CHIHUAHUA.– El gobernador  de Chihuahua, César Duarte Jáquez, afirmó que no tiene duda de que la ejecución de la activista Marisela Escobedo, quien desde hace dos años reclamaba justicia por el asesinato de su hija Rubí Marisol, fue por venganza del presunto criminal, difundió esta tarde el periódico El Universal en su version en línea.

El gobernador lamentó la muerte de Marisela Escobedo quien “siempre señaló al autor material de la muerte de su hija y que desgraciadamente fue liberado por tres jueces, que insolentemente lo pusieron en libertad”.

Duarte añadió que lo más grave del caso es que tres jueces dejaron libre al asesino de su hija, ya que determinaron que procesalmente no tenían las razones para fincarle la responsabilidad al presunto culpable.

En entrevista con Carmen Aristegui para MVS Noticias, el gobernador dijo que se está solicitando al Congreso de Chihuahua que estos jueces sean separados del cargo para que sean juzgados por las omisiones y el uso indebido de poder en el que liberaron a un sujeto peligroso.

“Que quien asesinó a Rubí, lo dejaron en libertad tres jueces de quien hoy estoy pidiendo su separación del cargo y solicitando al Congreso del Estado su desafuero”, aseguró en la emisión.

Presentan video de la ejecución En entrevista con Carlos Loret de Mola para Primero Noticias, Duarte señaló que los hechos ocurrieron de forma muy rápida y por el horario en el que ocurrió la puerta del palacio de Gobierno estaba cerrada.

En un video difundido por Noticieros Televisa, se ve el momento en el que un hombre aborda a la señora Marisela Escobedo y tras intercambiar algunas palabras ella atraviesa la calle corriendo hacia el edificio de Gobierno, pero es alcanzada por el asesino y le dispara a quemarropa.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: