En la opinión de CIRO.

Fue suficiente el destape con rumbo al 2012, que hicieran el pasado miércoles,  Andrés Manuel López Obrador y Santiago Creel, para que las alianzas entre el Partido de la Revolución Democrática y Acción Nacional, con rumbo a la campaña presidencial, dieran principio a su fenecimiento, disímbolos en su ideología política, pero coincidentes en su pretensión de ganarle al PRI.

Las elecciones del 2011 serán sin duda, actividades políticas de medición de fuerza entre la alianza conformada por el PRD-PAN, en busca de derrotar  la joya de la corona como lo representa en la actualidad el Estado de México y su aún gobernador Enrique Peña Nieto, el aspirante mas fuerte a la presidencia  con que cuenta el Partido Revolucionario Institucional.

Mientras que Creel asalta de hecho la precandidatura de Acción Nacional buscando ser ungido como representante de Acción Nacional, afirma no participar con alianza en el 2011, en donde se encuentran en juego cinco gubernaturas, pero si mantenerla para el 2012 en que quiere ser el candidato de la derecha.

Por su parte, AMLO reniega de la alianza con el PAN pero busca su registro como candidato con la unión de los partidos de izquierda, en este caso Convergencia, del Trabajo y de la Revolución Democrática, ateniéndose a las preferencias que tanto él como Marcelo  Ebrard puedan tener entre la población mexicana.

Las pretensiones de López Obrador  es la verdadera unificación de los partidos de izquierda, realmente coincidentes en ideología y principios, los cuales de hecho se disolvieron con la alianza anti natura que tuvieron con el blanquiazul y donde para su desgracia en las elecciones para gobernador celebradas  el pasado 4 de julio fueron ganadas en Puebla y Sinaloa por dos candidatos ex priistas.
Voy al 2012 declaró López Obrador, busca el registro del PRD, Convergencia y PT, pero de no hacerse se iría como candidato independiente, para iniciar su campaña entre mediados y finales del 2011, aseverando contar  entre 10 y 15 millones de simpatizantes de su movimiento y una organización en dos mil cuatrocientos municipios del país con ocho mil comités territoriales en colonias barrios y pueblos de todas las entidades.

Si el posicionamiento de la preferencia ciudadana por un candidato entre Marcelo Ebrard y Andrés Manuel López Obrador se diera con las encuestas que hasta hoy se han realizado sin duda que el candidato a la presidencia por los partidos de izquierda seria  el segundo ya que cuenta con el 44% mientras que el gobernador del Distrito Federal solo se le dan 12 porcentuales.

AMLO fue declaro en su discurso, no desea alianza alguna con Acción Nacional mientras que Creel aceptaría la ayuda de los partidos de izquierda, lógico por que las preferencias en México a su favor son menores al 8% y requeriría para dar la batalla del PT, PRD  y Convergencia, con lo cual las alianzas celebradas tal parece que en la carrera para la grande están muriendo, consecuencia que el poder es enajenante y nadie pretende compartirlo.

Ya veremos en el 2011 y el 2012 dijo un ciego.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: