Por Manuel BARTTLET DIAZ./19 de Octubre./

El Director de PEMEX invierte 1600 millones de dólares para comprar  5 % de acciones de la petrolera  española Repsol, sumarlos al 4% que tenía anteriormente,  alcanzando  9.6% y asociados a  la empresa española Sacyr propietaria del 20%, – por  cierto endeudada- ejercer una poderosa  influencia en Repsol.
En  España generó  un escándalo  de  cínico nacionalismo, neocolonialistas,  ven amenazada  la españolidad. Aquí sorprendidos, desinformados estilo Calderón, nos preguntamos ¿qué hacemos en España, en Repsol? ¿Qué traman?
El Director, Suárez Coppel explica en algunos medios, no en el Congreso,  ahí  canceló, sin  afanarse los autores de la Reforma Energética, tejido de artimañas: Beltrones, Labastida, Graco Ramírez, Navarrete y panistas: coalición.
Se cuelga de un antiguo 4% en Repsol, de la época de  nuestra abundancia petrolera y el criollismo de López Portillo quien, a petición del Rey de España, apoya a Petronor, antecesora de Repsol construyéndoles una  refinería con técnicos mexicanos que no tenían, eso nos  dejó el 4% perdido que aprovecha Suárez Coppel  aventurándonos en esa trasnacional que ahora es, gracias, entre otras víctimas latinoamericanas, a México.
Independientemente de inverosímiles objetivos,  la operación es ilegal,  reversible. Miente Suárez Copell cuando afirma no haber necesitado el acuerdo del Consejo de Administración.  El artículo 19 fracción IV de la Ley de Pemex establece que estas operaciones deben de ser aprobadas por el Consejo, con excepción de aquellas que “por su cuantía carezcan de relevancia” o sean de giro ordinario o habitual o soportadas en valuaciones de agentes externos especialistas.
Suárez Copell alega, mil millones de euros parece mucho, pero para PEMEX son irrelevantes según “criterios contables de relevancia”.  Se compromete con Sacyr a votar juntos en Repsol, también  sin  intervención del Consejo.
Suárez prometió al Consejo de Repsol, apoyar su españolidad, mejorar su gobierno corporativo. No compite PEMEX con Repsol en España, afirmo, solo abre la colaboración,  transferencia  tecnológica, experiencias. Absurdo, cualquier transferencia sería de acuerdo a los intereses de Repsol, a precios de mercado. Por otro lado, no solo es Repsol competencia en México, sino beneficiaria de concesiones inconstitucionales contra PEMEX: Contratos de Servicios Múltiples, importación de gas peruano, en detrimento económico de Perú y de México con  generadoras de electricidad españolas beneficiadas.
Se critica generalizadamente que se invierta en España cuando se requiere en México. Revira el Director, no  pueden invertirse aquí,  porque  tiene un techo presupuestado, grotesca mentira.
No invierte secretamente, dice Suárez, sus filiales  como PEMEX INTERNACIONAL,  conducto de la compra,  están auditadas por la ASF,  que realmente  carece de capacidad para hacerlo y está  impedida ante sociedades privadas que crea o con las que se asocia.  El ex Auditor,  González de Aragón, afirmó en el Senado: “se detecto opacidad, complejidad y confusión en acciones de empresas extranjeras, veintiún de ellas, no son transparentes, no rinden cuentas y sus resultados no son revelados con suficiencia”. La operación dice SC sirve para “dar valor a PEMEX, pagará dividendos y un gran “potencial de colaboración”.
No aporta,  desvía millones,  de necesidades urgentes: la refinería pospuesta, desangrándonos con importaciones crecientes de gasolina; quemamos gas valiosísimo por falta de inversión y limitaciones mil, mientras  buscan dividendos y colaboraciones falsas. El Consejo debería destituir al Director, pero no es el empleado el infractor, es Felipe Calderón que nos compromete con una empresa célebre por sus tropelías en América Latina, consentida por él en México, suplantando a PEMEX.
¿Qué persigue Calderón en su moribunda presidencia? Se descubrirá, como la Reforma Energética, cuyos efectos desnacionalizadores, siempre ocultos y negados  son ya públicos. Un negocio ilegal más, turbio.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: