CIUDAD JUAREZ.- En una abierta confrontación del interior del teatro Trías se trasladó a la explanada del Centro Cultural Paso del Norte, transcurrió el debate de candidatos a presidentes municipales la noche del martes.

Los ataques entre Cèsar Jáuregui (del PAN) y Hèctor “Teto” Murguía (del PRI, Verde y Nueva Alianza), dominaron el acto convocado y organizado por el Instituto Estatal Electoral a travás de la Asamblea Municipal Electoral. En base al sorteo de los lugares en el escenario, ambos quedaron separados sólo por el petista Víctor Parra. En lo extremos qudaron el perredista Víctor Reyes Gloria y la abanderada de Convergencia, Lluvia Luna.
Las hostilidades iniciaron desde la primera participación, en la que se suponía que cada uno hablaría sobre sí mismo y su oferta política, y dominaron la primera parte del debate cuando el tema fue Seguridad Pública, aunque la tónica continuó en forma intermitente durante las dos horas del encuentro al ser abordados los temas de Desarrollo Social y Servicios Públicos e Infraestructura.
Jáuregui acusó a Teto de estar coludido con el narco al haber nombrado a Saulo Reyes como jefe de la Policía Municipal, así como de haber adquirido bienes por 11 millones de dólares al “brazo derecho” del capo Amado Carrillo Fuentes, Baldomero Fuentes, y como prueba de su dicho exhibió un ejemplar del semanario Proceso.
“¿Por qué vamos a confiar hoy en el señor Murguía que nos viene a decir que ahora sí va a nombrar policías honestos y que ahora sí va a hacer las cosas bien en seguridad pública? ¿Por qué vamos a volver a confiar en alguien que ha demostrado que no puede resolver un problema? Porque es parte del problema, porque su vinculación con el grupo del narcotráfico conocido como ‘La Línea’ es no sólo evidente, es clara y tiene a Juárez sumida en la situación en la que está hoy”, afirmó el panista.
Murguía reviró señalando que Saulo Reyes inició su carrera en el área administrativa de la Policía en gobiernos municipales panistas y advirtió al panista sobre las consecuencias de sus afirmaciones.
“Juarenses, ustedes saben que Jáuregui fue tutelar de Saulo Reyes cuando fue director administrativo de Seguridad Pública Municipal, duró tres años ahí con él, de la manita agarrados… “Señor Jáuregui, usted está muy acostumbradito a abrir la boca de más, lo que acaba de decir, en la última parte, lo va a tener que sostener legalmente, demostrarlo legalmente, por principio”, dijo Murguía.
Por lo que respecta a los otros tres candidatos, el más serio fue el petista Víctor Parra, quien inclusive llegó a hacer un tímido llamado a la civilidad; el perredista Víctor Reyes Gloria  fustigó tanto al PRI como al PAN y en especial al presidente Felipe Calderón, en tanto que la ex panista Lluvia Luna se dedicó a criticar a su excorreligionario Cèsar Jáuregui en relación al proceso interno de Acción Nacional.
Pese a lo fuerte de las acusaciones, predominó un ambiente de hilaridad en el público sobre todo debido a las ocurrencias del perredista, aunque tambièn hubo algunos comentarios jocosos por parte del priista.
“Parece que ya dejaron de pelearse las muchachas”, dijo Reyes Gloria luego de un lapso en el que ni el panista ni el priista se atacaron.
Hubo tres recesos, y en cada uno los asesores subieron al ring (er… el escenario) para auxiliar a los candidatos, a excepción de Lluvia, quien estuvo sola en todo momento.
Al iniciar la ceremonia, el perredista Reyes Gloria se acercó a cada uno para estrecharles la mano en gesto amistoso, pero despuès del PRI y del PAN diría que en vez de pedir el voto a los electores, debieran pedirles perdón.
Al finalizar el acto, todos se retiraron rápidamente del escenario, a excepción de Reyes Gloria, a quienes sus correligionarios le levantaron el brazo en señal de triunfo.
Mientras tanto, afuera se congregaban contingentes de priistas y panistas. Al ser mayor en número, lor primeros se apoderaron del área limitada por vallas metálicas, obligando a los segundos a replegarse a un lado de la Librería Universitaria.
Una docena de agentes antimotines se mantenían a corta distancia, a le expectativa, pero no intervinieron.
Priistas y panistas hacían ondear banderolas y coreaban porras.
El grupo priista iba encabezado por la activista conocida como “La Pechocha” (aludida durante el debate por Jáuregui), quien negó en todo momento que Teto le vaya a dar una casa.
La tensión creció cuando al salir del recinto el panista Jáuregui, con su mano en alto y haciendo la V de la victoria bajá la escalinata por enmedio del grupo de priistas, quienes lo abuchearon hasta cansarse.
Minutos despuès salió Teto, a quien los priistas aclamaron, tambièn hasta cansarse.
Todos se retiraron y el lugar quedó en santa paz.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: