PACHUCA.— El Consejo Político Nacional (CPN) del PRI aprobó ayer, a propuesta del equipo del gobernador de Coahuila, Humberto Moreira, candados para evitar que en automático el próximo líder nacional sea candidato presidencial.

Además, en el pleno del órgano partidista —donde estuvieron los cuadros más influyentes del priísmo nacional— se aprobó el mecanismo para que sea a través de “asamblea de consejeros políticos descentralizada” como se elija al nuevo presidente y al secretario general del tricolor.

Las asambleas se instalarán al mismo tiempo con los mil 248 integrantes del CPN, más un máximo de 650 por cada uno de los consejos estatales y el del Distrito Federal, lo que da un total de 22 mil electores en todo el país. Ellos serán quienes designen al nuevo presidente nacional del PRI.

De manera preliminar, la Comisión Nacional de Procesos Internos estima sesionar el próximo viernes para definir los tiempos del proceso, por lo que el 27 de diciembre el titular de esta comisión, Pedro Joaquín Coldwell, emitiría la convocatoria para que el 7 de enero se registren las fórmulas, el 8 se dictamine su procedencia y se tengan 35 días de campaña interna, para ir a la votación en las asambleas descentralizadas el segundo o tercer domingo de febrero de 2011.

El texto que modifica el artículo 166 del Estatuto del PRI fue avalado tras una precisión, pues inicialmente se planteaba que el presidente del partido se separaría del cargo seis meses antes de que se emitiera la convocatoria para elegir candidato presidencial, y se estableció así:

“El presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI y el secretario general del mismo no podrán ser postulados como candidato o candidata a la Presidencia de la República, a menos que se separen del cargo con seis meses de antelación al inicio del proceso electoral federal correspondiente”.

Ayer, los 827 consejeros nacionales presentes, de los mil 248 que integran el CPN, aprobaron “por abrumadora mayoría” modificaciones a los estatutos del PRI, a fin de que si su presidente nacional quiere ser candidato presidencial, se separe del cargo seis meses antes del inicio del proceso.

Durante la sesión, que se realizó sin sobresaltos, se decidió fijar como tope de gastos de campaña para el proceso de elección de su dirigencia nacional 2011-2015, 2.5% del monto autorizado para la elección constitucional inmediata anterior, equivalente a 16 millones 285 mil 711 pesos.

De esta forma, debido a que el proceso electoral presidencial de 2012 inicia en octubre del año próximo, el nuevo líder nacional debería renunciar a la dirigencia en abril próximo, un mes después de asumir la dirigencia, si es que aspira a la candidatura presidencial tricolor.

Los acuerdos fueron avalados e incluso defendidos por la dirigencia nacional en voz de Jesús Murillo Karam, y respaldados por los líderes de los sectores obrero, campesino y popular; por el líder en el Senado, Manlio Fabio Beltrones, y en la Cámara de Diputados, Francisco Rojas Gutiérrez.  (El Universal)

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: