np_SEGURIDAD_021Fernando Gomez Mont SEGOBnp_SEGURIDAD_021La maquinaria de Gómez Mont.  

Con el ceño fruncido, con el alma en la mano, un grupo de políticos frotaba la bola de cristal en cierto comedero, y se preguntaba, tan intranquilo como morboso: ¿Cómo que Fernando Gómez Mont, secretario de Gobernación, no estuvo en el anuncio del Decálogo Político de Felipe Calderón? ¿Ha determinado el Presidente eliminar del escenario a este político para limpiarle el camino a su precandidato y amigo Ernesto Cordero? Si un partido, por casualidad, decide abrazar las reformas que buscan darle dientes a una Presidencia acotada, ¿a quién le llaman? ¿A Calderón en persona? ¿A un subsecretario de Gobernación? Esta ausencia, ¿es porque no estaba de acuerdo con las propuestas? Pues no, hombre, nada de eso.

Gómez Mont se sometió a una operación para reducir el estómago. Un “bypass gástrico” que lo alivia de un cuadro diabético. Sí estuvo fuera de circulación, pero porque se hace “un servicio”, como el de los autos: cambio de aceite, bujías, limpieza de inyectores. Sobrepeso y cigarro son una carga insoportable para una maquinaria que, digan lo que digan, sí se ve en una carrera larga, una que valga la pena: la de 2012.

Para Latinoamérica, invertir en cambio climático es un ganar, y escatimarle a la ecología es apostarle a perder. Así de simple. Según la Comisión Económica para América Latina (Cepal), a la región le cuesta 8 mil 600 millones de dólares anuales este desperfecto del planeta que se traduce en inundaciones y sequía, destrucción de hábitats y biodiversidad. Por eso es tan frustrante que las potencias no se pongan de acuerdo.

Por eso, también, los alcaldes de las megaciudades del mundo se han organizado para servir de contrapeso a presidentes y primeros ministros. Ayer, el jefe de gobierno del DF, Marcelo Ebrard, fue electo presidente del Consejo Mundial de Alcaldes sobre Cambio Climático. Van a presionar a la ONU y a sus gobiernos centrales. El grito es: “Si ustedes no pueden, los alcaldes sí”.

Aquí le adelantamos, recordará, que Rafael Acosta Juanito renunciaría porque Marcelo Ebrard y el procurador capitalino Miguel Mancera “le recordaron” que tenía documentos falsos: acta, CURP, credencial y hasta su registro ante las autoridades electorales. Ayer se le preguntó: ¿Te amedrentó [Ebrard] sobre la situación del acta de nacimiento, que presentaría algún proceso penal en tu contra? “Sí, que había un proceso penal en mi contra por lo del acta”, dijo. Que no se olvide la pregunta: Si Acosta cometió un delito, ¿por qué no le han fincado responsabilidades?

Apunte final: El senador Javier Castelo anunció que el PAN presentó una reforma para que las huelgas sindicales duren sólo 60 días; si no se arreglan, la Junta de Conciliación las dará por concluidas. A este paso, en 2010 los panistas podrían proponer que los obreros puedan protestar durante esos 60 días, pero desde sus casas y sin ruido. Que si toman fábricas, es que ya no quieren sus casas. Que si inician huelga de hambre, ganen, de inmediato, una nueva nacionalidad a escoger: somalí, iraquí o kazajastaní.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: