MADRID.— El australiano Julian Assange de 39 años, fundador del portal de internet WikiLeaks, responsable de la difusión de 250 mil documentos secretos del Departamento de Estado de Estados Unidos, fue detenido ayer en una comisaría de Londres a la que había acudido voluntariamente después de que la Policía Internacional (Interpol) dictara una orden internacional de arresto contra él emitida por Suecia, donde se le acusa de haber cometido un delito sexual.

A su llegada al centro policial, Assange fue trasladado al Tribunal de West- minster donde tranquilo, pero con el rostro cansado, compareció durante una hora ante la Corte de Magistrados. Allí, tras escuchar los cargos que se le imputan, reconoció ser inocente y se negó a ser extraditado a Suecia, difundio hoy el periodico El Universal.

A continuación, su abogado solicitó su libertad condicional bajo fianza, pero el juez del distrito, Howard Riddle, la desestimó al argumentar que las acusaciones que pesan sobre él son de naturaleza sexual, que Assange tiene unos lazos relativamente débiles con Reino Unido y que, por tanto, existe riesgo de fuga. Además, ordenó que el detenido permanezca en prisión preventiva hasta la próxima vista, fijada para el 14 de diciembre, aunque Assange disfrutará de ciertos privilegios penitenciarios, como no llevar uniforme carcelario, podrá recibir más visitas y tendrá acceso a llamadas telefónicas. Sobre Assange pesan los cargos de coerción ilegal, acoso sexual y violación, delitos todos ellos cometidos supuestamente en agosto de 2010 en Estocolmo (Suecia).

De acuerdo con la policía sueca, el acusado abusó sexualmente de dos mujeres que no quisieron mantener relaciones con él cuando se enteraron de que no llevaba preservativos.

Assange admitió que tuvo relaciones sexuales con ellas, pero dijo que hubo consentimiento mutuo. Tanto Assange como sus abogados denunciaron que la verdadera razón de la persecución es su actividad en WikiLeaks. E incluso Mark Stephens, el letrado en el Reino Unido del detenido, lo calificó de una “maniobra política”.

Por su parte, la fiscal jefe sueca Marianne Ny aseguró que la euroorden emanada de la institución que dirige se refiere exclusivamente a ese caso y negó que haya algún tipo de “conspiración”, en clara referencia a las alusiones hechas por el detenido de que la entrega a Suecia enmascara en realidad un proceso para extraditarle a Estados Unidos, donde algunos políticos han llegado a pedir su ejecución.

“Me gustaría aclarar que no ha habido ninguna presión política tras mi toma de decisión. Actúo como fiscal por los indicios de crímenes sexuales cometidos en Suecia en agosto. Los fiscales suecos son totalmente independientes en su toma de decisiones”, aseguró. Además, calificó de “hipotética” la posibilidad de que Assange sea extraditado después de Suecia a Estados Unidos, y dijo que la orden de arresto enviada por ella no fue elaborada con ese propósito. Claes Borgstroem, abogado de las chicas, acusó al fundador de WikiLeaks de “mentir”, y negó que sus clientes formen parte de una conspiración contra él y contra WikiLeaks.

Una vez que fuera extraditado a Suecia y juzgado allí, también Estados Unidos podría solicitar la extradición de Assange y acusarle de haber robado material clasificado del gobierno de Estados Unidos, delito por el que le podrían aplicar la ley de Espionaje de 1917. Sin embargo, aunque Washington tiene un acuerdo de extradición con Suecia desde los años 60, este contiene una serie de cláusulas como no contemplar juicios bajo la ley de espionaje de Estados Unidos u otra legislación para proteger la seguridad nacional, que dificultarían la extradición.

Ayer continuaron los intentos para asfixiar económicamente a WikiLeaks. La compañía de tarjetas de crédito Visa Europe anunció la suspensión de todos los pagos dirigidos a esta página web “en espera de más investigaciones sobre la naturaleza de su negocio”.

Pese al acoso a Assange y su entorno, la página web de WikiLeaks anunció ayer que “ello no afectará a nuestras operaciones: publicaremos más cables esta noche, como es habitual”.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: