Por Ciro./

El gobierno de Estados Unidos asume una actitud bizarra al convertirse en tribunal político en contra de la estrategia que México aplica en el combate a las bandas del crimen organizado (narcotráfico) al calificar la realidad que se vive en este país, pero sin entenderla.

El reacomodo de los cárteles de la droga y el replanteamiento de sus relaciones de poder es lo que  esta generando la violencia criminal a lo largo y ancho de México pero en donde Estados Unidos se a negado a ver la simplicidad del problema del tráfico de enervantes que ellos mismos generaron.

Para nadie es desconocido que México es una pieza fundamental en la estructura del tráfico de drogas por la demanda que de estas tienen de la población del vecino país del norte. Mientras Washington se preocupa por la violencia en su vecino país del sur, con los tres mil kilómetros de frontera que cuenta carece de una verdadera política estratégica de seguridad fronteriza.

Hasta ahora el gobierno norteamericano no comprende la verdadera violencia que se vive en México a causa del tráfico de drogas generada por –la demanda-consumo- en los Estados Unidos por que les interesa más convertirla en una política imperial.

Estados Unidos no combate con seriedad el consumo de estupefacientes en su territorio y mientras esta política continúe como hasta ahora la crisis de México será no solo permanente, no tendrá solución.

Tal parece que el gobierno de Calderón Hinojosa hasta ahora a entendido que es necesario dejar el temor de reclamar a la Casa Blanca los cuestionamientos a un problema que es binacional y bilateral y que es necesario replantear corresponsabilidades de culpabilidad cuando menos en lo siguientes temas.

Mientras se mantenga y crezca el consumo de millones de estadounidenses el problema  del tráfico de drogas seguirá latente en México por que la demanda determina la oferta. México accedió a ser productor de marihuana cuando Estados Unidos lo solicito para sus soldados en Vietnam organizando la CIA una estructura de comercio. (De Navolato Vengo, Historia del Narcotráfico en México).

La violencia del crimen organizado depende del armamento con que cuente y para la desgracia de México su vecino del norte que lo recrimina es el principal  productor, comerciantes y contrabandista amparado en su protección constitucional.

En cuanto al lavado de dinero producto de las actividades del tráfico de drogas y estupefacientes poco o nada han hecho ambos gobiernos en combatirlo lo que de ser atacado y minar el poder financiero daría más resultado que la lucha hasta ahora emprendida al menos de parte del gobierno mexicano.

Parece que Felipe Calderón ya dejó de ser timorato y  ha perdido el miedo, ya que en algunos foros internacionales a denunciado por que y que genera la violencia en México en donde sin duda, tiene corresponsabilidad los Estados Unidos, por el alto consumo de drogas debido a sus millones de adictos, el lavado de dinero y lógicamente el contrabando de armas lo que no deja representar una política imperial.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: