CiroPor CIRO./Lunes 20 de Octubre./

México se encuentra colapsado social, económica y políticamente, lo que ha generado la desesperación del presidente Enrique Peña Nieto, ya que el país se le diluye como agua entre las manos, por la debilidad institucional en algunos de los territorios de la nación.

Una herencia sexenal causada por la violencia, la corrupción y la impunidad a causa del crimen organizado, que logró penetrar las estructuras de todos los niveles de gobierno, congresos, tribunales y cortes, generando el descontento de un pueblo ávido de justicia social.

Gracias a la complicidad en los órganos del poder, las autoridades civiles y militares, se han visto rebasadas por la delincuencia lo que genera el haber puesto en riesgo la seguridad de México, consecuencia del vacío de poder, por lo que se requiere ejercer la investigación y proceso de legisladores, servidores públicos, empresarios y jueces, involucrados en la corrupción.

Nadie puede negar de que existe abuso de las élites de poder lo que demuestra que el estado de derecho no es parejo para todos, generando que día a día se palpe la desigualdad, merced de la ventaja de un reducido número de entes del poder político y económico de México.

No es un secreto que los partidos políticos, todos, se han beneficiado de grupos criminales o sujetos de dudosa reputación a quienes consideran los aliados para ganara una elección y pese a ello no existe en su contra las acciones legales que por derecho deben ser aplicadas.

Los escándalos han sido muchos y en ellos hay políticos inmiscuidos de Acción Nacional, de la Revolución Democrática, Morena, Revolucionario Institucional y demás quienes persisten en este binomio político delincuencial gracias a que se cubren con la misma cobija que les permite taparse la larga cola de la impunidad.

La impunidad y la tragedia se han ido acumulando a lo largo y ancho de México y nadie hasta ahora ha actuado. ¿Acaso no estamos aun a tiempo de hacerlo? Es hora de que los partidos políticos asuman la responsabilidad que les corresponde, ya que gracias a ellos la delincuencia organizada logra ocupar posiciones e influencias políticas.

Con la misma importancia que el presidente de este país impulso las reformas económicas necesarias para modernizar a México, se requiere de aplicar y crear leyes que eliminen la impunidad, ya que estas últimas han sido postergadas pese a que la segunda es más importante que la primera..

Tiene mucha razón el nieto incomodo quien asegura que de reunir a políticos de los diversos partidos en un ejercicio para que lance la piedra quien allá recibido apoyo de la delincuencia para llegar al poder, morirían todos lapidados.

 

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: