Por Ciro RIVERA.

Hoy el oficio de hacer política se  ha convertido en arreglos cupulares, engaño y corrupción. Los políticos se encuentran alejados de los sentimientos del pueblo por que no entienden o no les conviene creer que esta debe ser llevada como un imperativo ético y de servicio a la comunidad  con acciones llenas de lecciones de dignidad, congruencia, honestidad y amor al pueblo.

En la actualidad la clase política se distingue por su cinismo, además cuesta mucho al pueblo mantener este gobierno y en donde desde hace muchas décadas  es necesario  implementar una austeridad republicana no solo en lo relacionado a lo administrativo, sino también, de principios con rigor y eficiencia que permitan una real justicia.

Hay una frase que siempre se me ha quedado grabada cuando  en campaña presidencial allá por el 2006 el representante del Partido de la Revolución Democrática, Andrés Manuel López Obrador, dijo  que no es aceptable un gobierno rico con un pueblo pobre de ahí la necesidad de crear una nueva corriente de pensamiento.

Esta deberá encontrarse sustentada en  la cultura de nuestro pueblo, en su vocación de trabajo y en su inmensa bondad. Es necesaria la tolerancia, el respeto a la diversidad y la protección al medio ambiente alentando un pensamiento que ayude a impedir el predominio del dinero, del engaño, de la corrupción y del afán de lucro, sobre la dignidad, la verdad, la moral y el amor al prójimo.

El individualismo, nos ha llevado a la codicia y al odio, generando la degradación como sociedad y como nación, provocando la cancelación de oportunidades a millones de mexicanos que ahora viven en la pobreza extrema, sin oportunidades laborales o educativas que son obligados por ello, a que elijan como salida conductas antisociales.

Hombres y mujeres libres y consientes son quienes pueden frenar la degradación que padecemos actualmente en el país dándole una nueva viabilidad a la nación llevando una transformación en todos los ordenes de la vida publica pero dándose de abajo hacia arriba con una revolución de conciencia y calidades,

De no ser así seguiremos en manos de una caterva de vividores  conformada por  dieciséis hombres de negocios y once políticos que mediante el pillaje neoliberal se han apoderado de las instituciones publicas, los bienes y la riqueza de México y  que además han generado la tragedia del desempleo, inseguridad, violencia, falta de democracia y la diaria violación de los derechos de los mexicanos.

Un México pujante, con desarrollo, vasto en oportunidades de toda índole, independiente, autosuficiente, preparado culturalmente, sin hambre y sin pobreza, esa es la herencia que debemos  y tenemos que dejar a nuestros hijos.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: