CiroPor CIRO./27 de Octubre./

Tal parece que la política gubernamental ha encontrado un nuevo camino para acallar las voces de protesta incómodas para el estado….Un ejemplo de ello el artero crimen de la luchadora social Rocío Mesino Mesino, quien fuera fundadora junto con su familia de la Organización Campesina de la Sierra del Sur.

La nueva política gubernamental en la entidad de Guerrero, como en el resto de México, hace presumir que se está implementando la ejecución extrajudicial, dando inicio por una persecución, hostigamiento y en algunos casos el crimen como el de la luchadora social Rocío Mesino Mesino.

Criminal el que el gobierno inicia a orquestar una política de represión y criminalización en contra del movimiento popular, pretendiendo a través de ello, imponer las reformas neoliberales que necesitan en el país; además se recurre a la practica de la desaparición forzada, la ejecución extrajudicial de luchadores sociales, con el disfraz de grupos paramilitares, guardias blancas y grupos de choque, como medidas fascistas y estrategias en contra del ciudadano organizado como no organizado.

La incomodidad que representaba para el gobierno Rocío Mesino Mesino, ya se había mostrado el 13 de marzo del presente año, cuando fue “detenida” en Atoyac de Álvarez, por oficiales ministeriales, acusada de homicidio calificado en perjuicio de Victorino Luengas García, obteniendo su libertad seis días después, cuando Marco Antonio Ordorica, juez primero que llevaba la causa no encontró elemento alguno y decreto su libertad.

Rocío había fundado con su familia en 1981 la OCSS, distinguiéndose por su lucha por la liberación de presos políticos y castigo a los autores de la masacre de Aguas Blancas, enarbolaba la bandera de justicia con su incansable y solidaria obra social con movimientos campesinos y magisteriales.

El gobierno ahora se “lava las manos” y asegura que el crimen de la activista puede ser por la confrontación de organizaciones sociales de la región y alertan de un cambio en la movilización social de la zona o de la descomposición en la región, generando, un nuevo y mas fuerte “punto de ingobernabilidad”, consecuencia propia de lo que ellos mismos han provocado.

¡Justicia! Es lo que los tres órganos de gobierno deberán ejercer, solo así podrán lavarse las manos, que ahora por percepción popular, los señalan de tenerlas machadas de sangre inocente porque el pueblo no confía en ellos.

El crimen de esta luchadora social solo demuestra que en México existe un problema grave y el de la justicia es de mayor envergadura, ya que es obsoleta por haber sido pervertida.

En México la democracia es un ente muerto que a sido abortado por el pueblo, en este se nutren y conviven gusanos multicolores, se regodean con la gordura y yacen satisfechos. Algún día se acabará el cadáver y el pueblo deberá parir otro ser que ya no se llamará democracia.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: