TORRE FUERTE

*Los empresarios que empujan la agenda

* Roberto Mora, ‘títere’ de quienes mandaban

*Concluido, el proceso electoral en Chihuahua

*Intereses del Cabildo, no todos en la misma canasta

 

Los empresarios que empujan la agenda /

Los nuevos gobiernos que encabezan la gobernadora María Eugenia Campos en el estado de Chihuahua, y Cruz Pérez Cuéllar en Ciudad Juárez, parecen destinados a ‘navegar’, mas allá de las diferencias políticas e ideológicas de cada uno, en medio de turbulentas aguas entre la gente del empresariado.

Por lo pronto ya saltó al ruedo el presidente de la Canacintra, Thor Salayandía, quien dijo que si ellos no son, ¿Quiénes son entre la gente del empresariado en Juárez, los que están empujando la agenda de Maru Campos?.

“Queremos una agenda incluyente. Un grupo de empresarios está empujando la agenda de Maru y no somos nosotros”, reveló recientemente en las redes sociales el sorprendido presidente de los industriales y presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Juárez, a quien le están metiendo los ‘goles’.

La presencia de dos personajes en la toma de protesta del pasado 8 de septiembre en Juárez: el empresario Carlos Murguía Chávez, el ‘Señor de los Barrigas’, y el exgobernador de Chihuahua, Francisco Barrio Terrazas, a quien por cierto, no pocos responsabilizan de los millonarios intereses que movieron a Javier Corral Jurado en el plan de obras para Juárez;

Son la ‘clave’ para entender que el grupo aliado del exmandatario está montado ya, con todo el peso de su influencia económica, en el andamiaje de los intereses de los nuevos gobiernos.

Y el último encuentro, días antes de su toma de protesta en el Ardeos, entre el presidente municipal, Cruz Pérez Cuéllar y el arquitecto Roberto Mora Palacios, a quien trajo de vuelta, y del que hablaremos en el siguiente tema de esta columna política, es señal inequívoca de que los intereses del poder económico que mueven algunos impresentables empresarios, siguen pesando en las decisiones que mueven la ‘voluntad’ de los nuevos gobernantes.

El interés, seguramente usted ya lo sabe carísimo lector.

Es la conclusión de todo el tiradero de obras públicas que dejó inconcluso el exgobernador de Chihuahua, donde hay muchos millones de pesos de por medio, interés ‘superior’ de un puñado de empresarios;

Son los ‘alineados’ a la familia de la empresaria Alejandra de la Vega Arizpe, su hermana Lupita, el expresidente de Desarrollo Económico, Carlos Murguía, el Consejero Nacional de Seguridad, Jorge Contreras Fornelli y los infaltables empresarios que le aplaudieron todo al gobierno saliente de Javier Corral:

El expresidente de Canaco, Rogelio González Alcocer, el actual titular de ese organismo, Rogelio Ramos, el ‘Vaquerito’ del Noroeste, avecinado en El Paso, Texas, Álvaro Bustillos, el exrepresentante del gobierno en Juárez, Mario Dena Torres y todos los amigos y ‘gerentillos’ del ‘Club’ de Alejandra, que se resisten a perder la partida del poder y la viabilidad de futuros negocios en la ciudad.

Ese es el grupo que está moviendo la agenda de los gobiernos, tanto de Maru Campos como de Cruz Pérez Cuéllar, argumentando mil y un razones, en oposición a lo que desean miles de juarenses que quieren recuperar, al precio que sea, las principales vialidades que fueron transformadas en ‘mini calles’ por los proyectos del transporte semimasivo BRT-2.

Y es que, entre el BRT-2 y los puentes ‘enanos’, bautizados así por el empresario del transporte, Manuel Sotelo, los proyectos alcanzan varios miles de millones de pesos.

En un negocio redondo para los proveedores y constructores afines a los intereses del ‘privilegiado’ grupo de empresarios que fueron invitados a la ‘danza’ de los millones por parte del exgobernador de Chihuahua, Francisco Barrio Terrazas, el exsecretario de Comunicaciones y Obras Públicas, Gustavo Elizondo Aguilar, el extitular de Desarrollo Urbano, Luis Felipe Siqueiros y el extitular de la coordinación del gabinete estatal, Ismael Rodríguez, que son quienes con el ‘empujoncito’ de la ex secretaria de Innovación y Desarrollo Económico,  movieron todos los intereses relacionados con las obras y proyectos del gobierno.

Se le dijo en su momento a Javier Corral, que la funcionaria de su gobierno (Alejandra de la Vega), estaba metida en un severo conflicto de interés con los planes y proyectos de gobierno, incluido el Chamizal y posteriormente hasta el negocio de las gasolinas de la firma ARCO.

No había manera de entender su papel, algunos días como empresaria y otros días como funcionaria estatal del gabinete, pero el gobernador decidió ignorar absolutamente todo. Era intocable la millonaria empresaria y esposa del empresario tejano, Paul Foster.

Se paseaba Javier Corral, literalmente de la mano de Alejandra de la Vega por aquellos años, en los que se presumía incluso de una relación tan cercana y tan íntima entre ambos personajes incrustados en la estructura del poder gubernamental, que algunos creyeron que habría boda.

Para que me entienda, nada se movía sin la voluntad de la hija del finado empresario Federico de la Vega. Y los hechos, y esa suigeneris relación entre los dos personajes de la vida pública de Chihuahua, también cimbraron la relación entre el gobernador Javier Corral y la primera dama, Cinthia Aidé Chavira.

Esa es la gente que quiere mantenerse en el poder, al precio que sea y como sea. Nadie creerá entonces que a estas alturas de las circunstancias, el líder de los industriales, Thor Salayandía sea un tipo ingenuo.

 

Roberto Mora, un ‘títere’ de quienes mandaban /

Anótelo. El tema del regreso del arquitecto, Roberto Mora Palacios, a quien en 1989, el finado exalcalde priísta de Juárez, Jesús Macías Delgado, incluyó  en la estructura de su gobierno, obedece justamente a ese reacomodo de piezas del ‘rompecabezas’ del plan de obras del exgobernador, Javier Corral en Ciudad Juárez.

No fue fortuito pues que la semana pasada se hubieran reunido, por ese interés del privilegiado grupo de empresarios, el entonces alcalde electo, Cruz Pérez Cuéllar y Roberto Mora en un comedero de la Manuel Gómez Morín.

Allí, el presidente municipal invitó a Mora, y sólo le faltó pedirle perdón en nombre de todos los juarenses, por la osadía que tuvo el gobierno de Armando Cabada de echarlo del Instituto Municipal de Investigación y Planeación (IMIP) en los momentos más álgidos que sacudieron a los gobiernos estatal y municipal por el ‘tiradero’ que dejaría Javier Corral.

Especialmente por la crisis mediática que puso de ‘pelos’ no solo al exgobernador, sino también al exalcalde y ahora diputado federal plurinominal de Morena.

Bueno pues debo comentarle que Roberto Mora Palacios, ese funcionario al que responsabilizaron y echaron de IMIP, como culpable de haber dado visto bueno al millonario proyecto de obras con el aval del consejo deliberativo, está de regreso en el ‘juego’.

Dijo Mora que aceptó regresar, porque se acordó “socializar” los proyectos que nunca fueron socializados, y mucho menos aceptados por una parte importante de la población que jamás fue tomada en cuenta.

El objetivo: Socializar a destiempo, los proyectos de ese instituto, a fin de darles la importancia que tienen.

En otras palabras, quieren ahora legitimar la millonaria inversión de los proyectos dejados a medias, como por ‘arte de magia’.

Ahora, Roberto Mora, salió a justificarse, señalando que el caso de los proyectos de la Segunda Ruta Troncal del Transporte Semimasivo BRT-2 y de la Ciclovía los elaboró el IMIP, pero que fueron cambiados por el gobierno del Estado.

Pero el asunto de lo absurdo y lo inaceptable de su regreso al IMIP es que Roberto Mora fue solo ‘títere’ de los intereses de quienes mandaban. Todo mundo sabía que desde hace mucho tiempo traía bien puestas las rodilleras para lo que el gobernador y el alcalde ordenaran.

El 31 de marzo pasado, el arquitecto Mora salió por la puerta trasera del IMIP.

Extraoficialmente salió de la descentralizada municipal por legitimar las obras del Gobierno del Estado en la ciudad como la ciclovía, las obras de la BRT y los puentes en el corredor Villarreal-De las Torres, que han ocasionado desorden vial.

Increíble, pero con esos antecedentes Roberto Mora está de regreso, invitado por Cruz Pérez Cuéllar. ¿Lo creerá?.

Cualquiera diría que los juarenses estamos pero si bien jodidos, y gobernados por una privilegiada casta de empresarios, y no de políticos en el poder.

El plan ‘B’ del exgobernador de Chihuahua en el IMIP fue siempre Salvador Barragán Flores, el funcionario estatal de Desarrollo Urbano que agredió públicamente a Manuel Sotelo, cuando este se negó a avalar los planes mal hechos del gobierno de Javier Corral.

 

Cabildo dividido en Juárez /

Con tres liderazgos visibles en la punta, los que representan la exdiputada local Ana Carmen Estrada, que fue nombrada oficialmente coordinadora del grupo edilicio de Morena, el de Antonio Domínguez, al que le arrebataron la coordinación y el de María Dolores Adame ‘Mary Adame’, el grupo de los once regidores del Ayuntamiento que hacen mayoría, esta convertido en una incógnita.

Además de que nadie cree que Yolanda Reyes Castro, integrante de la prolífica familia política de los Reyes Castro en Chihuahua, metida en la puja por los intereses del Partido del Trabajo en la coalición con Nueva Alianza y Morena, obedezca fiel y ciegamente las directrices del nuevo gobierno municipal.

Ya lo sabe, los intereses de la insigne familia política están por todas partes.

Están metidos en el Sindicato de Trabajadores del Gobierno del Estado, en un grupo de poder de Morena en México, en Chihuahua donde el ‘Coco’ sigue prendido de los panistas, y en Ciudad Juárez, donde Yolanda creará su pequeño ‘imperio’.

Otra que estaría en la misma tesitura de opositora, es Karla Escalante, la hija del finado profesor y exlíder de la sección 42 del SNTE, Raymundo Escalante, que trae la sangre de su aguerrido padre, y que no será definitivamente una perita en dulce.

Ya veremos cómo se acomodan y como se ponen de acuerdo, pero definitivamente que este Cabildo, por la integración de sus miembros, dará de que hablar en el Ayuntamiento de Juárez 2021-2024.

Los intereses son de ‘chile’, ‘tomate’ y ‘cebolla’, y aunque lo parezca, no todos están en la canasta del presidente municipal.

 

Concluido, el proceso electoral, a casa /

Concluyo el proceso electoral local 2021, y ayer la consejera presidenta provisional del Instituto Estatal Electoral (IEE), Claudia Arlett Espino, agradeció a ‘mediomundo’ y hasta se aventó asimisma confeti, por un proceso que calificó de “exitoso”.

Emitió la declaratoria de conclusión de la etapa de resultados y validez de las elecciones, y en consecuencia pues, del mismo proceso.

Consejeras y consejeros y representantes de los partidos políticos le entraron a la ‘fiesta’ de las felicitaciones, los abrazos y los parabienes, y toda la ‘borrachera’, por la conclusión de un proceso inédito por el problema de la pandemia por el Covid-19, y que, contra viento y marea, ciertamente pudieron sacar adelante a pesar de las múltiples críticas de los actores y detractores políticos.

“Fue un proceso muy importante, bien desarrollado y que tuvo buenas cifras de participación”, se leyó en el comunicado enviado por la coordinación de comunicación social del IEE.

Comentarios: latorrefuerte64@gmail.com

 

 

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: