CHIHUAHUA.- Los gobernadores de Nuevo México, Bill Richardson y de Chihuahua, Jose Reyes Baeza rechazaron la reciente aprobación de la polémica Ley SB1070 en Arizona,  punto central de la reunión binacional. Ambos mandatarios en la reunión manifestaron su enérgico rechazo a esta disposición.

“Estoy profundamente preocupado con el impacto de la Ley SB1070 y estoy pugnando por una reforma migratoria integral”, dijo entre otras cosas el gobernador de Nuevo México.

Por su parte, el Gobernador de Chihuahua reiteró su rechazo a esta ley que criminaliza la inmigración que establece penas de cárcel y multas administrativas a quienes no acrediten su estancia legal pues no es la mejor manera de responder a un fenómeno que es consecuencia de la globalización de la economía y que resulta violatoria de los derechos humanos al autorizar detenciones con base en el perfil racial.

El gobernador de Nuevo México dijo que el tema de la migración es el punto principal de atención en la agenda bilateral México-Estados Unidos. “Estoy sumamente preocupado por el impacto que la Ley SB1070 puede causar  y estoy impulsando una reforma migratoria integral”.

Dirigiéndose a la comisión el gobernador Richardson hizo un llamado a llevar a cabo una reforma migratoria integral, incluyendo medidas de seguridad en la franja fronteriza, ejecución de las leyes laborales de los Estados Unidos y un proceso estricto pero justo para legalizar a los aproximadamente 12 millones de trabajadores indocumentados que actualmente residen en los Estados Unidos.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: