Por Mario Héctor Silva./

EL WATERLOO DE FELIPE./

Hasta antes del incidente ocurrido la noche del pasado martes 25 de enero, en que fue asesinado de manera artera su joven escolta, algunos políticos detractores de su gobierno, habían considerado el inicio del ocaso del político, que una y otra vez, empecinado en llegar al gobierno de Chihuahua, decidió jugarle la contra al designado y ahora gobernador de Chihuahua, Cesar Duarte Jaquez.

Y ciertamente aunque en la jerga política, la democracia vistió de candidato al ahora mandatario, para todos es conocido que el alcalde de Juárez, Héctor ‘Teto’ Murguía, reacciono de manera virulenta para evidenciar en lo privado y en lo público, entre amigos y enemigos, que el estaba por encima de las circunstancias de aquella aciaga mañana en las oficinas del Comité Ejecutivo Nacional del PRI.

A ese incidente, y tras una campaña de altibajos y de acusaciones por parte de sus opositores políticos,  le siguieron las reacciones, carnal y vanales de un político difícil y autoritario, que por primera vez la noche de la ejecución de su escolta personal sintió rabia, impotencia y miedo. El Teto acostumbrado a la prepotencia y a humillar a los suyos, se doblo ante las cámaras de TV.

Y en medio de esa tribulación, ayer el alcalde, acosado por la inseguridad de los suyos, la ineficacia de la policía municipal, a la que ayer le recrimino el que no reaccionara a su llamado y los desacuerdos en torno al fondo y a las formas en que se dieron los hechos, amén de su salud , mermada visiblemente, Teto pareció resucitar políticamente por la solidaridad de los sectores y de los medios de comunicación, que se entregaron a la causa, en exigencia de justicia.

La respuesta de los ‘ciudadanos’ inflo de nueva cuenta al edil, que en medio de las circunstancias, presuroso, ayer inicio la estrategia de ofensiva política para exigir la salida de la policía federal de la ciudad.

Mañana el alcalde será citado a la capital del país, donde se entrevistara con el Secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora. Los acuciosos  y especuladores, dan por sentado que allí le será mostrada a Teto, la otra parte de la historia política del alcalde.

‘SOLIDARIDAD’ DESDE PALACIO.

Por cierto que ayer el gobierno de Chihuahua reacciono de manera por demás política. Evidencio que las relaciones entre el gobernador, Cesar Duarte  y el alcalde Héctor Murguía siguen en la bancarrota (sin capital).

Un boletín de ‘solidaridad’ del gobierno del Estado de Chihuahua, más que del propio mandatario, en el que incluso el área de comunicación social, ni siquiera puso el nombre del Jefe del Ejecutivo, puso en su clara dimensión la distancia entre los dos políticos.

Los agoreros del desastre, vaticinan malos tiempos en Ciudad Juárez, y un golpe de timón del gobernador de Chihuahua, en respuesta a lo que muchos llaman, las afrentas de las que ha sido víctima el mandatario en esta frontera.

El ambiente entre las cabezas políticas de los tres niveles de gobierno esta caldeado. De eso no hay ninguna duda y seguramente que el Presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa ya fue aleccionado por sus asesores para evitar a toda costa un Waterloo en la frontera.

Aquí no hay más que dos salidas: O pierde aquí Felipe Calderón la batalla de su guerra contra el narco y saca a los federales de esta urbe, o inicia un michoacanazo en Juárez, con todas las implicaciones políticas y sociales que el caso pueda derivar.

Comentarios: elpolitikon@gmail.com

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: