CIUDAD JUÁREZ.- El Gobierno del Estado de Chihuahua por conducto de la Fiscalía General del Estado, a través de la Fiscalía Especializada en Ejecución de Penas y Medidas Judiciales realizó esta tarde el acto de transferencia de los Centros Municipales de Reinserción Social para Adultos y Productivo, para operar como Centros Estatales de Reinserción Social para Adultos.
Ante la presencia de funcionarios de los tres niveles de gobierno, este acto oficial fue catalogado como histórico,  porque después de más de tres décadas de gestión por parte de las autoridades locales por fin se hizo realidad, por decisión del Gobernador del Estado César Duarte Jáquez.
Carlos Manuel Salas, Fiscal General del Estado y el Alcalde Héctor Murguía Lardizábal, encabezaron la firma de transferencia de los penales en una ceremonia efectuada en el estacionamiento del Cereso.
“Hoy se culminan una serie de esfuerzos, de luchas, de décadas de diferentes administraciones, de reclamaciones de grupos en esta ciudad, para que el Cereso Municipal pasara a manos del Gobierno del Estado”, dijo el Fiscal Salas.
Agregó que el mandatario estatal ha estado pendiente de cada uno de los reclamos y necesidades que tiene esta ciudad, fundamentalmente en materia de seguridad pública.
El Fiscal Salas manifestó que “este es un paso para continuar con el reordenamiento en el sistema penitenciario en el Estado, programa que se encuentra comprometido con la visión estatal de recuperar la paz y tranquilidad de los chihuahuenses”.
Sostuvo que en el penal local hay más de 2 mil personas recluidas con un altísimo índice de peligrosidad que, sin duda, muchos de ellos deberían de estar en un penal de alta seguridad, en donde única y exclusivamente salen una hora a recibir la luz del día.
El funcionario declaró que no es sencillo, no es fácil el problema que recibe el Gobierno del Estado, pero con esfuerzo y con una profunda convicción de servir al pueblo de Ciudad Juárez, el Gobernador César Duarte Jáquez ha tomado esta decisión.
Indicó que los recursos que destinaba el Gobierno Municipal para administrar y operar el penal, que son aproximadamente 100 millones de pesos al año, sean invertidos en las múltiples necesidades del pueblo juarense.
En su intervención, el Alcalde Héctor Murguía Lardizábal dijo que los citados recursos económicos que se destinaban al Cereso serán en el futuro para apoyar a la policía municipal.
Recordó que el Cereso fue construido para albergar mil 300 internos y ha llegado a tener casi 4 mil 300.
Reconoció el edil que hoy sin lugar a duda esta transferencia es un respiro importante para el Gobierno Municipal, pese a que este año seguirá cubriendo con recursos la administración del penal, y que espera que los empleados del penal quieran continuar laborando con el Estado para que el Gobierno Municipal no erogue en indemnizaciones laborales.
Entre los funcionarios que estuvieron también presentes en dicha ceremonia de transferencia de penales, fueron los siguientes: Lic. Eduardo Guerrero Durán, director general de la Fiscalía Especializada en Ejecución de Penas y Medidas Judiciales; Adolfo Castro Jiménez, titular de la Comisión de Derechos Humanos en Ciudad Juárez; Julián Leyzaola Pérez, titular de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal; Hëctor Arcelus Pérez, Secretario del Ayuntamiento; Jávier Ramírez Benítez, presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado; y el Dr. Eduardo Enrique  Gómez García, Comisionado del Órgano Desconcentrado de Readaptación Social, de la Secretaría de Seguridad Pública Federal.

LAS ARMAS

Se presume la presencia de las armas utilizadas en la masacre de julio pasado, en el interior del penal, aunque ocultas.

En declaraciones a medios tras la ceremonia, el Secretario de Seguridad Pública, Julián Leyzaola, dijo que fueron infructuosos los esfuerzos para la localización de dichas armas, pese a que se trabajó en ello hasta el último día -ayer, martes 27- que el penal estuvo bajo autoridad del Municipio.

-Cada día se revisó celda por celda, y todas las otras áreas- dijo Leyzaola, quien agregó que serán las nuevas autoridades del centro carcelario las que continúen el rastreo de las multicitadas armas con las que se dio muerte a 17 internos.

Lo que sí fue posible ha sido desmantelar el “autogobierno” del penal por parte de los grupos de internos -Aztecas y Mexicles, entre otros-, y la cancelación de “privilegios” como días adicionales de visita -cuatro-, las tiendas intramuros, diversos aparatos eléctricos y electrónicos en las celdas, y hasta animales como caballos, vacas, patos y hasta peces.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: