Por Mario Héctor Silva./

NO HAY BOLA INCOMODA./

Salvo alguna sorpresa mayúscula, el Partido Revolucionario Institucional tiene amarrada ya la candidatura del ex diputado y actual dirigente interino, Antonio Andreu Rodríguez para la presidencia del comité local, quien ha logrado solventar casi cinco meses de crisis financiera al interior de ese instituto político.

En el ánimo del gobernador, Cesar Duarte y del líder estatal de ese partido (PRI), Leonel de la Rosa, el camarguense radicado en Ciudad Juárez desde hace muchos años, ha cargado con el partido desde que le dieron la encomienda de hacerse cargos de la nave, en momentos críticos y en medio de una disputa de intereses de grupos que afectaron financieramente a la institución.

El pasado viernes en la ciudad de Chihuahua, Toño Andreu recibió el reconocimiento y saludo del gobernador, durante la toma de protesta del nuevo líder de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP), Maurilio Ochoa, que llego al relevo del dos veces ex diputado federal, Omar Bazán Flores.

Todo apunta a que en el camino podrían quedarse los aspirantes emergentes mejor posicionados en la lista de precandidatos: Luis Fernando Rodríguez Giner; Fernando Martínez; el profesor Alfonso Lujan –que anduvo en la ciudad de Chihuahua cabildeando su propia posibilidad-, y hasta de personajes ‘sorpresa’ como Ernesto Mendoza Viveros, que está siendo impulsado para la dirigencia priista por un grupo de sus amigos.

La relación política de Andreu con el alcalde Héctor Murguía Lardizábal y con el actual gobernador de Chihuahua, Cesar Duarte Jaquez, será  determinante para que Andreu pueda quedarse al frente de la presidencia del PRI, pero ya no como interino.

El ex presidente de la Canaco cuenta con el apoyo de los priistas que en la estructura territorial y en los sectores le han dado muestras de apoyo y adhesión. Además de que no es mal visto por los empresarios de Ciudad Juárez.

Andreu puede trabajar bien  para los diferentes proyectos de 2012. No tiene ‘bola incómoda’, dice.

PERFILADOS.

En la ciudad de Chihuahua, la asunción del empresario y ex presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), Maurilio Ochoa Millán convertido por obra y gracia del ahora gobernador Cesar Duarte, en diputado federal, lo perfila en casi seguro precandidato a la alcaldía en 2013.

Por ahora y de manera tempranera, Ochoa y el diputado local, Fernando Mendoza, hijo del ‘chocolate’, que tiene el apoyo del actual presidente municipal, Marco Adán Quezada, se disputan los afectos del gobernador en la justa al proyecto del gobierno municipal.

Claro que en la capital otros que la buscan son, Carlos Carrera Robles, actual secretario de Comunicación Social y el diputado federal,  Alejandro Cano Ricaud, que ya perdió por mínima diferencia la alcaldía de la capital hace unos años.

A esos cuatro personajes el abanico puede abrirse sumando a otros suspirantes al gobierno de la ciudad de Chihuahua, toda vez que todo dependerá del trabajo político y los resultados que en la gestión social puedan sacar los chihuahuitas para convencer al Jefe del Ejecutivo de que están listos para saltar al plano del gobierno local.

LA DISPUTA EN EL PAN.

Presentaron ya su registro ante el CDE del PAN, los cuatro candidatos formales por la dirigencia estatal. La lista en la elección interna incluye a Jorge Issa; Eduardo Fernández; Mario Vázquez y Miguel Jurado.

Aunque aparentemente, el ex diputado local, Miguel Jurado y el amigo del todavía líder estatal, Cruz Pérez Cuellar, Mario Vázquez, parecen llevar la delantera de las preferencias entre la militancia albiazul, nada está escrito sobre el futuro en el relevo de la dirigencia.

Registrados, los candidatos harán proselitismo por algunas semanas y estarán listos para la elección programada para el 20 de marzo.

Comentarios: elLa Torre Fuerte@gmail.com

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: