MÉXICO, D.F.— La Unión Europea condenó el asesinato de la activista mexicana Marisela Escobedo, que recibió un disparo en la cabeza cuando reclamaba justicia por el homicidio de su hija.

“Luchaba para exigir justicia en el caso del asesinato de su hija Rubí Marisol y en contra de la impunidad en casos de asesinatos de mujeres en el estado de Chihuahua”, apuntó en un comunicado la delegación diplomática de la UE en México.

Asimismo, hizo un llamado a las autoridades para “esclarecer los hechos e identificar y llevar a juicio a los responsables de este asesinato”.

La activista fue asesinada el jueves 16 de diciembre, frente a la sede del gobierno estatal de Chihuahua, tras ser confrontada por tres desconocidos. Intentó huir, pero uno de ellos le disparó con resultado mortal.

El suceso fue recogido por una cámara de seguridad de la urbe y ha conmocionado a la sociedad mexicana, que ha reaccionado con indignación ante la muerte de la mujer que llevaba años pidiendo justicia a las autoridades y encabezando marchas.

Chihuahua, el estado donde tuvo lugar el asesinato, es el más violento de México, con más de 3 mil muertes este año por la acción del crimen organizado, que se disputa la plaza. Ciudad Juárez, la urbe donde se registró la mayor parte, acumula además más de 500 muertes y desapariciones de mujeres desde 1993.

El presunto asesino de la hija de Escobedo, Sergio Barraza, fue capturado en abril, pero puesto en libertad poco después, por lo que actualmente permanece en paradero desconocido y es buscado por la fiscalía de Chihuahua, que lo relaciona con un grupo criminal.

Tras la muerte de la activista, los tres jueces responsables de la libertad de Barraza fueron apartados de su cargo.

Finalmente, la UE exhortó a las autoridades mexicanas a que “sigan haciendo cuanto esté en su poder para garantizar la protección de los derechos humanos” .

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: