de los tianguistas se habían creado.

Por lo que corresponde al gobierno del estado  en tiempo se le oferto por parte de los vendedores de autos usados que se practicara un censo de control vehicular del  cual  se harían cargo ya que de antemano sabían de las limitantes que en este aspecto tiene tanto el ejecutivo de la entidad como el propio Ayuntamiento, propuesta que como siempre quedo para el análisis, pero meses después y ante el agobio de la problemática de las unidades sin matricula hace unas semanas lo propuso  el gobernador  César Duarte.

Falsos redentores como los miembros  de la Asociación de Agentes Aduanales,  junto con el entonces alcalde  José Reyes Ferriz,  gastaron una millonada en la promoción de juicios de amparo en contra de dicho decreto,  laudos que perdieron al cabo de varios meses, dejando peor que antes a miles de juarenses que deseaban obtener la legal estancia de sus unidades.

La mezquindad y el interés personal de sus arcas, y no el bien común,  promueven los agentes aduanales sacrificar  según ellos parte de sus utilidades en el cobro de los tramites de documentos de importación cuando el valor real de ello solo les debe representar menos de 150 pesos por pedimento.

Más aun,  dos miembros de la Asociación de Agentes Aduanales, Anastasio San Miguel y Manuel Rodríguez, promovieron el juicio de amparo en contra del decreto de Calderón y desde hace meses son ellos los que nacionalizan  unidades dizque a bajo costo, si es cierto, es menor que lo que requiere de aranceles la SHyCP, por que se  basa en la operación del TLC, pero muy cara aun por que debería de ser cobrado solo el IVA y con ello hacen un  negocio que por unidad les deja más de 500 dólares de utilidad  y no los 187 pesos por cada pedimento.

Por lo que se refiere a las declaraciones de los representantes de la  AMDA  quienes se oponen a la regularización se puede demostrar que son ellos los que sacan los capitales mexicanos ya que su comercialización es más del  50% de unidades japonesas, chinas y  de otros países europeos, aunque argumentan que cuidan la industria nacional, la cual no tenemos por que somos únicamente armadores de las marcas Ford, Chevrolet, VW y Dodge.

Guillermo Rosales de Relaciones Gubernamentales de la AMDA hace mención  de  la oposición de este sector a una nueva regularización y demanda que las autoridades de los tres niveles de gobierno no evadan sus obligaciones y hagan cumplir la ley.

Los ciudadanos que son  un amplia mayoría también demandan  a Felipe Calderón que haga cumplir la ley y no evada su responsabilidad dando curso a lo signado en el Tratado de Libre Comercio para que entre en vigor lo que debería estar desde el pasado 1 de Enero del 2009 donde se fija la regularización de modelos de 10 años y anteriores con tan solo pagar el  impuesto a l valor agregado.

Este grave y serio problema solo se solventa si existe la voluntad, principalmente, del gobierno federal a través de la Secretaría de Economía y  Hacienda que de no ser así solo estarán dando aspirinas para una dolencia de cáncer. Lo más triste del hecho es que los tianguistas  y verdaderos representantes sociales nunca recibieron  la invitación de participar en las mesas de negociaciones y pese a las pretensiones de ser tomados en cuenta los siguen ignorando.

Lo cierto es que a finales del 2010 e inicios del 2012 no han visos de solución salvo la pretensión del gobierno de César Duarte de que se modifiquen las reglas de importación o censara.

.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: