MARCOPor Ciro RIVERA.

Los chihuahuenses no debemos adoptar como deporte el hablar mal de nuestra entidad, aunque se encuentra desangrada e inmovilizada por la impudicia política. Hay que olvidar de facto la manipulación colectiva de una elite gobernante, hasta ahora en los tres poderes de gobierno, que distorsionan una realidad que nos agobia y donde la ideología de vivir en paz no puede ceder ante condiciones artificiales.

A escasos días de haber iniciado en Chihuahua las campañas políticas de los diferentes partidos, la descalificación y querellas promovidas, principalmente, entre PRI y PAN, solo desalientan el interés de los votantes porque sus propuestas “alternativas” solo promueven los intereses sectarios alejando al pueblo de la simpatía por sus bravatas, intolerancia y escisiones.

Candidatos que forjan su campaña en la diatriba y en las ofertas que jamás cumplirán, solo degradan la política y arrastran a todo un pueblo a perder la esencia  de la esperanza y  de los máximos valores del ser humano.

Los liderazgos no promueven la unción de un mandatario cuando antepone sus propias apetencias a los intereses de un pueblo y al hacerlo solo ira a la consumación de la derrota, más aún cuando se presentan como únicos salvadores descalificando las opciones validas de sus contrincantes.

Por ello es necesario que en esta campaña política quienes son los abanderados de los diferentes partidos políticos contendientes a la gubernatura, presidencias municipales y diputaciones, realmente ofrezcan alternativas de solución y de ganar la contienda  cumplan con lo ofertado.

No se puede tomar como bandera la inseguridad,  culpándose unos a otros de su existencia, cuando verdaderamente  todos tenemos la culpa de ella. Busquemos unirnos para poder luchar de manera conjunta  y acabar con este grave flagelo que tiene tiempo  de abatir a Chihuahua y donde sus moradores solo deseamos la paz.

Quienes sean los elegidos a  gobernar en Chihuahua, deberán  cumplir a cabalidad y bajo las condiciones que sean que nuestra tierra vuelva a ser de progreso y tranquilidad, herencia que será reconocida por nuestros hijos y a quienes debemos de dedicarles el esfuerzo del norte victorioso ante las adversidades.

Candidatos  del partido político al que  pertenezca,  ahora nuestra entidad,  requiere de un caudillo y de ser electo, cumpla fiel y cabalmente con lo demandado.  Pero de no hacerlo, que su propia familia lo recrimine  porque es el único tiempo que nos queda para ir al rescate de Chihuahua.

Que a los verdaderos chihuahuenses no venga a dividirnos la política, que los actos de campaña sean  las añoradas verbenas de convivencia social, reconstruyamos nuestro estado para demostrar  que la sociedad, aun en la adversidad,  es ejemplo para volver a confiar en las instituciones,  para tener una vez más el honor  de decir que somos triunfadores.

Políticos con  una visión compartida  vengan  a fortalecer con acciones y logros los beneficios a la sociedad,  tracen con responsabilidad y sentido social los programas y eviten cometer errores u omisiones, para  tener,  un  verdadero cambio con rumbo.

Por  Chihuahua, candidatos.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: