CIUDAD JUÁREZ.– El pastor de los católicos juarenses, Renato Ascencio León, calificó de ¨inaudito¨ que este año hayan  sido rebasados los tres mil homicidios.

El obispo fue entrevistado al concluir la misa por las víctimas de la violencia, en la que se hizo especial mención de los médicos Guillermo Ortiz, Alfonso Rocha y Alberto Betancourt, así como de la enfermera y activista Marisela Escobedo.

Ascencio comentó durante su mensaje final en la misa, él mismo en su primera visita pastoral a la Parroquia Santo Niño hace años, le tocó escuchar una balacera, e inclusive las dos religiosas que lo asisten en su casa, al pasar por el boulevar Gómez Morín a diferentes horas ayer lunes, observaron las escenas de sendos crímenes ocurridos allí.

-Hasta a mis monjitas les tocó ver- dijo.

Seguidamente y en referencia a la prisión vitalicia que fue dictada por primera vez este día en el estado de Chihuahua, dijo que su primera reacción sería no estar de acuerdo con su aplicación, pero que ante las actuales circunstancias de criminalidad se requieren penas más severas.

Recalcó que no puede decir lo mismo de la pena de muerte, ya que el propio Señor Jesucristo desaprobó este tipo de castigo cuando dijo a Pedro: Guarda la espada.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: