WASHINGTON.— Tras un arduo proceso de negociaciones, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó ayer la iniciativa Dream Act por 216 votos a favor y 198 en contra, para que cientos de miles de hijos de indocumentados puedan legalizar su situación migratoria si van a la universidad o se enrolan en las Fuerzas Armadas.

Tras esta primera victoria, la suerte de la Dream Act depende ahora de la votación de su iniciativa paralela en el Senado prevista para hoy. Fuentes de la oficina del líder de la mayoría demócrata, Harry Reid, reconocían a última hora de ayer que “aún se lucha” para conseguir los votos necesarios, segun difundio hoy el periodico El Universal.

El presidente Barack Obama felicitó a los representantes de ambos partidos por su apoyo bipartidista a “un grupo de gente joven y talentosa que sólo quiere servir al país que ha conocido y sentido como propio o ingresar en las Fuerzas Armadas”. “Ahora, le pido al Senado aprobarla para poder firmarla y convertirla en ley lo más pronto posible”, dijo el presidente.

Los demócratas necesitan 60 votos para superar cualquier intento de bloqueo de los republicanos.

De un total de 2.1 millones de posibles beneficiados, más de 800 mil cumplirían con los requisitos de la Dream Act en caso de que se apruebe en el Senado, de acuerdo con un reporte del Instituto de Políticas de Migración (MPI).

El más reciente informe de la Oficina del Presupuesto en el Congreso estima la cifra de posibles beneficiados en 1.1 millones de jóvenes.

Poco más de 65 mil estudiantes indocumentados que se gradúan anualmente de la secundaria se ven impedidos de proseguir con sus estudios universitarios. En caso de prosperar la iniciativa de ley que han promovido ambas cámaras, este contingente podrá aspirar a una carrera universitaria o ingresar a las Fuerzas Armadas, para obtener finalmente su ciudadanía.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: