TORRE FUERTE

*Maru, y la campaña de desprestigio 

*Las revelaciones de Lilia Merodio…

*Operación fallida, culpa de Mario Vázquez

*Morenos y Molina, cada cual su versión

*No hay violencia política, determina IEE

 

Maru, y la campaña de desprestigio /

De inexistente a “violenta”, y matizada por los apuros de un gobernador que en Chihuahua no pudo lograr su compromiso, ni cumplir su palabra de hacer candidato al empresario y senador panista, Gustavo Madero Muñoz, la campaña de “desprestigio” en contra de la alcaldesa y candidata del PAN, María Eugenia Campos, toda es responsabilidad de Javier Corral.

En la óptica de los seguidores de la candidata albiazul, el proceso de vinculación es simplemente el inicio de una investigación formal, que determinará la responsabilidad de la alcaldesa imputada, pero de ninguna forma “culpable” o “responsable”.

El mandatario estatal arribó a la gubernatura de Chihuahua en 2016, envuelto de varios compromisos, pero el más significativo, el que tenía pactado con Gustavo Madero, quien ayudo a Corral, a ser gobernador, con la condición de que la siguiente elección, es decir la de 2021, fuera para el legislador y expresidente del Comité Ejecutivo Nacional del PAN.

Fue asi como al llegar a Palacio en 2016, y dar inicio con la única tarea que los mismos panistas le reconocen, de lograr la detención y aprehensión del exgobernador César Duarte Jáquez, se topó, dicen los enterados, con la situación de que la “popularidad” de María Eugenia Campos iba en aumento, lo que representó un gran obstáculo para darle cumplimiento al compromiso acordado con Madero.

El ascenso y popularidad de Maru Campos no estaba presupuestada, en medio del ejercicio del poder político y la sucesión Chihuahua 2021, lo que se convirtió en un auténtico ‘shock’ para el gobernador, que tuvo que maniobrar un proceso de investigación en contra de la alcaldesa, encomendado entonces a la exsecretaria de la Función Pública, Stefany Olmos y a su segundo de abordo, Gregorio Morales, quien por cierto, fue recientemente ‘premiado’ como magistrado del Tribunal de Justicia Administrativa en el Poder Judicial.

Y los enterados de estos vericuetos, afirman que fue allí, donde comienza la creación de los expedientes, con información “falsa”, para incriminar a Maru Campos en la famosa y multicitada ‘nómina secreta’ de César Duarte.

El argumento esgrimido fue la aprobación del endeudamiento del estado de Chihuahua, situación que la alcaldesa y hoy candidata panista negó, al comprobar que no votó a favor de ese proyecto, de acuerdo a los registros del Congreso del Estado.

Al interior de los grupos políticos identificados con el PAN, se dice que la estrategia tenía como finalidad única, “golpear a Maru Campos”,  para evitar que pudiera consolidar su proyecto a la candidatura para la gubernatura de Chihuahua, y el asunto se les salió de control. Les salió el ‘tiro por la culata’.

Los profesos seguidores de la abanderada panista, dicen que ese fue el punto de quiebre, porque su candidata, empezó a crecer, y de la relación inexistente entre el gobernador Javier Corral y la presidenta municipal de Chihuahua, Maru Campos, esta se tornó violenta.

Lo que derivó en lo que todo mundo sabe. Que el gobernador utilizó los recursos públicos del estado para comenzar una “campaña de desprestigio” y conformar una estructura electoral, con todos los principales secretarios y directores de su gabinete, para llevar a Gustavo Madero como candidato a gobernador.

El resultado fue el fracaso contundente al interior del Partido Acción Nacional.

En el PAN ya todos hablan de las “numerosas traiciones” de Javier Corral a la institución política y a los ‘amigos’.

El mandatario estatal se ha quedado, virtualmente, solo, y su odio, dicen, se ha vuelto virulento e irracional, especialmente después de la derrota interna de Gustavo Madero. Ese día ‘estalló’ el gobernador de Chihuahua.

De allí se desgrana la persecución política atroz, buscando influir en los tribunales a través de Lucha Castro, de quien consideran algunos panistas, es “operadora” del candidato de Morena a la gubernatura, Juan Carlos Loera, y en la Fiscalía General del Estado, a través del titular, César Augusto Peniche Espejel.

Para los marucos, a pesar de la falta de pruebas, en un caso “tan pobre construido’ y de testigos protegidos, que señalan fueron “inventados”, se vinculó a Maru Campos a proceso.

El objetivo: confundir a la población y minar la imagen de la candidata del PAN.

Hoy dicen lo que ya es un secreto a voces, que el gobernador negocio la entrega de la gubernatura de Chihuahua a Morena, a cambio de “inmunidad” y de ser considerado para una importante posición en el gobierno federal, que lo impulse en su sueño de ser presidente de México.

La negociación y los amarres desde el poder, habrían alcanzado también al senador de Movimiento Ciudadano (MC), Dante Delgado Ranauro y al candidato, Alfredo ‘El Caballo’ Lozoya, para ser contrapeso a la campaña de la panista.

 

Las revelaciones de Lilia Merodio… /

En poco más de una hora, la aspirante y candidata de la Alianza Va por México a la diputación federal en el Distrito Electoral Federal 01, Lilia Merodio Reza, acabó con los ‘mitos’ y los animales políticos de su partido en el estado de Chihuahua, que en una vertiginosa carrera política, la convirtieron en regidora del Ayuntamiento, diputada federal y senadora del partidazo.

Más allá, se convirtió en la legisladora incómoda en el grupo parlamentario del PRI en los tiempos de Emilio Gamboa Patrón, fue una piedra en el zapato del exgobernador de Chihuahua, César Duarte, y fue la artífice de la caída de Enrique Ochoa, el exdirigente nacional del PRI, cuando ya prácticamente todo estaba jodido, de cara a las elecciones constitucionales de 2016, donde su partido lo perdió prácticamente todo frente al PAN y al candidato Javier Corral.

Después de los señalamientos contra Ochoa, de quien afirmó, sólo “lastimó a los priistas”, el último de los presidentes estatales del PRI, Omar Bazán Flores fue para la exsenadora, una mera “cucaracha”;

Es decir, nada, frente a una mujer que en la política, ha tenido que navegar contra corriente, por los arrebatos, ambiciones, egos y envidias de los hombres que en el poder, le impidieron llegar, primero como candidata a gobernadora en 2016 y posteriormente como dirigente estatal del partido político en Chihuahua.

Del exalcalde de Juárez, Héctor ‘Teto’ Murguía, de quien presume, ayudó y hasta le presentó como diputada federal, primero, a Emilio Gamboa Patrón -de quien confiesa abiertamente, que, “jamás quiso ser amigo de Teto”-, y posteriormente, al expresidente de México, Enrique Peña Nieto, cuando este era todavía gobernador del estado de México, hasta César Duarte, que le cobró factura durante toda su gestión por haber sido parte del grupo político del exalcalde juarense, la candidata a diputada federal ha tenido que aprender de los sinsabores y los descalabros de la política y de los hombres del sistema.

Y más allá del tsunami político, que representó la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador que barrió en las elecciones de 2018, cuando entonces también contendió y perdió como candidata a diputada federal, Lilia Merodio va por el más importante reto de su ascendente  carrera política:

Ganar en el Distrito Electoral Federal 01 donde existe una masa de 550 mil habitantes y 300 mil electores, que representan el 35 por ciento de la votación en el padrón electoral de todo Ciudad Juárez.

En pocas palabras, la estructura y el tamaño de ese distrito electoral, definirá quien será el próximo gobernador y el próximo presidente municipal de Juárez.

De ese tamaño la encrucijada para una mujer política, que ha tenido que lidiar con los sinsabores, los ‘caprichos’ y las rabietas de los hombres poderosos de su partido, que hasta hace algunos años, le han impedido avanzar en el tablero del ajedrez político.

Contra las advertencias y amenazas del exgobernador, César Duarte, que siempre le dijo: ¡No vas a ser candidata!, y los acuerdos pactados del exmandatario con Emilio Gamboa Patrón, que hizo su parte para respaldar al exmandatario de Chihuahua, Lilia Merodio Reza, pudo advertir la derrota electoral de 2016.

Había logrado 380 mil votos como candidata a senadora en la segunda fórmula con Patricio Martínez en la elección de 2012, y Javier Corral había llegado al senado como primera minoría, pero la votación obtenida por éste, lo ponía en la antesala con posibilidades de lograr un triunfo político frente al candidato del PRI al gobierno de Chihuahua, Enrique Serrano. Lo que finalmente logró.

Violencia política, humillaciones y atropellos por parte de quienes en su partido (PRI), han ostentado el poder y deciden los cargos de la más alta representatividad política, Lilia Merodio va por la alianza ‘Va por México’, que integran PRI-PAN-PRD y va contra los números históricos alcanzados por Morena en las federales de 2018.

A su principal adversario en el 01, el exdiputado local, Daniel Murguía, no le ve ‘patas’ para competir, y del apellido y la marca ‘Teto Murguía’, Lilia sabe que su nombre no aparecerá en la boleta del próximo día 6 de junio.

Sin embargo la exsenadora no se da por ganadora, porque sabe que esa elección, representa el más importante reto profesional para ella y para su equipo político. Y si gana, todo lo demás vendrá en 2024 y quizás, quizás, 2027.

 

Operación fallida, culpa de Mario Vázquez /

Le falló de nueva cuenta el expresidente estatal del PAN, Mario Vázquez Robles a la candidata de su partido a la gubernatura, María Eugenia Campos.

Le hizo creer que toda la estructura de alcaldes priístas estaba con ella, y hasta le montó un performance en el Sunión del Hotel Mirador, que a las siguientes horas, tan pronto se supo la verdad, se vino abajo.

Y todo se debió a que Mario Vázquez, con engaños, y a través de su cuate, Gilberto Gutiérrez Montes, conocido como ‘El Güero’ Montes, alcalde de Gran Morelos, convocó a los priyistas, a quienes dijeron que se iba a discutir el “voto útil”.

La gran sorpresa que se llevaron los munícipes priístas, cuando llegaron al hotel de la avenida Universidad, fue que iban con Maru Campos, incluidos en ese grupo prometido de los 60 alcaldes, los 8 o 10 alcaldes que ya estaban fuera del tricolor.

Es decir, Vázquez, exalcalde de Santa Isabel, y casi ‘hermano’ del Güero Montes, le pidió la ayuda para invitar a los alcaldes del PRI, pero todo resultó una farsa.

No hubo tal boquete al PRI, y mucho menos la numerosa adhesión de los priistas a la campaña de Maru Campos. La alcaldesa de la capital se dejó llevar por Mario Vázquez, quien en lugar de hacer trabajo como candidato a diputado local por el Distrito Electoral XVI de la capital, anda de oficioso intentando quedar bien con la aspirante a la gubernatura por su partido.

Eso de “te arrimo 60”, que le prometió ‘El Güero’ Montes a Vázquez, un acto de mera simulación, que solo exhibió a la candidata del PAN.

En la capital, los amigos nos cuentan que los propios y cercanos a Maru la llevan por ese escabroso camino de la simulación,

Problemas con la agenda política de la candidata que maneja Jorge Espino, cuya celosa ‘secresía’, de no soltar con tiempo la información de los lugares donde estará Maru Campos, ya provoco un serio problema en Cuauhtémoc, donde la panista apenas pudo reunir a poco más de 200 personas, y en contraparte, el candidato de Morena, Juan Carlos Loera llevo a poco más de dos mil gentes.

Quién sabe si esa sea la verdadera intención de la gente de su equipo político, pero definitivamente que Maru Campos no se merece eventos ‘pedorros’.

Y todo debido a que Espino, guarda como ‘tesoro’ la agenda de la candidata y la suelta de última hora, cuando ya nada pueden hacer los operadores de campo.

 

Morenos y Molina, cada cual su versión /

Los morenos y Samuel Molina, el activista político que del partido de Andrés Manuel López Obrador, saltó a las filas de la campaña política de Maru Campos, y que no fue reconocido por el partido de la ‘4T’, están metidos en un brete de credibilidad.

Casi a mediodía, el presunto militante y activista de Morena, difundió una carta dirigida al candidato Juan Carlos Loera, al presidente del partido estatal, Martin Chaparro y a la dirigente municipal de ese organismo político, Luz Elia Marín, diciéndoles que tienen muy “poca memoria”.

“Soy Samuel Molina, militante afiliado desde el 2015, según consta en el padrón de afiliados y que pueden verificar en la página del INE”.

Molina presumió ser promotor de la 4T en las colonias ubicadas en el suroriente, en donde se hace el levantamiento de los problemas y necesidades de la población, y hasta promotor del voto en 2018…

Le recriminan a Juan Carlos, la promesa incumplida de llevar a muchos de ellos a los líderes, a quienes prometió, que de ganar, tendrían la posibilidad de formar parte del nuevo gobierno.

En fin, que acusa a los liderazgos de Morena, de ser los responsables de abrirles la puerta a “personajes” que en otro tiempo señalaban como parte de la mafia del poder: Adriana Fuentes; María Antonieta Pérez Reyes; Armando Cabada; Daniel Murguía; Mayra Chávez y en la capital, Marco Adán Quezada, los nombres inscritos en la carta circulada en redes sociales y en medios de comunicación.

Por la tarde-noche, un comunicado oficial de Morena, puso fin a la controversia, al considerar que los más de 60 líderes de Morena que anunciaron se unirían a la campaña de Maru Campos, fueron solamente “adhesiones fake a una campaña fantasiosa”.

Oficialmente el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador ignora quienes son dichos “lideres”. Y tambien ignora quien nombro vocero a Samuel Molina para que hablara a nombre de los militantes…

Ninguno forma parte de las bases de Morena. Y la única reconocida, pero que tampoco forma parte de Morena, es la diputada federal, Claudia Lastra, quien llego a la Cámara de Diputados bajo las siglas del Partido Encuentro Social, posteriormente se sumó al PT, pero jamás en el partido de Morena.

 

No hay violencia política, determina IEE /

El partido político de Movimiento Ciudadano (MC), festino la resolución del Instituto Estatal Electoral, que determinó que no hay violencia política por razones de género contra María Eugenia Campos, la candidata del PAN a la gubernatura.

El partido de Dante Delgado echo abajo las denuncias emitidas por la candidata panista en contra de la campana de Alfredo ‘El Caballo’ Lozoya, en donde denunciaba presuntos actos de violencia contra la candidata panista. No hay tal.

El dictamen del IEE determina que los actos promocionales de la campaña del abanderado de MC se dan en el contexto de un hecho público, como lo es una investigación realizada por la Fiscalía del Estado, en la que la candidata panista se encuentra relacionada.

No hay pues menoscabo de sus derechos políticos y electorales.

Comentarios: latorrefuertecolumna@gmail.com

 

 

 

 

 

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: