Por CIRO./29 de Septiembre./

No importa el color de partido, ni quien gano, cuales perdieron, quienes la quieren, los aspirantes a la presidencia de México tiene aun el tiempo de reflexionar para poder ayudar a solventar los problemas del país proponiendo a la ciudadanía soluciones mediante las cuales a través de un proyecto de nación acorde a los tiempos modernos se pueda recuperar la confianza que el pueblo a perdido.

¿Cuál es el proyecto que queremos de nación? Azules, tricolores, amarillos, verdes, todos ellos deben actuar con la madurez de auténticos estadistas, no políticos sometidos a la conveniencia de sus propios intereses y de grupúsculos que han llevado a México a un declive en todos los ordenes, sobre todo reflejado en la ultima década  que a sido la del peor gobierno.

Todos los partidos políticos deben asumir el compromiso de actuar con madurez por que el 2012 el reto no es ganar la elección presidencial, es algo más como objetivo de producir resultados, hacer cambios de fondo y mejorar todo el sistema político, social y económico que vengan a erradicar la incertidumbre de no saber a donde nos llevan para poder vivir dentro de una convivencia con certeza.

México y los mexicanos reclaman ahora un país en donde la seguridad permita un desarrollo  con justicia que haga crecer en los económico, educativo y social para dar la certeza a quienes nos preceden de que vivirán un auge que de garantía de una convivencia plena en todos los ordenes.

La democracia no se construye con mayores presupuestos destinados a una elección, la responsabilidad cívica se logra con educación por que ya a nadie le importa  los dimes y diretes entre lo que hiciste o dejaste de hacer que durante cada día de cada año y  cada sexenio se lanzan los políticos.

Los mexicanos demandan ahora una igualdad en todos los géneros en un país que se encuentre en paz, con oportunidades de empleo, opciones educativas y la autosuficiencia en todos los aspectos ya que solo así se construye el futuro de una nación como  la que ahora se encuentra en crisis.

No se puede seguir manteniendo a millones de mexicanos en pobreza extrema, mucho menos a una juventud sin el derecho educativo, sin oportunidades de empleo, vivienda digna, un sector primario como lo representa el campo perdido y continuar con las falacias de políticos y gobernantes de que todo se encuentra bien.

Aun y cuando México es más grande que sus problemas en estas condiciones se necesita a un gobernante con similar o mayor grandeza para que el país pueda retomar el rumbo que todos los ciudadanos desean y no se trata de un político sino de un estadista.

De igual forma el pueblo debe salir a votar por quien convenza con su proyecto de nación no importa si es Josefina, Creel, Cordero, Peña Nieto, Beltrones Rivera, Marcelo o AMLO, pero a quien sea elegido en el 2012 se le debe recordar permanentemente la necesidad de que corrija el rumbo por el bien de un pueblo ávido de justicia en todos sus ordenes.

Solo los mexicanos podrán decidir si en el 2012 le refrendan el voto al Partido Acción Nacional, si desean el retorno del Revolucionario Institucional o si por primera vez en la historia le hacen entrega de las riendas del país a la izquierda.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: