Los detractores de Valencia y a los que en el camino, ha dejado, aseguran Víctor es un cadáver político que no tiene viabilidad de sobrevivencia en el entramado de la política, no solo por los muchos agravios en perjuicio de algunos, sino por la desmedida ambición económica del notable de la política, que prefirió echar a la basura una brillante carrera a cambio de un fantástico crecimiento económico, que en éstos menesteres no muchos logran…(Leer más en columna Politikkón)

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: