Por Mario Héctor Silva.

El robo del año./

El Secretario Estatal de Fomento Social, con aspiraciones a convertirse en el futuro presidente municipal de Ciudad Juárez en el 2013, Fernando Uriarte Zazueta, y el delegado de esa oficina en Juárez, Ricardo Tuda, están en serios problemas. Ninguno, hasta donde se sabe, ha explicado a cabalidad, la herencia de un megahurto que alcanza varios millones de pesos, el cual fue operado a través del programa estatal Vive a Plenitud.

El rostro del nuevo escándalo gubernamental corresponde a la manipulación y ordeña de miles de saldos en el padrón de tarjetas de ayuda que fueron enviadas por instituciones bancarias, con dinero en efectivo, en apoyo a las clases desprotegidas.

De este nuevo caso de corrupción, donde se ordeñaron varios millones de pesos en tarjetas destinadas a la población vulnerable, existen varios involucrados, en su mayoría mujeres que operaron bajo la batuta de la ex titular de ese programa social durante los tiempos del ex gobernador José Reyes Baeza Terrazas.

Centenares de hombres y mujeres de la tercera edad, considerado el núcleo más vulnerable de la sociedad, se vio afectado porque una de las presuntas implicadas, de nombre Claudia Cajero, operó individual o colectivamente, el descarado robo –documentado al interior de Fomento Social-, sin que los actuales responsables de esa oficina digan algo en torno a un delicadísimo asunto, del que seguramente debió haberse enterado desde que fue descubierto, el señor gobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez.

Existe un dato revelador: 25 mil tarjetas anuales, fueron manipuladas al arbitrio y a la voluntad de un grupo de mujeres, -a quienes se tuvo que despedir-, y quienes presuntamente están asociadas a la actividad delictiva que afectó a miles de hombres y mujeres de la tercera edad, a quienes simplemente, de un plumazo o teclazo –según se vea-, les fueron  desaparecidos sus saldos.

Lo delicado y penoso del escándalo en Fomento Social, fue que ni Uriarte Zazueta, como tampoco Tuda, documentaron y mucho menos dieron parte oficial, o bien, pusieron a su disposición a ese grupo de mujeres que participaron –algunas en mayor y otras en menor medida- en el robo de los saldos de las tarjetas destinadas mensualmente a los viejitos de Ciudad Juárez.

Hace cuatro semanas, la denuncia que involucra presuntamente a la ex jefa de Fomento Social en la frontera, la ahora regidora del Ayuntamiento, Laura Domínguez Esquivel, así como a un grupo de incondicionales: Mireya Pérez; Angélica Chong; Aracely Domínguez, entre otras, llegó a esta redacción y los datos fueron confirmados con las personas que denunciaron el irregular y bárbaro caso, que debió ser objeto de una investigación de fondo, especialmente tratándose de un asunto que involucra también al gobierno de Reyes Baeza, y a quien entonces fue la titular estatal: Martha Beatriz Espinoza.

Y aunque parezca increíble, sepa usted carísimo lector de Politikkón, que algunos de los saldos de compras revisados por la misma autoridad fueron a parar en tiendas departamentales de El Paso, Texas.

Miles de ‘beneficiados’ bajo este programa social, que debieron haber obtenido mensualmente cantidades de entre 640 y 860 pesos, pero cuyos montos se acumularon por razones de la natural burocracia, y que con el paso de los meses, incrementaron sus cuentas hasta 9, 10 y 11 mil pesos, fueron robados, porque únicamente –a muchos de éstos-, se les entregaron cantidades correspondientes a una sola mensualidad. “El último mes”, comentó uno de los denunciantes a este periodista.

Es decir, que alguna o algunos de los involucrados, tuvieron necesariamente que haber reportado cualquier devolución del programa social más noble, que fue operado para robar burdamente desde las oficinas de Fomento Social.

El caso, por lo delicado, obliga a que el gobierno de César Duarte, corrobore a la brevedad la información que ya debió haber llegado a sus manos; que practique una auditoría y que finque responsabilidad sobre los funcionarios o servidores públicos que se sirvieron con la cuchara grande.

En el caso de la regidora Laura Domínguez Esquivel, ni hablar. Se equivocó feo. Y debe ser separada de su cargo como representante popular en la fracción edilicia del PRI, para que se llame y asuma el cargo el suplente.

Alianzas y protección./

Por lo pronto, este asuntito que dejo como saldo el anterior gobierno del priísta José Reyes Baeza, deja una muestra del desaseo político, administrativo y financiero tan sólo en una de las áreas más vulnerables de atención social, suficiente para que el gobierno de Duarte ejerza con mano firme la anhelada justicia. Los viejitos y toda la sociedad entera, le va a aplaudir y a reconocer su oficio político.

Por ahora, se sabe que algunas de las involucradas han recibido, gracias a la amistad con la regidora, Laura Domínguez, apoyo y empleo en el gobierno del alcalde Héctor Murguía Lardizábal, en tanto que otras, han sido acomodadas y bien recomendadas en la Junta Municipal de Agua y Saneamiento, sin que la titular, hasta donde se sabe, este enterada del polémico caso.

Fuentes cercanas al gobierno, que empezaron a investigar y que comprobaron en campo que, efectivamente, los  viejitos habían sido burlados,  han dado a conocer que se renovarán las 25 mil tarjetas destinadas al programa de Vive a Plenitud.

A las presuntas responsables se les despidió, pero ninguna, empezando por las titulares, fue procesada, ni siquiera sujeta a una investigación.

Los apuros de Adriana./

La presidenta del PRI municipal, Adriana Terrazas Porras, pasó ayer por algunos apuros, luego de que los reporteros le preguntaron si le gustaría en un futuro ser presidenta municipal o gobernadora. La legisladora federal, entre chascarrillos y algunas bromas, respondió que, ¿a quien no le gustaría ser hasta Presidenta de la República?.

El caso de sus declaraciones fue tratado por algunos medios y expuesto a la opinión púbica, lo que por supuesto causo sorpresa y extrañeza en el mundillo de la política.

La diputada federal, y también presidenta del PRI, sea broma o sea en serio, debe aprender a moderar y a manejar sus declaraciones ante los reporteros y representantes de los medios de comunicación.

Quizás Adriana Terrazas subestimó a los periodistas, pero algo que debe aprender la legisladora, es el utilizar el lenguaje de los propios periodistas: Citar que es off the record, o fuera de libreta, cuando haga alguna expresión fuera de contexto o de broma, pero que pueda ser manipulada o interpretada de diversa índole por los periodistas.

César Augusto y sus mujeres./

El delegado estatal de Chihuahua, César Augusto Peniche Espejel es más conocido en Juárez por tener fama de galán, que por ser un diligente y eficaz servidor público.

No pocas veces, Peniche  Espejel ha sido visto acompañado de alguna guapa mujer, siempre, invariablemente desayunando en conocidos restaurantes de la ciudad. Quizás asuntos oficiales, no se sabe.

Pero hace un par de días, el hasta entonces incógnito y ‘reservado’ funcionario federal, que porta el gafete de Delegado Estatal de la Procuraduría General de la República (PGR), cobró popularidad por el caso de la Ministerio Público Federal, Elizabeth Herrera, que de plano lo puso en la cruz.

La MP Federal quien llevó a cabo el trámite para la consignación de diez polizontes federales, por presunta extorsión de un empresario en Ciudad Juárez, lo acusó de amenazas y de hostigamiento, según lo que ya se difundió a nivel nacional. Suficiente para que la PGR cuando menos lo separe de su cargo, hasta que se investigue.

Elizabeth Herrera, dijo que hubo represalias y que el flamante delegado, sin justificación, la mando a Veracruz, sopena de abrirle una averiguación previa en su contra.

En MVS noticias con Carmen Aristegui, la titular de la Quinta Agencia del Ministerio Público Federal, denunció que Peniche Espejel inició una persecución y hostigamiento en su contra, al grado de buscarla incansablemente “como si fuera una delincuente”.

La Ministerio Público federal comentó que el delegado César Augusto le retiró todos los expedientes en los que trabajaba, incluido el caso de los policías federales, hoy sujetos a investigación. Lo más terrible es que al parecer, la Procuradora General de la República, la abogada de la nación, Marisela Morales está de su lado. Es su protector.

Como colofón, al cuestionársele si el cambio de sede podría ser una manera de resguardar su seguridad, comentó que “una persona que se preocupa por tu seguridad no te acosa ni te amenaza para que te vayas de un estado”.

La mano del Estado./

El gobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez cumple su palabra empeñada. Este miércoles se realizará en Ciudad Juárez la transferencia de los penales en esta frontera, y el ejecutor de las políticas públicas en procuración de justicia es el abogado Carlos Manuel Salas.

El Fiscal General encabezará aquí los movimientos y los convenios que patentizarán la voluntad del gobierno por resguardar y brindar la mayor seguridad a los internos recluidos en los penales ubicados en la frontera norte.

Funcionarios de los tres ámbitos de gobierno estarán presentes en la firma de convenios. El primero está programado a las 9:00 horas en el Centro Estatal de  Reinserción Social para Adultos, que permitirá transferir éste al gobierno federal, el cual se denominará CEFERESO 9 Norte.

Posteriormente, a las 13:00 horas se realizará la entrega-recepción de los Centros Municipales de Reinserción Social y Productivo (cereso local) al gobierno del Estado, para operar como Centros Estatales de Reinserción Social para Adultos.

Ya se verá como se reciben los penales, y que herencia deja cada una de las instancias responsables.

Comentarios: elLa Torre Fuerte@gmail.com

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: