NUEVO MEXICO.– En la pantalla grande representó a un policía serio, justo e imparable. A base de karatazos y balazos luchó contra el crimen, forjándose una reputación de policía rudo. La vida real de Steven Seagal no dista mucho de la ficticia, y a partir de ayer es agente de la Oficina del Sheriff del Condado de Hudspeth, jurisdicción vecina al Condado de El Paso.

Según informes, el actor y maestro de artes marciales fue nombrado agente adscrito a dicha oficina, luego de que solicitara al Sheriff Arvin West información sobre su labor en el condado, el cual al igual que el de El Paso tiene frontera con México.

Aunque a inicios de semana fue designado agente en jefe, se espera que el actor de 59 años, comience su labor como tal a finales de este año.

Según reportó el San Antonio Express News, Seagal recorrió junto con varios agentes y el Sheriff aproximadamente 50 de las 98 millas de frontera con México y apreció de primera mano lo que será su lugar de trabajo, así como las comunidades que protegerá como agente.

La Oficina del Sheriff dejó claro que Seagal no tomará el puesto por publicidad o para buscar más fama, sino que su interés y pasión por su país son sinceros, y está comprometido con cuidar las comunidades fronterizas del condado.

Esta no será la primera vez que el actor, quien es poseedor de un nivel avanzado de cinta negra en la disciplina del Aikido, lleva sus icónicos papeles fuera de la pantalla grande, puesto que desde hace 20 años se entrenó y desempeñó como agente de ley.

Además en años pasado ha trabajado como agente en una oficina del sheriff en el estado de Louisiana, llegando al punto de grabar su participación para ser transmitida en una serie de televisión en una cadena de paga.

Se desconoce si hará lo mismo en Hudspeth, pero autoridades afirman que su trabajo será legítimo y que su experiencia hará una diferencia en la dependencia, algo que, según lo dicho por el Sheriff West en los últimos años, hace falta desde hace tiempo.

El sheriff West ha mencionado en anteriores ocasiones que existe cierta inquietud por parte de sus oficiales que cuidan la región fronteriza colindante con México.

Apenas el pasado jueves 13 de enero, varios trabajadores del condado se vieron sorprendidos con al menos ocho impactos de bala de arma larga que provinieron del lado mexicano.

El incidente ocurrió en Fort Quitman donde algún narcotraficante disparó con el fin de “asustar” a los cuatro trabajadores que se encontraban laborando en los caminos de tierra del condado, dijo a El Diario de El Paso el Sheriff del Condado de Hudspeth, Arvin West.

“Tenemos cinco años con la posibilidad de que en un descuido algo va a pasar, que no pueden andar los oficiales como un día regular”, dijo. Además ha comentado que por las brechas del ese sector se trafica mariguana de un territorio a otro.

West consideró que, pese a que la Patrulla Fronteriza incrementó su personal para cuidar el área, “los problemas crecen” y la frontera sigue siendo porosa y abierta a miembros del crimen organizado.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: