TORRE SABATINA

 

A contrapelo, política sobre la marcha

En medio de los desafíos que le plantean el gobernar la ciudad políticamente más importante del estado de Chihuahua, y de una ‘herencia’ en el gobierno, que sus detractores le cargan por la correlación política con el diputado federal, Armando Cabada Alvídrez, el alcalde Cruz Pérez Cuéllar construye a contrapelo, el andamiaje de su proyecto rumbo a la candidatura de 2027.

En un gobierno plagado de rostros nuevos, muchos de ellos desconocidos y otros de bajo perfil, el presidente municipal hace política ‘sobre la marcha’, el nombre del tercer libro de la trilogía del periodista y novelista Luis Spota, que retrata y describe los pasajes de la sucesión presidencial de 1976.

La gobernadora de Chihuahua, María Eugenia Campos, rankeada oficialmente con posibilidades en la lista de aspirantes a la candidatura presidencial por el Comité Ejecutivo Nacional del PAN, también hace política en la capital del país, la gran carpa del sistema político en México, y juega el mismo juego, en el siguiente nivel de poder.

El gran ‘plus’ de Maru Campos, que se ha convertido en la envidia de muchos otros políticos es, que le ha ganado dos veces a Morena, el partido del presidente, como candidata a la alcaldía de la capital, y como candidata a gobernadora del estado de Chihuahua, y esos triunfos, como me la pinten, no es cualquier cosa.

En un país convulsionado políticamente, donde Morena, el partido en el poder se ha convertido en un partido de marca, que sigue avanzando en los propósitos de la cuarta transformación, y que tiene, literalmente, comiendo de la mano a los viejos y tradicionales partidos políticos del PRI y PAN, que por igual han llegado a la cumbre del poder político en México, el exsenador Cruz Pérez Cuéllar no se complica. Sigue el trazo de la ortodoxia política.

La que aprendió en el Partido Acción Nacional, el partido en el que fue diputado federal, diputado local y presidente, y el hombre que enfrento también en su momento las estructuras del poder en los tiempos del exgobernador de Chihuahua, Patricio Martínez García, con quien mantuvo buenos agarrones desde la trinchera política.

Las formas de la política no han variado.

No para el ahora presidente municipal de Juárez, que tuvo que transitar, en medio de la acérrima crítica de sus detractores y excompañeros del partido de Manuel Gómez Morín, hacia el partido de Convergencia por la Democracia, del que fue, pese a los señalamientos por su relación con el gobernador emanado del PRI, César Duarte, candidato a la gubernatura de Chihuahua en 2016.

El arribo a la candidatura a Senador en 2018, bajo las siglas del partido de Morena, fue una victoria que sobrepasó su propia expectativa, en un proyecto trazado y con líneas de convergencia para volver a la candidatura al gobierno en 2021, que, sin embargo, no pudo ganar al interior de ese partido al aspirante y candidato Juan Carlos Loera, considerado el ´Delfín’ del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Que nadie se sorprenda pues del ‘animal político’ que se cargan Cruz Pérez Cuéllar y Maru Campos.

La reciente visita a la Secretaría de Gobernación en la capital, donde el recién llegado titular, Adán Augusto López Hernández, decidió, sin ningún resquemor, abrirle las puertas y brindarle la cortesía política al edil juarense, habla justo de esas formas políticas y de sentido común, que siguen generándole puntos al presidente municipal de Juárez.

Mas allá, de lo que el titular de Gobernación pueda hacer, o no, en favor del político juarense, quien le compartió “partes esenciales” de su programa de trabajo, el verdadero trasfondo es, el mismo que Luis Spota explota en el personaje de ‘Víctor Ávila Puig’, en la novela sobre la marcha, que se lanza a recorrer todos los rincones de la nación que habrá de dirigir, y conocer el rostro cada vez mas cercano, de un poder que no tiene fronteras.

El candidato de la novela, encuentra su propia voz, su propio paso, y su independencia personal y política ante el señor presidente.

Y lo que está por venir en la fragorosa batalla de 2024 con la sucesión presidencial, y la que corresponderá al político juarense, si logra la reelección, es la candidatura al gobierno de Chihuahua para suceder a María Eugenia Campos, que, por igual, y sobre la marcha, también construye su historia de poder.

La entrevista con el payaso Brozo, y la artillería soltada en ese foro político, es cosa de niños y de sus ‘gurús’, que han presupuestado el necesario paso de la ‘muerte’ de Maru, para incrementar sus bonos en la pasarela política del CEN del PAN.

Lo demás es lo de menos si se logra el fin. Y en política la forma es fondo. Lo sabe ella y lo sabe también el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Comentarios: latorrefuerte64@gmail.com

 

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: