TORRE FUERTE

*Una fotografía que hace historia en el PAN

*Impunidad que condena y vulnera a la candidata

*Francisco Javier García y Cruz Pérez Cuéllar

*Ex diputado, líder de Movimiento Ciudadano

*La senadora, también trapea a Maru Campos

* Héctor González, se quedó con las ganas…

 

Una fotografía que hace historia en el PAN /

A las fotografías, posteadas y compartidas en las redes sociales por parte del ahora candidato externo del PAN a la alcaldía de Juárez, Javier González Mocken, que aparece al lado de María Eugenia Campos, la aspirante a la gubernatura, y del otro lado, la ex senadora priísta, Lilia Merodio Reza, sólo le faltó la presencia del exgobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez y de Cruz Pérez Cuéllar, para completar el cuadro de la nueva, e inédita relación política que une al PRI con el PAN, o viceversa.

La fotografía de los tres, y de las sombras del Duartismo que pesan sobre la figura de los panistas Maru Campos y Cruz Pérez Cuéllar, hoy insertado en el partido de Morena, y que desde ayer por la noche circulan en las redes sociales, sacuden la conciencia de todos los panistas.

Por menos que eso, en el pasado, hay quien hubiera incendiado el edificio del PAN, como lo hizo el emperador Nerón en Roma.

Todos ellos, como se vea y usted lo interprete, carísimo lector, unidos por la ambición del poder y el arrebato político, en la sucesión Chihuahua 2021, donde hipotéticamente, cada cual llegaría a la instancia correspondiente, y donde queda claro que la aspiración de cada uno, trasciende partidos políticos y liderazgos.

Un asunto donde indiscutiblemente no hay amigos, sino una relación meramente pasajera, ‘electorera’, de intereses y circunstancias políticas, que proyectan ‘hambre’ y ‘sed’ de venganza política. Y cada cual tiene ya su historia y sus enemigos.

La nueva historia que circula, y que habla de esa impensable relación y sumisión de políticos, cuenta la de Carlos Olson, el panista que de persecutor de Maru Campos desde el gobierno estatal con Javier Corral, hace apenas unas semanas, se convirtió de la noche a la mañana, en un impresentable y vergonzoso precandidato del PAN a la diputación local por el Distrito Electoral XVII de la ciudad de Chihuahua, que ahora pide votos para la alcaldesa de la capital;

Y también la de la ex senadora Lilia Merodio, de la que sus enemigos y detractores políticos, aseguran que anda perdida, como oveja descarriada, que ya no sabe a quién seguir, si a Maru Campos, la candidata a gobernadora en el PAN, o a su compañera de legislatura en el Senado, y ahora candidata al gobierno de Chihuahua, Graciela Ortiz González en el PRI.

Nadie sabe exactamente dónde se perdieron o donde se encontraron, mejor dicho, los unos y los otros, pero tiene que ver seguramente con la coyuntura de los nuevos tiempos que rebasaron a los partidos políticos y, por ende a la militancia y a las bases, que jamás pensó como el panismo institucional, hoy bajo el liderazgo de Maru Campos, la protegida del exgobernador del PRI, César Duarte -también amigo de los exdiputados César Jáuregui y Daniela Álvarez-, fueron cegados por el poder corruptor, que cambiaron el curso de la historia para conformar el nuevo pacto con los priístas.

Una relación que caminó, coincidentemente, paso a pasito, con el denodado interés y las alianzas que tejieron desde el centro de la cúpula del poder político, los dirigentes nacionales de esos partidos: PRI y PAN, Alejandro Moreno Cárdenas y Marko Cortés, para buscar acabar con la hegemonía de Morena en la Cámara de Diputados.

Así, los panistas de Chihuahua echaron la ‘dignidad’ por la borda, y decidieron apostarle a la relación y cohabitación con sus históricos y acérrimos rivales políticos, y están más que seguros que, juntos harán historia -parafraseando el lema de “Juntos Haremos Historia”-, que llevó en 2018, hace tres años, a la candidatura y a la lucha en los tribunales electorales al exalcalde priísta, Javier González Mocken en la alianza de partidos con las siglas de Morena-PT y PES.

Pero la elección constitucional de 2021, es otra lucha y otra batalla política.

Y nos cuentan que el nombre del exalcalde de Juárez, estaba inscrito ya en el plan político del partido de 5 de Mayo y 16 de septiembre desde hacía poco más de cuatro meses, cuando entonces Joob Quintín Flores Silva, el líder del comité municipal, y algunos de sus allegados compartieron a un periodista que trabaja para el gobierno Independiente de Juárez, lo siguiente:

El pensamiento y la imaginaria del triunfo político desde el balcón del viejo edificio del partido, sobre la avenida principal, donde se vieron ondear la bandera del PAN y de la victoria la noche del 6 de junio, de sus candidatos, Maru Campos a la gubernatura, y del candidato externo, el expriísta y exmorenista, Javier González Mocken.

No es esta, sin embargo en la realidad, una historia concluida y mucho menos una victoria.

Hay resistencias al interior del PAN, especialmente de quienes todavía forman parte de ese grupo identificado al gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, que no querrá perder la batalla, en medio del nuevo marco de la cohabitación política entre su partido y el partido que le hizo la vida de cuadritos al finado ícono del panismo, Luis H. Álvarez, en aquella épica elección presidencial de 1958, cuando entonces el chihuahuense enfrentó al candidato oficialista del PRI, Adolfo López Mateos.

Las últimas palabras no están escritas todavía, en medio de la desaseada confrontación interna en el PAN y en las mismas estructuras del poder gubernamental.

El proceso de justicia que persigue a la panista Maru Campos y también al morenista –con ADN azul-, Cruz Pérez Cuéllar, los aliados del exgobernador del PRI, César Duarte Jáquez, es brutal, y a lo mejor ninguno de ellos, llega a la cita final en las elecciones del próximo 6 de junio.

De Lilia Merodio y de Javier González Mocken, serán los electores los que definan su suerte.

Lo cierto es que la fotografía de la candidata panista Maru Campos, al lado de los priístas, tiene mucho trasfondo.

Habla por sí sola del nuevo panismo en Chihuahua.

El panismo de César Duarte, y ni modo que Maru Campos, César Jáuregui, Mario Vázquez y Daniela Álvarez, lo nieguen.

 

 

Impunidad, que condena y vulnera a la candidata /

Por cierto que la imagen de impunidad por el caso del suigéneris proceso de justicia relacionado con la red de corrupción de César Duarte, sigue haciendo cada vez más vulnerable a la candidata de la alianza PAN-PRD, Maru Campos.

Contundente el desplegado dirigido a la comunidad chihuahuense, firmado por el abogado, Oscar Castrejón Rivas, quien tiene futuro en la dirigencia estatal de Morena, donde expresa junto con un grupo de cerca de 60 personas, y cuya lista encabeza el académico, ex diputado federal e investigador de la UACJ, Víctor Quintana Silveyra, y Raúl Iñarritú Salgado, la deplorable condición política de la aspirante panista a la gubernatura de Chihuahua.

Exponen las irregularidades observadas en las actuaciones, de la defensa legal y la penosa actuación de los jueces del Poder Judicial de Chihuahua, donde acusan también la “actitud permisiva con la evidente estrategia electoral” que la alcaldesa con licencia y candidata a la gubernatura del PAN y el “clan” duartista, han utilizado en los procesos que se siguen, para alargar el proceso jurídico con la intención de que Maru Campos, no enfrente la justicia y logre la impunidad.

En el documento difundido, los detractores de la panista denuncian que la defensa ha utilizado prácticas para desviar la atención de las investigaciones, una a cargo de la Fiscalía General del Estado, relacionada con la ‘Nómina Secreta’, que habla de las cantidades millonarias que se entregaron a políticos, y la segunda, presentada por la Fiscalía Anticorrupción, en base a la denuncia de que hubo entrega de dinero como pago por el ilegal otorgamiento de contratos del servicio de limpieza y mantenimiento de parques, jardines y camellones, por 15 millones de pesos, durante la gestión de la alcaldesa Maru Campos y que involucra también a Cesar Jáuregui Moreno.

“Las y los chihuahuenses, cansados de que la justicia sea obstaculizada por el influyentismo y el compadrazgo”.

Asunto que, según los denunciantes, no pueden volver a diferirse, y que acusan la corrupción e inmoralidad de los funcionarios.

 

Francisco Javier García y Cruz Pérez Cuéllar /

Tómelo con la reserva del caso, pero ahora que salió a la palestra, la solicitud de desafuero enviada por la Fiscalía General de la República (FGR), a la Cámara de Diputados en contra del actual gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, el senador por Chihuahua de Morena, Cruz Pérez Cuéllar, cuyo expediente de la denuncia que sigue la Fiscalía General del Estado (FGE), sigue en manos de la sección instructora de la Cámara de Diputados.

El señor Senador, y precandidato a la alcaldía, está cada vez más cerca del fuego, y sigue tan distraído y tan campante, disfrutando de los placeres de la comida y la bebida en los ostentosos restaurantes de la avenida Manuel Gómez Morín en Ciudad Juárez.

Tras la aparición de la solicitud de procedencia en contra del gobernador panista de Tamaulipas, por la probable comisión de los delitos de delincuencia organizada, operaciones con recursos de procedencia ilícita y defraudación fiscal equiparada, todo hace suponer que habrá ‘luz verde’ para la comisión instructora que preside el diputado federal, Pablo Gómez.

Sería, déjeme le explico, la coartada perfecta para ponerle ‘lazo’ y vincular a proceso a Cruz Pérez Cuéllar, que le daría de pasadita una bañadita a la imagen de “justicia equitativa” al gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Cae un panista, pero también un morenista, lo que indiscutiblemente elevará los bonos al gobierno de la 4T, ahora que anda tan urgido de darle la vuelta al caso de Félix Salgado Macedonio en Guerrero, “que ya chole”, y que le resolvería de paso, un problema al presidente nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo, y le haría un favor al Coordinador de la Defensa de la Cuarta Transformación y candidato a gobernador en Chihuahua, Juan Carlos Loera de la Rosa.

De manos de Elizabeth Alcántar Cruz, la agente del Ministerio Público de la Federación, adscrita a la Unidad Especializada en Investigación de Operaciones de Recursos de Procedencia Ilícita y Falsificación o Alteración de Moneda, y de la secretaria general de la Cámara de Diputados, Graciela Báez Ricárdez, se recibió ayer la solicitud de declaratoria de procedencia en contra del gobernador, según informó el presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados (JUCOPO), el diputado, Ignacio Mier (de Morena), quien difundió el oficio en su cuenta de Twitter.

El senador de Morena por Chihuahua, Cruz Pérez Cuéllar, recibió 2.5 millones de pesos, de la nómina con la que el gobierno pagaba a los empleados estatales, y la cual, el exgobernador priísta de Chihuahua, César Duarte Jáquez, utilizaba para cubrir en “efectivo”, los compromisos personales y de proyección política, según lo estableció un “Resumen Ejecutivo” atribuido a la FGE para el Juicio de Procedencia en contra del legislador.

El pasado 18 de diciembre de 2020, Torre Fuerte difundió que el dinero entregado a Cruz Pérez Cuéllar, era recurso estatal que era “desviado de su finalidad de satisfacer necesidades públicas por parte del citado exgobernador y de diversos funcionarios de la Secretaria de Hacienda”, de las cuentas bancarias 182551179 de BBVA Bancomer, S.A de C.V., 7673577 de BANAMEX, S.A. de C.V., 65501568637 de SANTANDER (México), S.A. y 01666143970 de BBVA BANCOMER S.A. destinadas a gasto operativo y al pago de nómina de empleados estatales.

De los delitos atribuidos contra el senador, se atribuyen, de acuerdo al reporte, la promoción de conductas ilícitas, encubrimiento de receptación, grado de ejecución de los delitos, forma de intervención y naturaleza de la conducta, todos ellos amparados en diversos artículos del Código Penal del Estado, en la comisión de delitos que lo hacen acreedor a una serie de sanciones, que van de seis meses y hasta cuatro años de prisión y de cien a quinientos días de multa.

Forma parte de la existencia de “pruebas sólidas”, de que durante los años 2012, 2013, 2014 y 2015, César Duarte, entonces gobernador del Estado, instruyó a varios funcionarios de la Secretaría de Hacienda, para que distrajeran recursos pertenecientes al pueblo de Chihuahua, para sus fines personales y políticos, de acuerdo a las pruebas de las cuentas bancarias, de donde se expedían mensualmente cheques de hasta 20 millones de pesos;

Y esas forman parte de las probanzas sobre el origen y formas con que se hacía llegar el dinero a varios personajes sociales y políticos de Chihuahua: funcionarios públicos, diputados de distintos partidos, dirigentes y operadores políticos, candidatos, medios de comunicación, sacerdotes, líderes sindicales, parientes y amigos, y entre todos éstos, el senador de Morena, Cruz Pérez Cuéllar.

Ayer se quejó del “uso faccioso de la justicia”, el gobernador de Tamaulipas. Dijo que no había delito, y lo mismo que dicen acá por Chihuahua, la alcaldesa panista María Eugenia Campos y el senador de Morena, Cruz Pérez Cuellar.

Por eso el caso de la solicitud de procedencia del senador en la sección instructora de la Cámara de Diputados, sería más que útil para los propósitos de la FGR y para desnudar la corrupción que persigue a los ‘lobos’ vestidos con piel de oveja, que se pasean por las calles de Chihuahua y Ciudad Juárez.

 

Ex diputado, líder de Movimiento Ciudadano /

El exdiputado local, Juan Eleuterio Muñoz, decidió darle vuelta a la página y a su historia política en el PRI, para convertirse oficialmente en el nuevo dirigente del partido de Movimiento Ciudadano (MC), que quiere convertirse en una alternativa política en la elección de 2016, en medio de las agrias disputas internas que libran PRI, PAN y Morena.

Ayer Juan Muñoz, que fue presentado como líder local de ese partido por parte de Francisco Adrián Sánchez Villegas, y acompañado del candidato a la alcaldía, Rodolfo, el güero Martínez, condenó los privilegios y los excesos de la clase política, y fustigo las prácticas de corrupción e impunidad de los políticos que siempre buscan servirse y no servir a quienes los eligieron y les dieron su voto.

Obras mal planeadas y peor ejecutadas, carros chuecos, inseguridad, basura y pésimos servicios públicos, que no es normal.

El líder estatal, dijo que MC busca el empoderamiento ciudadano y una cogobernanza para atender la negligencia oficial y las condiciones de un Juárez que nunca más debe estar en el abandono.

Triste y penoso fue transitar en Juárez el pasado 14 de febrero, sin “energía” y sin “autoridad”, comento en relación a los efectos colaterales que trajo consigo la crisis de servicios por la nevada y las bajas temperaturas de esa jornada y de días posteriores.

Por su parte el candidato a la alcaldía, el güero Martínez, dijo que a su paso por las colonias, ha encontrado una fuerte decepción de los ciudadanos por los partidos políticos que ya han gobernado, donde “nos ven con nueva esperanza”, y como un partido incluyente.

Por cierto que al candidato de Movimiento Ciudadano a la presidencia municipal también se le preguntó su opinión sobre el proyecto de la Segunda Ruta Troncal de Transporte (BRT-2), y dijo que ninguna gente que viene de fuera (empresas constructoras) pueden venir para hacer el trabajo aquí”.

 

La senadora, también trapea a Maru Campos /

Bueno que decirle en esta intrépida historia política que se teje en Chihuahua, que hasta la senadora por Morena, echó su ‘gato’ a retozar.

Exhortó ayer en su cuenta de twitter, a vigilar la actuación del Poder Judicial del estado de Chihuahua, por las audiencias y el proceso judicial que se lleva en contra de Maru Campos, quien debe enfrentar la justicia, luego de ser señalada como una de las beneficiarias de la nómina ‘B’ de César Duarte.

Llamó a cerrar filas  con el presidente Andrés Manuel López Obrador para que la 4T llegue de la mano de Juan Carlos Loera. No hizo falta que mencionara a su compañero en el Senado, Cruz Pérez Cuellar.

Suficiente fue que Maru Campos, el gobernador de Chihuahua, Javier Corral y otros políticos, sean vistos como parte de la misma mafia del poder.

 

Armando Cabada, que se reporta indispuesto /

El alcalde de Juárez, Armando Cabada Alvídrez se reportó ayer indispuesto y no se presentó a la audiencia que estaba programada en los tribunales federales.

El periodista Héctor González se quedó con las ganas de verle la cara. No se le hizo.

Debió atender el edil el citatorio del martes en la capital, para dar seguimiento a la causa penal 5/2021, pero el presidente municipal no llego. Lo reportaron “indispuesto”, posiblemente enfermo.

Pidió nueva fecha, y sigue el ejemplo de Maru Campos

Comentarios: latorrefuertecolumna@gmail.com

 

 

 

 

 

 

 

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: