En la opinión de CIRO./

Ninguno de los tres niveles de gobierno por comodidad, ineptitud, compromiso político o como quieran llamarle deben de seguir posponiendo a favor de los mexicanos lo que por derecho y constitucionalmente les corresponde. Una educación laica y gratuita.

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en el  artículo tercero en la  fracción IV señala claramente que toda la educación que el Estado imparta será gratuita, entonces por que los paterfamilias en los planteles oficiales tienen que pagar la cuota.

Nos quejamos de los altos porcentajes de deserción educativa de nuestros jóvenes  en los niveles de primaria, secundaria, bachillerato y no se diga en el  profesional, abandono en que se encuentran las promesas del desarrollo mexicano a causa de una mala planeación, apoyo presupuestal  y una serie de trabas impuestas por que defienden más lo político que lo educativo los tres niveles de gobierno.

Es tiempo de que se legisle para garantizar al futuro de  México, que lo representa la juventud, una educación a la altura de los países desarrollados, es injusto que mientras hay dispendio en las campañas políticas gracias a los miles de millones de pesos que se entregan a partidos políticos hemos abandonado el sector primario del desarrollo.

Una juventud  sin educación a la larga solo  arroja como consecuencia el camino a la ruina de una nación, no podemos garantizar una democracia de la que tanto alardean los partidos políticos con jóvenes incultos a los cuales arrojan como fértil abono a la delincuencia y cuya situación ya padecemos.

No es posible seguir cubriendo montos exorbitantes en presupuestos millonarios para las aventuras políticas cuando dejamos de apoyar  el  inventario más importante con que cuenta un país y lo representa su juventud. Los jóvenes con educación son los únicos que podrán mejorar a México.

Acaba de dar inicio las inscripciones para el próximo ciclo escolar y se condiciona en los planteles básicos  oficiales los ingresos debido a las exigencias de las cuotas que presumiblemente son fijadas por acuerdo de los paterfamilias. Pero si la mayoría se opone entonces quienes las acuerdas.

Un negocio millonario al cual se le debe poner freno a la mayor brevedad posible  por parte de las autoridades, sobre todo hoy  con el cambio de estafeta  en los gobiernos  estatal  y municipal,  como un principio de autoridad y respuesta a la ciudadanía que demanda un reclamo justo.

Como ejemplo podemos afirmar que en la última década el presupuesto para educación creció un 52% es decir de 857 mil  maestros que había en 1998 en el 2009 se contaba con 945 mil. En cuanto a los dineros,  pasó en este período de 171 mil 895 millones de pesos a 261 mil 868, pero persiste lo mediocre en la impartición de la educación,  lo cual demuestra que pese al incremento del gasto no se garantiza la calidad cuando el 80% de lo presupuestado se va al fondo para el pago de salarios y prestaciones a los mentores.

De no tomar las medidas en tiempo corremos el riesgo de que la baraja se nos vuelva reyes y no por los que se van sino por los que se quedan.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: