El grupo de ex funcionarios municipales se quejo de una persecución atroz por parte de otro grupo de tricolores hoy en el poder y pidieron, literalmente, misericordia al dirigente cenecista y ahora mandamás del PRI estatal, en un penoso trance, que nada mas de escuchar las intervenciones, de Alfredo Urías, Isela Torres y Carlos Morales, de verdad que daba pena ajena…(Leer mas en columna sabatina Politikkon)

.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: