Y cualquiera diría, que todos ellos, sin excepción alguna, son políticos afines, ‘moldeables’ y manejables, a los grandes intereses de la derecha, de los capitales y de los hombres fifís de la clase empresarial en la entidad…

TORRE FUERTE

*Coparmex, con los hombres de la mafia del poder

*“A mí, denme por muerto”: Víctor Valencia

* A Ramón Galindo, ni un perro lo mea

*El rescate de Ricardo Realivázquez

*Gobierno pone el mal ejemplo

 

Coparmex, con los hombres de la mafia del poder /

Los hombres de los capitales en Chihuahua, que por cierto, comulgan con los gobiernos bipartidistas que históricamente han conducido los destinos de Chihuahua y con figuras que pueden ser ‘moldeadas’ y que embonan con los principios de la derecha –aunque aparezcan hoy en las trincheras de la izquierda-, han decidido hacer su propio juego rumbo a la sucesión política 2021.

Y a escasos cuatro meses de que inicie, de acuerdo el calendario, el arranque del año electoral de Chihuahua en la elección para gobernador, fijado para el mes de septiembre, (el federal en el mes de octubre), la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), ha recibido línea de poderes facticos y de los hombres del gran capital para iniciar un programa denominado “Diálogos por Chihuahua”, en el que sólo aparecen, siete de casi una docena de suspirantes al gobierno de Chihuahua.

Por decisión de la encumbrada élite económica de Chihuahua, el sindicato patronal de la capital dejó fuera al ‘súperdelegado’ del gobierno federal, Juan Carlos Loera de la Rosa, al líder estatal del PRI, Omar Bazán Flores, al presidente independiente de Parral, Alfredo ‘El Caballo’ Lozoya, al dos veces alcalde de Juárez y ex senador, Héctor ‘Teto’ Murguía, a la exsenadora Lilia Merodio Reza y al doctor y delegado de la Organización Mundial por la Paz (OMPP), Alejandro Díaz, entre algunos de los nombres de suspirantes por la candidatura al gobierno de Chihuahua en el proceso de sucesión Chihuahua 2021.

También quedó fuera de la visión de ese círculo de poder económico de Chihuahua, la presidenta del Consejo Político de Morena, Bertha Luján Uranga y su hija, Luisa María Alcalde, y hasta la senadora Bertha Caraveo, entre las mujeres que han sido mencionadas con alguna posibilidad de aparecer en el estrado de la sucesión en la entidad.

Fueron convidados en los ‘Diálogos por Chihuahua’, únicamente, los senadores de  Morena y del PAN, Cruz Pérez Cuéllar y Gustavo Madero, la alcaldesa panista Maru Campos, el alcalde de Juárez, Armando Cabada Alvídrez, el senador suplente y consejero de PEMEX, Rafael Espino de la Peña y los priistas, Alejandro Cano Ricaud y Graciela Ortiz González, todos ellos, por lo que se sabe, políticos aspirantes a la silla de Chihuahua, y afines a los gobernadores, Francisco Barrio Terrazas, Patricio Martínez García, Reyes Baeza y Fernando Baeza Meléndez, los grandes sinodales de la política chihuahuense, y los mismos que recién han tenido encuentros con el actual gobernador panista Javier Corral Jurado.

Y cualquiera diría, que todos ellos, sin excepción alguna, son políticos afines, ‘moldeables’ y manejables, a los grandes intereses de la derecha, de los capitales y de los hombres fifís de la clase empresarial en la entidad, que históricamente han sido parte –como diría y parafraseando, al presidente Andrés Manuel López Obrador-, los hombres de la mafia en el poder.

Todos los invitados por el grupo económico del poder en Chihuahua, que representa los intereses de Eloy Vallina, Enrique Terrazas, los Almeida y otras poderosas familias de la capital, decidieron entrar al juego y marcar la agenda en la sucesión política en el inicio del relevo del gobierno encabezado por el panista Javier Corral.

Será a un ejercicio político muy propio de la Coparmex, en donde cinco hombres y solo dos mujeres, tendrán espacio para hacerse escuchar en transmisiones que arrancaran a partir del próximo día 19 de mayo, y cuya ronda iniciará el senador de Morena por Chihuahua, Cruz Pérez Cuéllar, seguido de Maru Campos (21 de mayo) Alejandro Cano Ricaud (26 de mayo) y Rafael Espino (28 de mayo), en el concierto de los intereses de los llamados hombres de la ‘mafia del poder’, agrupados al bipartidismo PRI-PAN y que buscaran la opción para el relevo sucesorio en el estado de Chihuahua.

Cerrarán el programa de ‘Diálogos por Chihuahua’, el senador del PAN, Gustavo Madero el día 2 de junio, Graciela Ortiz González por el PRI el 4 y el alcalde de Juárez, Armando Cabada Alvídrez el día 9 de junio.

Y nótese, que los hombres del gran capital en Chihuahua empiezan a mover la agenda política, como los electores de la sucesión.

La iniciativa de los hombres del poder en la entidad, traerá reacciones.

Y el responsable es Jorge Rodrigo Cruz Camberos, quien recién tomo protesta como presidente del organismo en la capital.

 

“A mí, denme por muerto”: Víctor Valencia /

Y bueno, ahora que empiezan a decantar algunos de los nombres de políticos en el poder que tendrían posibilidades de aparecer como candidatos en el juego de la sucesión política en Chihuahua en 2021, se le agotan los tiempos al alcalde independiente, Armando Cabada, para decidir a quién cederá la estafeta de candidato a la presidencia municipal en Juárez.

El secretario técnico del gobierno independiente, Víctor Valencia de los Santos sorprendió al aparecer, incluso -apenas poco más de un punto porcentual por encima del empresario, Rodolfo ‘El güerito’ Martínez, en la reciente encuesta que le endilgan al gobernador de Chihuahua, Javier Corral, en su pretensión por ‘inflar’ y darle ‘cuerpo’ y convertir a su secretaria de economía, Alejandra Catarina de la Vega-, en posible candidata a la alcaldía de Juárez.

Supimos que Valencia, quien es operador político del alcalde en el resto de la entidad, le ha pedido a sus amigos y conocidos en el mundillo político que a él lo desliguen de toda pretensión por aparecer en las boletas. Pero no le crean del todo. Víctor es un diablo de la política.

“A mí, denme por muerto”, les habría dicho a sus conocidos, el secretario técnico del gobierno independiente, parafraseando, por cierto, al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Pero la realidad de lo que acontece, y que incluso abruma al gobierno del presidente Armando Cabada, supera por mucho las fantasías, el juego de ideas y la pretensión del mismo alcalde en aparecer en las boletas de la elección a gobernador en 2021, debido al escaso margen que en tiempo y recursos, tiene para fortalecer las trincheras de la alcaldía, que han sido objeto de señalamientos externos, acusaciones y denuncias de mal gobierno, que hace urgente la necesaria reflexión, de quien de los dos: Rodolfo Martínez Ortega o Víctor Valencia de los Santos, puede darle soporte y manejo en una campaña electoral, y en la defensa de la alcaldía.

Armando deberá decidir, entre un posible candidato con recursos vastos y capacidad de interlocución con el empresariado, buen hombre y una figura joven, o ir con un tiburón de la política, que literalmente, podría blandir la espada en la defensa de los intereses de la alcaldía y en contra de los no pocos enemigos del régimen cabadista.

El tiempo se le agota al independiente Armando Cabada, que deberá decidir en los próximos días, dirían por allí, entre el socio y amigo, hombre de negocios, o bien por el político y compadre.

Y se supone que las cartas ya están echadas y que el candidato del alcalde es sin menor duda, el empresario Rodolfo Martínez, pero las encuestas, las ¡malditas encuestas!, obligan a la reflexión.

Quizá, también sea tiempo de conocer, porqué partido político o el bastión de candidato independiente, deberá transitar el ungido del alcalde.

Tiempo de pandemia, de aislamiento, pero también de una profunda reflexión del presidente municipal.

Es un secreto a voces, que una eventual derrota política, le traerá a Cabada consecuencias de ruina y persecución política.

Y Armando está en buen tiempo y momento para reafirmar o redefinir su estrategia política. Quién va, quién conviene y por dónde…

Si hace alianzas con el Verde, si se decide con Redes Sociales Progresistas o si van con la cobertura de Independientes.

 

A Ramón Galindo, ni un perro lo mea /

El exalcalde de Juárez, exsenador y exdiputado federal por el PAN, Ramón Galindo Noriega, derrotado en las elecciones a la alcaldía en 2018, donde Morena y el Independiente se encargaron de mandarlo a un lejano tercer lugar en aquella jornada, debe seriamente pensar en su renuncia en la subsecretaria de Desarrollo Social. Es decir, optar por la vía de la dignidad.

La desconfianza y la humillación de la que es objeto por parte del gobernador de Chihuahua es tal, que el mandatario ha decidido que en medio de la pandemia y la crisis del Covid-19, sea el fiscal Jorge Nava López y el personal de la propia Fiscalia General del Estado en la zona norte, la que le hagan la chambita a Galindo.

Nos enteramos que es un asunto de profunda “desconfianza” del gobernador al expresidente municipal de Juárez. Cuyo argumento incluso, motivó, también con un propósito político, que sea la Fiscalía del Estado, quien ejecute tareas propias de Desarrollo Social, en lugar de obligar a la FGE a trabajar en actividades y expedientes que tienen que ver con la naturaleza propia de la fiscalía y de la persecución de los delincuentes.

Es el ‘mundo’ del gobernador Javier Corral.

Hace días, el 23 de abril para ser precisos, un buen amigo y periodista me mando el último reporte de la entrega de las despensas: 2,500 despensas y apoyos alimentarios, desde que se inició esa labor, en una tarea donde la Fiscalía de la Zona Norte, invitaba a que, “si usted quiere ser acreedor, puede registrarse en la página de la Fiscalía”, en una publicación del pasado 14 de abril.

Con Nava, y no con Galindo, han acudido, la diputada pluri del PAN, Marisela Terrazas, la exdiputada y Recaudadora de Rentas, Laura Marín, y hasta la diputada del desaparecido Partido de Encuentro Social (PES), Marisela Sáenz Moriel.

Ya a Ramón, ni un perro lo mea.

Fue, como luego dicen por allí en el barrio, una auténtica “patada en el culo” por parte del gobernador de Chihuahua a su correligionario de partido y subordinado en el gabinete estatal de Juárez.

Jorge Nava López borró, literalmente, del mapa político a Ramón Galindo, cuya vergonzosa labor y desconfianza que ha generado al mismo gobernador y a un grupo de empresarios, lo obligan a la urgente renuncia en la oficina de la subsecretaría de Desarrollo Social.

La subsecretaría fue un ‘premio’ al candidato perdedor del PAN en Juárez, pero a decir verdad, Ramón Galindo nada ha hecho para merecer la ‘distinción’ de su amigo el gobernador Javier Corral y la venia de su hermana la vicegobernadora, Leticia Corral Jurado.

Obvio que muchos en el PAN saben que cayendo Galindo, caerán como por arte de magia y como efecto dominó, muchas otras fichas del juego político.

La más importante y significativa, políticamente hablando, la cabeza de la Junta Municipal de Agua y Saneamiento (JMAS), donde ya se sabe, que existen expedientes de corrupción y compras millonarias, favores a beneficiados en el padrón de proveedores del quinquenio, y muchas otras irregularidades más que saldrán a flote en los próximos días. Ya lo verá.

A Javier Corral le urge limpiar su gobierno antes de las elecciones, y la descentralizada está convertida en una auténtica letrina.

Por eso insistimos en que Ramón debe presentar su renuncia. La llegada del Covid-19 a Desarrollo Social, una buena coartada para el político bufón de Juárez.

 

El rescate de Ricardo Realivázquez /

Ricardo Realivázquez Domínguez, ex jefe de la policía, y hombre satanizado por su liga con los exjefes policiacos del alcalde Armando Cabada y hasta con gente de la maña, es solamente un ‘pecador estándar’, como diría, el propio presidente municipal.

Hombre laureado e incluso muchas veces aplaudido por su propio ex patrón, pero removido por el gobierno municipal, para darle cabida y paso al policía federal, Raúl Ávila, Realivázquez Domínguez ha vuelto por sus fueros en los asuntos relacionados con la seguridad pública.

Y por aquello de que, para que la acuña apriete, tiene que ser del mismo palo, el gobernador Javier Corral lo rescató y le ofreció la jefatura de la Comisión Estatal de Seguridad en Juárez, donde pronto se verán los oficios del exjefe policiaco del gobierno independiente.

Algo grueso se trae entre manos el gobernador en los fallidos asuntos de la seguridad pública en Ciudad Juárez, pero no se sabe, si Javier Corral va contra Armando Cabada o en contra del hombre recomendado en el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

No es casualidad que Corral se haya jalado a Realivázquez, que es un ‘pecador estándar’ y solo un alfil en el ajedrez de la Seguridad Publica de Juárez.

Y uno de sus amigos, por cierto, excolaborador en el mismo gobierno de Armando Cabada, a quien incluso le salvo la vida, salió ayer al quite para hablar de todas las buenas obras, las linduras y lo  bueno que ha sido el señor Realivázquez.

A ese “buen hombre”, se le atribuye “el equipamiento del CERI, la dotación de armamento, uniformes, las 450 patrullas RAM, la creación de una patrulla juvenil y hasta el programa del policía del mes, por la excelencia y trabajo de los uniformados”, que hace pensar que, definitivamente, Ricardo Realivázquez tiene un sitio ganado en el cielo. ¿Lo creerá?.

 

Gobierno, pone el mal ejemplo /

Sesionó ayer la Junta de Coordinación Política (JUCOPO) del Congreso del Estado, de manera física, y trae vueltos locos a los diputados que ya no saben ni lo que aprueban. No hubo tal emergencia.

Y ocurrió cuando los mismos diputados aprobaron el decreto que reformaba la ley orgánica y el reglamento de prácticas parlamentarias. Fue un ‘tiro de salva’.

Los diputados siguen reuniéndose de manera física y faltante al respeto de lo que ellos mismos habían aprobado en el marco de las medidas de prevención para guardar la sana distancia con motivo del Covid-19.

La diputada Marisela Sáenz pegó el grito en el cielo y llamó incoherentes a sus iguales en el Poder Legislativo.

Se supone que habrían votado por sesiones virtuales del Pleno, de la Diputación Permanente, reuniones de la misma Junta de Coordinación y de la Mesa Directiva y de los comités, y que solamente tendrían que ver con los aspectos de la contingencia sanitaria, pero alguien de la JUCOPO fue el primero en romper las reglas.

Ellos son gobierno y son los primeros en violentar los acuerdos. Afuera piden y obligan al confinamiento de los ciudadanos, pero dentro, violentan reglamentos y acuerdos incluso publicados en el Periódico Oficial del Estado (POE).

Comentarios: [email protected]

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.