CIUDAD JUÁREZ.- Una marcha del silencio convocada en protesta por el asesinato de Marisela Escobedo, devino en una serie de exigencias de tipo político.

¨Si no pueden, renuncien y un eventual boicot al pago del impuesto predial como medida inicial de presión al ¨gobierno pendejo, corrupto e inepto¨ (en este caso, el municipal) , fueron expuestos durante esta actividad que culminó con una vigilia en la explanada de la Fiscalía de Justicia en la Zona Norte, ante la cruz rosa en memoria de las Muertas de Juárez.

La marcha de manifestantes con rostros cubiertos (tanto hombres como mujeres), inició frente a la Funeraria Perches hacia el sur por la avenida López Mateos. Entre ellos había activistas sociales, sacerdotes, estudiantes, así como madres de desaparecidas y de presos con la demanda común  de justicia.

En el trayecto, se fueron sumando manifestantes hasta sumar unos 300 en la concentración ante la Fiscalía.

La columna fue encabezada por una antorcha con un letrero con la palabra JUSTICIA. Una cruz morada -el color del actual tiempo de Adviento, en la liturgia católica- y otra de flores, acompañaron la marcha, así como decenas de carteles con mensajes como ¨Tapamos nuestros rostros para que nos vean¨.

Al arribar al Eje Vial, el silencio de la marcha se rompió, y a pocos metros del edificio de la Fiscalía Estatal resonaron los gritos de ¨Justicia para Rubí¨ y ¨Justicia para Marisela¨, así como críticas de una parte de los manifestantes a los gobiernos (todos), y en particular al Presidente de la República y al alcalde de Juárez.

Asimismo, exigieron la salida de la Policía Federal de la ciudad.

Una vez ante las instalaciones de la Fiscalía, los manifestantes colocaron veladoras encendidas y una manta con la leyenda ¨Marisela Escobedo, madre y mártir. Descanse en paz¨, en la escalinata del edificio y la cruz morada. En los ventanales pegaron sus carteles de protesta.

Seguiramente, todos se congregaron en torno a la cruz rosa, a cuyo costado fueron desfilando varios oradores, iniciando por la activista Imelda Marrufo. Entonaron cantos y al finalizar erigieron la cruz de flores frente a la cruz rosa.

A la distancia, frente a las puertas del edificio, varios policías ministeriales armados y con los rostros cubiertos, permanecieron a la expectativa, sin intervenir. Ningún funcionario de la Fiscalía se apersonó en el exterior del inmueble, y tampoco hubo alguna invitación al diálogo,como ocurrió con la manifestación de los médicos la semana anterior.

En su mensaje, Imelda Marrufo fustigó a los gobiernos por el clima de impunidad en perjuicio de las víctimas y en beneficio de las criminales, así como la desprotección y situación de vulnerabilidad en que se encuentran los derechohumanistas.

Por último, se anunció que el sábado 8 de enero será colocado el nombre de Marisela Escobedo en la cruz de clavos que está colocada a la entrada del Puente Santa Fe.

Antes, la activista Judith Galarza, de la Federación de Asociaciones de Familiares de Detenidos-Desaparecidos -con sede en Venezuela-, había anticipado una serie de medidas de presión como seguimiento a esta marcha, entre las que se contempla un posible boicot al pago del impuesto predial al Municipio.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: