CIUDAD JUAREZ.- Hugo Francisco Zamora Ochoa, sobrino del ex dirigente nacional del Partido Acción Nacional, Manuel Espino, fue despedido este mediodía, en privado y ante una escasa concurrencia de amigos y familiares, que no superó una veintena de personas en una de las salas de la Funeraria “Mausoleos Luz Eterna”.

El cuerpo permaneció apenas unos minutos en la capilla de los servicios funerarios y fue trasladado -según información obtenida-, a la ciudad de El Paso, Texas, donde Hugo Francisco sería cremado y, posiblemente visto por otros familiares.

Desde la noche de ayer, un empleado de la empresa funeraria dijo a EL UNIVERSAL que todo se haría “rápido” y en “privado”, sin acceso para nadie que no decidiera la familia. Esas fueron las instrucciones y así se hizo.

Un grupo de personas, la mayor parte identificados con la familia Zamora, entre quienes no se observaba al líder nacional del PAN, Manuel Espino, ocuparon el espacio de la sala donde fue llevado el féretro para que la familia y los más allegados lo despidieran.

La difusión de la noticia en torno a que Hugo Francisco había sido detenido en el mes de septiembre de 2006, de entre un grupo que obedecía al narcotraficante “El Mayo” Zambada, publicada por El Diario y confirmada por EL UNIVERSAL, hizo aún más difícil el proceso y seguimiento de las honras fúnebres entre la misma familia.

El senador panista Ramón Galindo advirtió que conforme avance el problema de la violencia, derivado de la lucha contra el crimen organizado “se encontrarán sorpresas. Nadie sabe las personas que pueden llegar a involucrarse en este tipo de situaciones”, dijo.

El legislador comentó que “nadie está exento de alguna actividad criminal”.

Nota de la Redacción: En la fotografía aparece Manuel Espino, quien finalmente llegó al servicio funerario.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: