CIUDAD JUAREZ.- En su mensaje apostólico con motivo de las elecciones constitucionales, los seis obispos del Estado de Chihuahua dieron a conocer los lineamientos a ser tomados en cuenta para los católicos, y se recalca que el no votar constituye un pecado de omisión.
Este documento fue emitido por el obispo Renato Ascencio León, un día despuès que lo hiciera el Arzobispo de Chihuahua, Constancia Miranda Weckmann, aparentemente por una confusión pues la fecha fijada para la difusión fue el 16 de junio.
En rueda de prensa en su oficina del Obispado, el pastor de los católicos juarenses dio lectura al documento intitulado “Elecciones 2010: voz y voto responsable”.
Ascencio acudió a la reunión portando ropa casual, sin ornamentos a excepción de pectoral y su anillo.
La exhortación a los católicos se hace extensiva a las “personas de buena voluntad”.
A continuación, al transcripción.
ELECCIONES 2010: VOZ Y VOTO RESPONSABLE
Mensaje de los Obispos de la Provincia Eclesiástica de Chihuahua para todos los católicos y personas de buena voluntad
El próximo domingo 4 de julio, los chihuahuenses viviremos una importante jornada cívica: las elecciones para Gobernador del Estado, Presidentes Municipales, Síndicos y Diputados Locales. Los Obispos de las Diócesis de la Provincia Eclesiástica de Chihuahua, exhortamos a todos a vivir los valores de la Democracia, en un ambiente de participación ciudadana, de tranquilidad, de tolerancia y reconciliación, todo ello orientado a la edificación del bien de la sociedad.
Nuestro país optó por la democracia no sólo como forma de gobierno, sino tambièn como estilo de vida. Esto nos compromete a todos a participar en los procesos electorales, emitiendo y defendiendo nuestro voto, tomando parte en las decisiones de interès común y ejerciendo los cargos de gobierno que la ciudadanía nos encomiende. Sin embargo, el ambiente convulsionado por las múltiples amenazas que, como sociedad, enfrentamos, tales como: la inseguridad, la violencia, la crisis económica y el desempleo, entre otras, sumado a la desconfianza y apatía de muchos, hace que el abstencionismo se convierta en otra amenaza seria para nuestro proyecto de vida comunitaria. Por eso, categóricamente afirmamos que el no votar es una falta grave de responsabilidad y constituye un pecado de omisión, que fractura los vínculos solidarios y fortalece las amenazas que nos intimidan como cuerpo social.
La Iglesia Católica no se identifica con ningún partido político, ofrece a los ciudadanos católicos los principios y criterios que brotan del Evangelio, para que ellos, con plena libertad, decidan de manera responsable sus opciones políticas.
El  instrumento ciudadano para las elecciones es el voto. Un derecho y una obligación que debe ejercerse con responsabilidad. Este voto debe ser personal, secreto, libre, consciente y razonado. Hemos de tener en cuenta los siguientes criterios fundamentales:
-El voto no puede inducirse a cambio de dádivas o de ofrecimientos de beneficios posteriores.
-El voto no se compra ni se vende.
-El voto tampoco puede ser “corporativo”, es decir, no puede ser comprometido por los líderes o los sindicatos.
-El voto no se puede obtener por presiones o por amenazas de represalias.
-El voto no se puede condicionar.
Todas estas prácticas son deshonestas, censurables y constituyen una falta moral grave, pues con ellas se manipula a la persona, hiriendo su dignidad, más todavía cuando se especula con su pobreza e ignorancia.
Votar responsablemente exige conocer y valorar los programas políticos de los partidos, la caliddad moral de cada candidato: sus antecedentes, su capacidad profesional, su compromiso con la sociedad, su honestidad y la rectitud de su vida personal y familiar.
Es importante conocer lo que proponen los candidatos respecto a los asuntos fundamentales de la comunidad.
Tambièn hay que tener en cuenta que la difusión de las encuestas responde, muchas veces, a estrategias publicitarias en las que se acentúa la imagen personal del candidato, aún por encima de la verdad, pretendiendo que los ciudadanos emitan su voto inducidos por los porcentajes que se atribuyen a cada candidato.
Es tarea de los partidos políticos, entre otras cosas, proponer un proyecto de Estado, dar los ciudadanos una formación cívico-política para el logro del bien común y, en último tèrmino, alcanzar el poder y traducir en acciones de gobierno las demandas de la ciudadanía. Por ello, en un sistema político como el nuestro, los partidos políticos y los ciudadanos son los protagonistas del proceso electoral.
Las campañas políticas, por su parte, tienen la finalidad de dar a conocer los programas de los partidos, su plataforma política (ideas, principios, propuestas) y presentar a sus candidatos a los electores.
Los medios de comunicación, por su influencia en la opinión pública, tienen la responsabilidad de informar veraz y objetivamente sobre las campañas de los partidos. Es inmoral y deshonesto el que los directivos de los medios, los comunicadores y líderes de opinión manipulen la información para favorecer o privilegiar a un candidato oa un partido.
Los invitamos a realizar su servicio informativo de una manera profesional y apegados a la ètica, informando de manera objetiva, honesta, equitativa y veraz, cuidando de no difundir propaganda manipuladora que busque favorecer intereses de grupo a costa de los intereses superiores de toda la sociedad.
El èxito de estas elecciones dependerá de la participación responsable de todos, de la conciencia cívica de los ciudadanos, del apego a la ley y del orden que se guarde, evitando toda violencia.
La Iglesia, por su parte, tiene como derecho y deber, enunciar los principios èticos básicos que regulan los cimientos y el correcto funcionamiento de la sociedad. Por eso, la participación de nosotros los sacerdotes en el proceso electoral se limita a iluminar las conciencias, invitando a la población a vivir los valores de la democracia.
A los dirigentes políticos les recordamos que su actividad política es un servicio indispensable para la vida democrática y para la construcción del bien común, que ha de realizarse honestamente.
A nuestras hermanas y hermanos chihuahuenses que tienen derecho a votar, les pedimos que acudan a las urnas a depositar su voto, seguros de estar contribuyendo así al bien de todos. Háganlo con libertad, siguiendo únicamente lo que les dicte su conciencia en la elección de los candidatos que mejor puedan servir con honestidad y eficacia a la sociedad.
Pidamos a Dios, nuestro Padre, sabiduría y acierto en la elección de nuestros gobernantes.
Chihuahua, Junio 16 del 2010

+ Constancio Miranda Weckman
Arzobispo de Chihuahua
+Renato Ascencio León
Obispo de Ciudad Juárez
+Gerardo de Jesús Rojas López
Obispo de Nuevo Casas Grandes

+Juan Guillermo López Castro
Obispo de Cuauhtèmoc-Madera
+Rafael Sandoval Sandoval
Obispo de la Tarahumara
+Josè Andrès Corral Arredondo
Obispo de Parral

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: