CIUDAD JUÁREZ.- Con un concierto que fue de menos a más, Caifanes clausuró la serie de eventos masivos del Festival Internacional Chihuahua 2011.
Si bien el grupo mexicano convocó a un multitud mayor a la que había recibido la víspera a los argentinos Enanitos Verdes en la explanada del Centro Cultural Paso Norte (CCPN), el lleno del estacionamiento del Estadio Olímpico Benito Juárez (EOBJ) fue de no más de tres cuartas partes de la capacidad, ya que una amplia franja colindante con la avenida Heroico Colegio Militar se mantuvo vacía.
Una diferencia notable entre los públicos de ambos escenarios al aire libre, es que la multitud fue más compacta en la explanada del CCPN que en el estacionamiento del EOBN.
Como la víspera, el concierto originó el cierre de avenidas y la implementación de un dispositivo de seguridad a cargo de policías municipales, estatales, federales y el Ejército Mexicano.
-Juárez está vivo… Juárez está más vivo que nunca… Caifanes está a sus pies- saludó el vocalista Saúl Hernández, al tiempo que ponía una rodilla en el piso e inclinaba su cuerpo hacia adelante.
Durante el concierto de casi dos horas, el mismo Saúl siguió saludando a la multitud:
-Esos aplausos no son para Caifanes… Son para ustedes… Qué raza tan cabrona-, dijo ante el rugido de la multitud, que en todo momento coreó las canciones del grupo mexicano.
El concierto tuvo una duración de poco más de dos horas, e incluyó a un espontáneo, que se trepó al escenario y cantó a coro con Saúl.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: