Por CIRO./14 de Octubre./

¡Ay comadre que temprano abrió ahora!  No  es por gusto es por necesidad, ya ve, tuve que darle a mis princesas para que fueran al  concierto de Mana al Estadio Benito Juárez, pero casi me desfalcaron por eso el abono de la mercancía solo podre dar la mitad esta semana. Espero que el Chapo Martínez no se enoje y me siga fiando.
¿Por  que gastó comadre? en algunas televisoras y estaciones de radio estuvieron regalando los boletos con solo hacer una llamada. Si pero no tengo ni radio, ni televisión mucho menos un celular del cual poder comunicarme –contesto -.
Dialogo entre las dos vendedoras de legumbres y frutas en el mercado del centro las que se instalan día a día en la vía pública, haga frio, calor, caiga nieve o llueva y a quienes desde hace más de dos décadas las he visto ofrecer sus productos a quienes de una u otra forma aún adquirimos los alimentos en este sector.
Pues yo no pude darle a Albertano y  a Domingo con que fueran,-dijo la otra- las ventas han estado floja, ya ve los grandes centros comerciales han ido acabando poco a poco con este negocio, así que mi dos hijos no pudieron acudir al concierto, o les daba para que escucharan a Mana o pagaba la cuota.
No crea hice mucho esfuerzo por que Joana, Ingrid y  Majo desde que se dieron cuenta que venían los de Mana estuvieron pidiéndome para comprar sus boletos, me gaste un dineral, ya que también tuve que darles para que adquirieran sus playeras, la  rutera y cuando menos para un refresco.
No las consienta tanto, sobre todo a mi ahijada Joana, y no es para que se enfade, pero con el cuento de que usted las trata como princesas ya se comportan –las tres- como las dueñas del reino de Anapra. Comadre me dice lo mismo que mi viejo, pero son mis tres tesoros.
Doña Mica cuya excelencia de las cebollitas de rabo que vende es su fuerte le decía a su comadre Chepa que debería enviar a trabajar a sus tres princesas, aunque fuese a una maquiladora, ya que los siete días de cada  semana prácticamente no hacen nada y el ocio genera los vicios.
Chepa le contestaba que sus consanguíneas habían nacido para ser princesas pero insistía –Mica- no hacen nada, no estudian, no trabajan, se la pasan de reventón todos los fines de semana, duermen tarde, no limpian la casa, bueno ni tienden la cama en donde descansan mucho menos lavan los platos donde comen, ahí usted es la Cenicienta.
Mire comadre ya no me este quitando el tiempo déjeme acomodar mis cajones y poner mi mercancía ya que de las ventas de hoy depende que le pueda abonar a  Don Chapo –comerciantes de frutas y legumbres- cuando menos la mitad de los mil pesos que le adeudo.
Tiene mucha razón comadre sus hijas son unas princesas de cuentos. ¡Verdad que sí!
Sí, llegan después de media noche como la Cenicienta, conviven cada una con siete novios como Blanca Nieves, toman bebidas alucinógenas como Alicia en el país de las Maravillas, son desobedientes como Mulán, inician a comportarse como la Sirenita y  se irán a vivir con el primero que encuentren, son flojas y duermen como La Bella Durmiente y se mantienen en la calle sin rumbo como La Caperucita.
Acabo el dialogo entre las comadres y solo así pude logar que me atendiera doña Mica, luego de habar logrado escoger cinco manojos de cebollitas de rabo ahora me las cobró casi al doble por lo que pensé “me toco cooperar para que las princesas fueran a divertirse al concierto de Mana”.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: