CIUDAD JUÁREZ.– Derechohumanistas y la familia de Rubén Reyes Salazar repudiaron el atentado en el que perdiera la vida el activista y militante perredista, y anunciaron que en exigencia de justicia realizarán una marcha la tarde del viernes partiendo del puente de la avenida Jilotepec.

Rubén era hermano de Josefina Reyes Salazar, asesinada en similares circunstancias a principios de año.

El pronunciamiento de justicia fue hecho por la activista juarense Judith Galarza, quien encabeza la Federación Latinoamericana de Asociaciones de Familiares de Detenidos-Desaparecidos, con sede en Venezuela.

Galarza fue acompañada por el activista local Gero Fong, y minutos después se les unió Sara Salazar viuda de Reyes, madre de Rubén y Josefina, quien entre sollozos denunció el acoso que ha padecido su familia y que ya cobró las vidas de dos de sus tres cuatro hijos, de los cuales sólo le sobrevive uno, pues otro falleció hace tiempo por enfermedad.

Deploró la ineficacia de las autoridades para esclarecer los hechos, cuando que este mediodía ni siquiera les había sido entregado el cuerpo de Rubén, debido al burocratismo.

Criticó particularmente la actuación del subprocurador Alejandro Pariente, con quien se entrevistó recién ocurrido el homicidio de Josefina, y ya no la volvió a recibir.

-Pariente me prometió: Yo voy a agarrar a los asesinos (de Josefina)- dijo la apesadumbrada madre.

Adicionalmente al atentado en contra de Rubén ocurrido la mañana del miércoles, horas después -en la noche del mismo día- desconocidos allanaron la vivienda y la panadería de la familia Reyes en Guadalupe, D.B., llevándose ropa, dinero y documentos.

-¿Qué es lo que quieren de nosotros? ¿Quieren acabar con nosotros?, cuestionó Sara Salazar.

Relató que sus hijos siempre se habían comprometido con causas justas, como el bloqueo al tiradero nuclear en Sierra Blanca, y que siempre han subsistido del fruto de su trabajo en la panadería.

Por su parte, Galarza y Fong, señalaron a los militares como principales sospechoso en el atentado.

-El principal enemigo de la familia Reyes es el Ejército, que no ha salido del Valle de Juárez, dijo Fong.

Este hecho se circunscribe en el clima de intimidación del a todas luces fallido Operativo Conjunto Chihuahua, resultando  que a supuestamente mayor seguridad, se incrementa el número de ejecuciones, y a tods luces los elementos federales están involucrados no sólo en esta clase de hechos, sino en robos y extorsiones, indicaron.

En la Kaminata contra la Militarización, también se tiene contemplado denunciar el homicidio de tres miembros del movimiento hip-hop juarense -Ricardo Iván Contreras, Daniel Ignacio López y otro identificado como Seti- ocurrido un día

antes que el atentado contra Rubén.

Estos jóvenes habían participado en protestas contra el gobierno de Ulises Ruiz en Oaxaca.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: