TORRE FUERTE

*Sin punto de retorno, Javier González Mocken

*No hubo pistola sobre la sien de Jaime Herrera

*Exhiben recibos de Maru Campos  y César Jáuregui

*Patricio Martínez ‘eclipsa’ registro de Chela

 

Sin punto de retorno, Javier González Mocken /

Sábado y domingo fueron días largos y de mucha tensión entre la gente de Javier González Mocken y los interlocutores del precandidato a la gubernatura del partido de Morena, Juan Carlos Loera, que esperaron una, dos, tres…seis horas, todo el día de sábado, y también todo el día de domingo a la reunión urgente, pero el convocado jamás llegó a la vivienda que se ubica en el boulevard Manuel Gómez Morín, justo a la entrada del residencial Club Campestre.

La propuesta sería el replanteamiento y la oferta de la candidatura a la alcaldía de Juárez, con una serie de condicionantes que, al menos en el papel, amarraría la participación del exalcalde priísta, a cambio de algunas posiciones importantes en el gobierno, y la concesión de la lista de regidores del Ayuntamiento, que se otorgaría a los auténticos morenistas, pero Javier González Mocken jamás llegó al encuentro.

Fue una búsqueda frenética en Ciudad Juárez y en El Paso, y el abogado y exalcalde suplente en la fórmula con el priísta Enrique Serrano Escobar a la presidencia municipal de Juárez en 2016, tampoco quiso contestar llamadas telefónicas durante muchas horas, hasta que hizo presencia física en Juárez, y le informaron que el equipo de Loera quería platicar y hacer una propuesta.

El acto de “cortesía política”, a pesar de los pesares, fue una tarea en vano.

El llamado ‘Súper Mocken’, había sido consumido ya por el factor ‘Cabada’, y la incursión y registro de éste último como precandidato plurinominal a una diputación federal por Morena, por lo que el abogado decidió poner pies en polvorosa, y arrojarse al proceso de las encuestas al interior del Partido Acción Nacional (PAN), sumando la probabilidad de ir en el vagón de la candidatura a la alcaldía, con una nueva piel, ‘nuevas’ siglas y además como candidato externo en el proyecto político de Maru Campos.

Fue el abordaje de un plan ‘B’ no planeado y sobre la marcha, que generó en el primer día, tras el anuncio de su decisión, muy polémica, una polvareda política, no sólo entre la gente de Morena, sino entre la raza del PAN que ven en Javier González Mocken una virtual amenaza y el regreso de la gente del senador de Morena Cruz Pérez Cuéllar, el  exdirigente estatal de ese partido político, un partido ‘fantasma’ en Juárez.

Hipotéticamente, sería el regreso de las huestes de Cruz al PAN en apoyo a Javier González Mocken y su proyecto a la alcaldía, del que algunas fuentes al interior del albiazul, cuentan que el expriísta llega amarrado al interior del PAN.

Encarnaría Javier, la mítica figura del ‘Caballo de Troya’ en la Ilíada de Homero.

La realidad del suceso y la llegada de Mocken con el PAN, empero, tiene una vieja historia y una ruta muy similar en la figura de quien hoy es asesor del senador, Cruz Pérez Cuéllar: el también abogado y político, Héctor González Mocken, quien tras sus fracasos políticos de 1995 y 1998, en la pugna interna, primero con Carlos Morales Villalobos a la alcaldía, y posteriormente con Eleno Villalba, lo llevaron a pisar terrenos del Partido Acción Nacional.

Y allí estaban de pronto, cohabitando con los panistas, Héctor, su esposa, la maestra Trinidad Lara y hasta las hijas. Era Daniela González Lara, una joven y adolescente muy inquieta en los temas de la política, herencia de su padre.

Fue aquel, como el de ahora con Javier González Mocken, un rompimiento brutal con el pasado político-partidista, y la condena que convirtió por muchos años al exdiputado federal priísta, en el Odiseo, de la también mitología griega.

Una historia que se repite casi veinte años después, y que reencarna en el excandidato externo de Morena, del que cuentan, va ‘seguro’ a la candidatura a la alcaldía por el PAN. De otra manera, dicen, Javier no hubiera dado ese ‘salto mortal’ a la brusca y accidentada transición al Partido Acción Nacional.

Pero vienen las encuestas, el registro de las precandidaturas, y ya veremos el desenlace de la nueva historia que teje sobre la marcha, Javier González Mocken.

“En eso andamos ahorita, lo que queremos es presionarlo para que ponga de suplente a un panista y las regidurías 1 y 2 para el panismo…”, fue uno de los tantos mensajes en las redes sociales de los panistas en la nueva cruzada de Mocken en el PAN.

 

No hubo pistola sobre la sien de Jaime Herrera /

Vaya escándalo en el Ayuntamiento de Chihuahua.

La estrategia del exdiputado César Jáuregui, el hombre que maneja toda la ‘tenebra’ en el equipo de la alcaldesa Maru Campos, también señalado en los ‘pecados’ de los expedientes de corrupción y de la gorda y abultada ‘nómina secreta’ del exgobernador César Duarte Jaquez, ni acompañado de las indulgencias del arzobispo de Chihuahua, Constancio Miranda Weckmann.

Así de ‘pecaminoso’ el pasado y la relación de los entonces exdiputados del PAN con el exgobernador del PRI, al punto de que, en la desesperación, quizás escuchando ya los pasos de los señores fiscales y la virtual aprehensión de María Eugenia, Jáuregui buscó dar el albazo ayer, exhibiendo públicamente un audio de una conversación telefónica, donde el ex secretario de Hacienda del anterior gobierno, Jaime Ramón Herrera Corral -el famoso testigo protegido-, había abogado por la causa de Maru y de César;

Señalando que había sido obligado a declarar en contra de ellos, dizque porque le habían puesto una pistola.

El caso es que, apenas comenzaba a dispersarse el escándalo mediático generado a favor de la alcaldesa en la capital, cuando horas después se apareció el mismísimo ‘chamuco’, el hombre que decidió apostarle al ‘criterio de oportunidad’ para poner en la cruz a medio mundo, de la gente que le sirvió al exgobernador de Chihuahua.

Jaime Herrera soltó cifras de la monumental corrupción gubernamental, relaciones del exgobernador, propiedades y muchos ‘secretos’ más en contra del mandatario estatal, César Duarte, pero resulta que cuando hablo también de la vinculación de María Eugenia Campos y del intrépido Secretario del Ayuntamiento, Cesar Jáuregui Moreno, a quienes les habrían llenado las bolsas de dinero, sólo allí, le pusieron una pistola sobre la sien, para hablar mal de los panistas.

“Puras mamadas”, y porque le tenían “una pistola en la cabeza”, para inculpar a Maru y a César…

Y no habían pasado quizás ni tres horas, cuando el mismo ex secretario de Hacienda, Jaime Herrera, acompañado de su esposa, se presentó para echar por tierra los argumentos y presuntas pruebas de Jáuregui, de las “grabaciones ilegales”, “dolosas” y de “mala fe”…

En esa argumentación, el funcionario de Duarte, que se dijo amenazado por el exgobernador y hasta por la PGR en los tiempos del expresidente Enrique Peña Nieto, confirmó que María Eugenia y César (Jáuregui), recibieron dinero, y a quienes el mismo les entregó, por “órdenes de Cesar Duarte”.

-Lo hago aquí, de frente y sin desviar la mirada-, les dijo Herrera a los periodistas y reporteros de la capital.

Fue un ‘tsunami político’ que amenaza con ‘sepultar’ posibilidades, argumentos y hasta rutas de escape de Maru y compañía.

 

Exhiben recibos de Maru Campos  y César Jáuregui /

Recibos certificados ante Notario Público, por parte de la alcaldesa panista de Chihuahua, María Eugenia Campos y del secretario del Ayuntamiento, César Jáuregui –aquel inocente jovencito, casi un niño, a quien conocimos dándole vueltas al sillerío de las convenciones internas del PAN a finales de los ochenta y principios de los noventa en Ciudad Juárez- serán presentados, en las pruebas que serán desahogadas en la audiencia del próximo martes;

Y a la cual se presentará la contendiente y aspirante a la gubernatura de Chihuahua por el Partido Acción Nacional. Y es muy posible que para ese día, Maru asista como la precandidata ganadora de su partido.

La firma de los documentos del dinero recibido y firmado por los inculpados, habría sido el llamado “seguro de vida” de Duarte, con el objetivo de comprometer voluntades, a través de pagos y movimientos de varios millones de pesos en recibos y pólizas notariadas, a fin de mantener pruebas y evitar investigaciones en su contra en los múltiples desvíos y denuncias que ha acreditado la Fiscalía General del Estado de Chihuahua.

34 recibos firmados por María Eugenia Campos, alcaldesa de la capital. Todos con diversas cantidades y con fechas de entrega, que fueron notariados ante el abogado Luis Raúl Flores Sáenz, Notario Público Número 4.

De acuerdo a los recibos, en poder de El Heraldo de la capital, los pagos acreditan cantidades que van desde los cien mil y hasta los 400 mil pesos mensuales, por concepto de “apoyos extraordinarios” a nombre de María Eugenia Campos Galván y algunos dirigidos a César Jáuregui Moreno, pero también firmados por ella. Todos esos envíos de dinero, durante los añicos 2014, 2015 y 2016.

Como colofón, en el escándalo de la nómina gorda de César Duarte, hasta el momento se ha logrado una sentencia en contra del ex tesorero del PRI estatal, Pedro Mauli, y se han girado ordenes de aprehensión en contra de Sixto Duarte, se vinculó recientemente a proceso a Christopher James Barousse, se envió una solicitud de procedencia ante la Cámara de Diputados en contra del senador de Morena, Cruz Pérez Cuéllar y se han logrado recuperar apenas 17 millones de pesos, de algunos beneficiarios que decidieron voluntariamente regresar las ‘entradas’.

Con todos esos antecedentes, y un proceso legal en marcha, Maru Campos considera que puede convertirse en candidata y la elegida del PAN a la gubernatura.

 

Patricio Martínez ‘eclipsa’ registro de Chela /

La protagónica y ‘camaleónica’ figura del exgobernador de Chihuahua, Patricio Martínez García, eclipsó el registro de la precandidatura al gobierno de Chihuahua de la ex senadora, Graciela Ortiz González,

La presentación de Graciela Ortiz ante la Comisión de Procesos Internos del PRI por parte del también ex senador Patricio Martínez, fue considerado un acto “desmesurado” y hasta “extremo” por parte de los siempre infaltables detractores políticos, de un político que hasta hace algunas semanas, todavía se daba el ‘lujo’ de tomarse fotografías con los senadores Cruz Pérez Cuellar y el exgobernador perredista y también expriísta Ricardo Monreal Ávila, y con el consejero de Pemex, Rafael Espino de la Peña, contendiente en la elección interna a gobernador por el partido de Morena.

Patricio en el pódium, haciendo de nuevo política y abriéndole paso a Chela Ortiz, un factor que desde ahora da ‘luz’ sobre los intereses y ligas con las que llega la candidata a gobernadora.

Y no es Graciela Ortiz, sino Patricio, dos años después de haber dejado el escaño en el senado durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Al acto de registro de su aspiración a la candidatura a la gubernatura también asistieron –vía digital-, los exgobernadores Fernando Baeza Meléndez y José Reyes Baeza. Ambos aparecieron en los registros de las pantallas digitales.

“Chihuahuenses que durante su desempeño en el gobierno, prestigiaron al partido”, “Trabajo y pasión en el ejercicio de sus responsabilidades públicas”…

De ellos y con ellos aprendí, lo que valen en la política y en el gobierno la buena fe, la vocación real de servicio público, la búsqueda permanente de acuerdos y coincidencias en el interés superior de los chihuahuenses, dijo la precandidata a gobernadora, al agradecer a los tres exmandatarios surgidos del PRI.

En la contraparte, empero, muchas y notables ausencias que siguen exhibiendo las penurias por las que atraviesa el partidazo, en tiempos de retos y desafíos, como lo dijo la precandidata priísta.

Comentarios: latorrefuertecolumna@gmail.com

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: