SAN AGUSTÍN, D.B.- Esta pequeña comunidad vallejuarense salió nuevamente a honrar a San Isidro Labrador, en su día.

La procesión inició en el Museo Regional del Valle de Juárez, recorrió un tramo de la Carretera Juárez-Porvenir y realizó una ceremonia en el bordo de la Acequia Madre.

La procesión atravesó el retén militar instalado a la entrada de San Agustín, antes de dirigirse a la acequia.

Los soldados observaron en silencio y con respeto la procesión que era encabeza por un tractor que transportaba en una plataforma la pequeña figura del santo.

Seguidamente, en el bordo de la Acequia Madre, se realizó una ceremonia que denominaron ecuménica, con elementos prehispánicos.

Un danzante ataviado con una piel de coyote y con plumas en sus manos,  inició marcando en el piso  los cuatro puntos cardinales, para luego hacer una reverencia hacia cada uno, así como a los cuatro elementos (aire, agua, tierra y fuego). El humo del incienso y copal envolvió la escena.

Ante una acequia en las que actualmente fluyen aguas negras, se pidió perdón a la Madre Tierra y a la Madre Agua por la contaminación ocasionada por la mano del hombre.

Se pidió por los muertos y por el fin de la violencia.

A diferencia de otros años, en esta ocasión sólo un activista extranjero asistió a la ceremonia, lo que fue atribuido al temor originado por la ola de violencia de los últimos días en la zona vallejuarense.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: