La corrupción era tan sonora, que en aquellos tiempos, la gente del sector privado y sus representantes, Héctor Murguía Lardizábal, Rogelio Rodríguez Bravo y José Luis Gutiérrez Juárez, entre otros, incluidos los agentes aduanales, ni siquiera se preocupaban, y mucho menos aportaban un “puto dólar”…

TORRE FUERTE

*Aduana: el hilo conductor a Juárez

*Chihuahua, ‘propiedad’ de Eloy Vallina

*A ‘manera de extorsión’, el modus operandi

*“Si no hay moche, no”, gobierno de Maru

*Casi un infarto le da al colega 

*Siguen vivitos en el PRI, en medio de la crisis

 

Aduana: el hilo conductor a Juárez /

La última vez, el cerebro del “monstruo de cien cabezas” -como llamó  recientemente el presidente Andrés Manuel López Obrador, a la corrupción en las Aduanas-, el ex subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz, hizo el papelazo y abandonó el recinto donde se reuniría con los representantes del sector privado de Ciudad Juárez, y condicionó la junta en la oficina del entonces administrador de la Aduana Fronteriza, Luis Manuel Terrazas  Muñoz, siempre y cuando, no estuviera presente la prensa.

Ese día, por instrucciones de Gil Díaz, echaron, literalmente a ‘patadas’ a los reporteros de la fuente, escribió en la nota de ocho columnas de El Heraldo de Chihuahua, del 2 de octubre de 1991, el periodista Alberto Rivera.

Era el poderoso subsecretario de Hacienda, que con el expresidente de México, Carlos Salinas de Gortari, protegió a los comandantes del viejo y desaparecido Resguardo Aduanal Mexicano (RAM), Arturo Guajardo Estrada y Valentín Castro Carrillo, en una Aduana por la cual cruzaba, todo lo que en ella, literalmente, cabía.

La corrupción era tan sonora, que en aquellos tiempos, la gente del sector privado y sus representantes, Héctor Murguía Lardizábal, Rogelio Rodríguez Bravo y José Luis Gutiérrez Juárez, entre otros  (algunos aparecen en la fotografía, en la inauguración del Puente Internacional de Zaragoza), incluidos los agentes aduanales, ni siquiera se preocupaban, y mucho menos aportaban un “puto dólar”. Los empresarios no importaban una “cuchara”, dijo un viejo político de aquellos años.

Eran los tiempos del “vedetismo” y la “prepotencia” que cobijaron el poder y la corrupción en los tiempos del entonces también director general de Aduanas, Luis Manuel Gutiérrez Levy, y que al paso de las últimas décadas por las formas y la llegada de la modernización y la tecnología, sirvieron sólo de máscara a la corrupción en la Aduana. La misma que hoy tiene en ‘capilla’ al ex director general de Aduanas y actual Subsecretario de Gobernación, Ricardo Peralta Saucedo.

Por cierto, Peralta fue el último de Director General de Aduanas que estuvo en la frontera.

El hilo de la investigación sobre la presunta participación del funcionario federal en la red de corrupción en todo el país, empero conduce, por sus ligas e intereses, a tres funcionarios que estuvieron en Ciudad Juárez: Eva María Viridiana Soria Amador, Alejandro Viramontes Armenta y Raymundo Humberto Jiménez, que fueron removidos a las Aduanas de Tijuana, Mexicali y Tecate –y a quienes ligan con el gobernador de la ‘4T’ en Baja California, Jaime Bonilla-, en millonarios sobornos.

Una investigación filtrada con la inscripción SZC/0011/1495/2018 sobre la importación de “miles de vehículos” en las aduanas de Juárez y Mexicali, es apenas una de las carpetas que tiene en su poder la Fiscalía General de la República (FGR).

Soria y Viramontes, son dos de los últimos administradores que precedieron a la actual administradora de la Aduana Fronteriza, Norma Bazán Mayagoitia, que también, se presume, habría sido arrastrada por el juego del sistema y la corrupción a través de sus subalternos y de un equipo que, seguramente opera a ‘discreción’, pero con la complacencia de sus superiores.

Para entender la complejidad de la Aduana y la guerra intestina de grupos y hasta de la delincuencia, en los últimos cuatro años (2016-2020) han desfilado cinco administradores: el primero fue Deyaneiro Hernández, acusado de acoso sexual, de quien incluso se cuentas historias tan grotescas como la ‘leyenda’ de que, ofreció hasta plazas de ‘agentes de comercio exterior’ en la Aduana a las meretrices y bailarinas venezolanas que trabajaron en el bar El Museo, uno de los bares en donde, políticos y policías han resbalado;

Deyaneiro se fue en abril de 2016 cuando llegó al relevo Eva María Viridiana Soria, bautizada en la capital del país como la ‘ahijada’, vinculada en el centro del país a Gerardo Ruiz Esparza, el recién finado ex secretario de Comunicaciones y Transportes en el gobierno de Enrique Peña Nieto, con poder e influencia para el manejo de las operaciones de la Aduana del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

En julio de 2017, Viridiana Soria le dejó el cargo por muy pocos meses a José Francisco Rangel, que llegó de Tamaulipas para hacerse cargo de la Aduana Fronteriza, pero que en menos de un año fue relevado por el entonces administrador Alejandro Miramontes, un hombre del SAT, y conocedor de la plaza de Juárez.

Miramontes duró 9 meses, y fue reemplazado el 28 de diciembre de 2018, por la académica de la UACJ, Norma Deirdre Bazán Mayagoitia, una mujer intachable que fue apuntalada en ese puesto por el actual delegado del gobierno federal en Chihuahua, Juan Carlos Loera de la Rosa.

Tres hombres y dos mujeres que han conducido en medio de dos sexenios, uno que agonizaba (PRI) y otro que iniciaba (Morena), las políticas y administración de la Aduana de Juárez, en medio de una avalancha de corrupción que trastoca las 49 plazas del país, hoy sujetas a investigación por instrucción del nuevo titular y hombre de todas las confianzas del presidente, Horacio Duarte.

El pasado fin de semana, el asunto de las Aduanas y la presunta corrupción vinculada a los exadministradores en Baja California, Miramontes, Soria y Jiménez, y hasta el gobernador morenista Jaime Bonilla, se convirtió en un hervidero en columnas políticas de la capital. Y Proceso confirma en su edición de esta semana el asunto de la corrupción en las Aduanas del país.

En el hilo conductor a Juárez, hay presuntos responsables, pero habrá que ver hasta dónde llega la voluntad política del presidente de México, y de uno de sus principales operadores políticos (Horacio Duarte), que necesariamente tiene que investigar a Ricardo Peralta, antes de destapar la cloaca de varias de las más diputadas Aduanas en el país que antes y con la ‘4T’ se siguen ‘vendiendo’ o concesionando a grupos y poderes fácticos.

Es el ‘monstruo’ de cien cabezas, que ha exhibido al presidente de México y a la ‘4T’ y el cual en los años recientes, hizo gobernadores a Pepe Calzada Rovirosa en Querétaro y a Omar Fayad Meneses en Hidalgo por el PRI, y que podría convertir también al senador de Morena, el expriista Ricardo Ahued Bardahuil-quien presentó su renuncia al presidente Andrés Manuel López Obrador hace apenas unos días-, en futuro candidato y gobernador de ese partido por el estado de Veracruz.

Ese es el poder y la magia que tienen las Aduanas.

 

Chihuahua, ‘propiedad’ de Eloy Vallina /

Modificada o no la agenda de la Coparmex en la capital, la cual se habría modificado para incrementar de siete a nueve, el número de participantes en el juego de poder político de ese organismo, con la presunta inclusión de Juan Carlos Loera y hasta de Víctor Quintana Silveyra, amigo jurado del gobernador de Chihuahua, Javier Corral, mañana comienza el desfile de los ‘Diálogos’ por parte del empresariado y por parte de Eloy Vallina Lagüera, quien siente que el estado de Chihuahua es parte de su propiedad.

El activo empresario y líder del Grupo Chihuahua, que por igual tiene negocios y vastas extensiones de tierra por todo el estado, incluyendo por supuesto, Ciudad Juárez, vuelve a ‘prender’ la mecha política en la sucesión y relevo del gobernador panista del estado, al manipular y poner sobre el estrado de la Coparmex –que siempre se ha declarado apartidista-, los nombres de los ‘palomeados’, que son afines al capitalismo y a la derecha, y que por igual, podrían comulgar con intereses ligados a exgobernadores priístas.

Cuando menos dos de los exgobernadores del PRI, Fernando Baeza Meléndez y Patricio Martínez García, fueron líderes juveniles en el PAN, y saben de lo que se trata, cuando se habla de preservar el poder para los acaudalados hombres de la élite económica de Chihuahua, que tiene en numerosas y boyantes familias de la capital: Vallina, Terrazas, Almeida y Creel, el gran tentáculo del poder económico y político que ha sido capaz de levantar a la ciudad de Chihuahua, como una ciudad de ‘primer mundo’.

Vallina y compañía volvió a ningunear y a ‘pisotear’ a los empresarios juarenses: Pedro, Jorge y Tomas Zaragoza, Valentín y sus hijos, Adriana, Angélica y Tavo Fuentes, Miguel Fernández Iturriza, los hijos del finado expatriarca de la maquiladora, Jaime Bermúdez y los herederos de Héctor Murguía –el padre de Teto-, que están más interesados en sus asuntos personales y en proteger sus ‘feudos’ empresariales, que en disputar los asuntos relacionados con la gran urbe fronteriza, que sigue tributando vía impuestos a la capital del estado de Chihuahua, que concentra el poder político y económico de la entidad.

Hace algunos años se levantaron algunas voces, que incluso peleaban la separación de Juárez de la entidad, entre éstas, la del finado abogado Antonio López Bustamante y del empresario Raúl de León Anzures, que tuvieron el eco de los sectores, justamente por esa visión personalista de los negocios y de las prebendas que en esta plaza, les ha concedido su relación con quienes gobiernan.

Y los empresarios de Juárez, salvo algunas contadísimas excepciones, entre estos, Miguel Fernández, no le apuestan a nada.

Ninguno es capaz de levantar la voz, y mucho menos, liderar un grupo que convoque a no pagar impuestos y se oponga al gobernador, porque la mayoría de ellos, son empresarios pusilánimes.

La probabilidad y la coyuntura de replantear aquella vieja y anhelada propuesta de algunos, de convertir a Juárez en un estado independiente, esta tan ‘viva’, que nadie se atreve a enarbolar las causas y la ‘revolución’ política.

La iniciativa de ‘poner’ y ‘quitar’ gobernadores en el perverso juego de la política, se la dejan totalmente al viejo cacique del Grupo Chihuahua, el todopoderoso Eloy Vallina Lagüera, que sabe bien para qué sirve el poder económico y político en el estado de Chihuahua.

No es casual pues que la Coparmex en la capital, solo sirva a los intereses de la élite económica de Chihuahua.

Sus comendadores en el gobierno, siguen sirviendo al ‘Rey’.  Y sino, que se lo pregunten a Javier Corral Jurado.

Chihuahua es ‘patrimonio’ de Eloy Vallina, y eso creen muchos en la capital del estado.

 

A ‘manera de extorsión’, el modus operandi /

El pasado fin de semana la Fiscalía General del Estado dio a conocer a través de un comunicado de cumplimiento a dos nuevas órdenes de aprehensión en contra del ex auditor del Estado de Chihuahua, Jesús Manuel Esparza Flores por los delitos de peculado agravado. Aparentemente, una nota de secuela y hasta intrascendente en medio del peliagudo proceso que se le sigue al exfuncionario duartista.

Pero el dato revelador, casi al final de la nota informativa de El Diario, distinta por cierto, a la información que manejó esa misma empresa periodística en la capital, es la confesión que habría hecho el exauditor, de haber entregado dos millones de pesos “a manera de extorsión” a gente vinculada al gobierno panista.

La misma denuncia que en más de una ocasión ha hecho otro célebre personaje del sexenio pasado en la prisión: el exsecretario particular de César Duarte y exsecretario de Educación y Cultura del estado de Chihuahua, Marcelo González Tachiquín, que sin miramientos, acusó al Fiscal General del Estado de Chihuahua, César Augusto Peniche Espejel, de la extorsión de la que fue víctima antes de su aprehensión, y asunto que ahora confirma la sospecha de que ese es el ‘modus operandi’ que mantiene libres, a una docena de funcionarios duartistas señalados en los expedientes ‘X’ del pervertido programa ‘Justicia para Chihuahua’.

Esa es la razón por la cual, según fuentes de la capital, el exsecretario de salud, Pedro Hernández y el exsubsecretario Everardo Medina, que se presume, han podido pagar su libertad con la ‘cuota’ impuesta por parte de la gente del Fiscal Peniche, siguen tan campantes y viven tan despreocupados de los propósitos y objetivos del látigo persecutor del gobernador Javier Corral.

Ese, fue también el modus operandi, que impidió que gente como el exsecretario general de gobierno, Raymundo Romero Maldonado, detenido por el delito de peculado la noche del 24 de diciembre, pisara siquiera la cárcel. Suficiente fue que los panistas de Palacio festinaran su aprehensión en la Navidad, y el resto se lo dejaron a las negociaciones con la Fiscalía y el Poder Judicial, que lo habrían dejado en unas horas, libre del lazo cazador de sus enemigos.

Hay elementos para una investigación e intervención del Congreso del Estado y de parte de la Auditoría Superior del Estado. Muchos millones de pesos, que “a manera de extorsión”, han llegado a unas cuantas manos, de gente que  presumiblemente está vinculada al señor Fiscal General del Estado de Chihuahua, César Augusto Peniche Espejel, el mismo hombre que de la mano del gobernador de Chihuahua, Javier Corral y de la poderosa empresaria del gabinete estatal, Alejandra Catarina de la Vega Arizpe, quiere ser alcalde de Juárez.

Jesús Esparza Flores reveló que él entregó dos millones de pesos a manera de extorsión a gente vinculada al gobierno panista del ‘Nuevo Amanecer’.

 

“Si no hay moche, no”, gobierno de Maru /

Ahora que se volvió a incendiar el relleno sanitario de la capital, que de nuevo exhibió al gobierno de la alcaldesa panista Maru Campos, hasta acá llegaron los reportes de que la presidenta municipal tenía desde hace buen rato una oferta ecológica para acabar con ese tipo de problemas.

Una solución ecológica que incluso le propuso en su momento el diputado local Misael Máynez, y que solo requería de una carta de intención que la alcaldía jamás quiso proporcionar, si no había ‘moche’ de por medio, según se rumoró  después.

“Si no hay moche, no”, le endilgaron esa versión a un funcionario del gobierno panista de la capital.

Un hombre llamado Gabriel Ortega, no se supimos si era el empresario o algún intermediario, le habría hecho una oferta para la instalación de una recicladora de basura que a la alcaldesa capitalina seguramente se le hizo muy cara. 800 millones…y a Maru, no le interesó.

Luego supimos que los de abajo, querían moche para convencer a la jefa del gobierno.

 

Casi un infarto le da al colega /

La empresa Gas Natural de Juárez, del Grupo Imperial y de la familia que encabeza el ‘patriarca’ Valentín Fuentes Varela, casi acaba de un ‘infarto’ con la vida del colega, Raúl Ruiz, que el pasado fin de semana vivió el escarnio y la humillación de las políticas que se carga la empresa en contra de sus miles de clientes.

Y todo el ‘calvario’ comenzó cuando la mañana del pasado viernes que llegaron los hombres del gas a cortar el servicio a su domicilio, se dio cuenta que el recibo apenas había aparecido y tenía fecha de vencimiento un día antes. Pero los trabajadores no se la perdonaron.

Le dejaron el recibo, y en ese mismo momento, le cortaron ipso facto el servicio de gas.

El colega andaba seriamente ‘encabronado’ y aventando padres y madres por doquier, porque además del corte del servicio, llegó a la empresa y se quejó del túnel sanitizante, donde fue ‘fumigado’ como en los tiempos de los Nazis en los campos de concentración de la Alemania de Adolfo Hitler y de las políticas que hace décadas todavía utilizaron los estadounidenses contra todos los migrantes mexicanos que cruzaban la frontera.

Pero después de pasar el túnel, cuando llega a la puerta de la empresa, le pidieron el cubrebocas, por lo cual los guardias allí apostados, le dijeron tajantemente los guardias: ¡No pasa!.

El periodista sacó un pañuelo (paliacate) para cubrirse nariz y boca, pero los empleados de la familia Fuentes, lo regresaron.

Volvió a su vehículo por el cubrebocas, pero la gota que derramó el vaso, y que estuvo a punto de infartar del coraje al colega, fue que otra vez le exigieron que pasara por ese túnel desinfectante, por lo que volvió a protestar el periodista, a quien los guardias, después de las rabietas de mi amigo Raúl, finalmente dejaron pasar, no sin antes, dejarle un recuerdito y un mal sabor de boca, como quien clava un cuchillo sobre la espalda de su enemigo, al llamarlo “gente mal educada”.

“Inches culeros del gas”, dijo el colega, quien el viernes andaba, que se lo cargaba la tía de las muchachas.

 

Siguen vivitos en el PRI, en medio de la crisis /

No lo ha de creer, pero el comité municipal del PRI y su líder local, el exdiputado federal, Oscar Nieto Burciaga, Fernando Mota Allen, y varias otras gentes del partidazo, siguen vivitos y coleando.

Desde hace días están visitando a la militancia de su partido en Puerto de Anapra, Parajes del Sur, del Futuro, Melchor Ocampo y zona centro, para llevarles despensas que llevan la etiqueta  del diputado Omar Bazán.

Además de una despensa de alimentos básicos para mitigar la crisis económica surgida de la pandemia, también están entregando artículos de limpieza para combatir el virus del Covid-19 y lo hacen a nombre del partido y de la dirigencia estatal a cargo de Bazán, que no se quiso quedar fuera de las ‘buenas acciones’ que han hecho algunos de sus colegas del Congreso del Estado, especialmente la diputada Marisela Sáenz.

Bazán sigue recibiendo el apoyo de amigos y colaboradores que han aportado una gran cantidad de productos y alimentos que ahora están llegando de la mano del PRI a la militancia.

Todo eso, de acuerdo a las posibilidades de traslado y de la disponibilidad de apoyos, según se dijo.

Comentarios: [email protected]

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.