MÉXICO, D.F.- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos inició expediente de queja y solicitó a la Procuraduría General de la República (PGR), la adopción de medidas cautelares para que se garantice la integridad física y emocional del universitario José Darío Álvarez Orrantia.

El pasado 29 de octubre el agraviado  fue herido de bala durante una manifestación realizada frente al Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

Participaba de manera pacífica en una marcha contra la violencia en esa ciudad fronteriza cuando presuntos elementos de la policía federal lo hirieron con arma de fuego, por lo que fue trasladado al Centro Médico de Especialidades de la entidad.

José Juan Álvarez, padre del estudiante, interpuso queja ante esta Comisión Nacional  por la insistencia de servidores públicos de la PGR de tomarle declaración a pesar de que su condición de salud es delicada.

La CNDH ofreció al padre apoyo legal y  atención psicológica. También abogados del Programa de Atención a Víctimas del Delito (Províctima), se han entrevistado con personal médico del nosocomio donde el agraviado está siendo atendido y con autoridades de la Universidad.

Con fundamento en lo dispuesto en los artículos 4º de la Ley de la CNDH así como 116, 117 y 118 de su Reglamento Interno, este Organismo nacional dio inicio a las investigaciones y pide dichas medidas precautorias con el propósito de evitar la consumación de violaciones a derechos humanos o la producción de daños de difícil reparación.

De acuerdo a lo dispuesto por el mencionado artículo 118, las medidas precautorias se solicitan para un plazo de 30 días el cual podrá ser prorrogado por el tiempo que resulte necesario.

Este Organismo nacional permanece atento a la evolución de los acontecimientos y en su momento emitirá la resolución que conforme a derecho corresponda.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: