Por Cruz Pérez Cuéllar (*).

Con el compromiso echado a cuesta, de sacar el país adelante, se cumplen los primeros cuatro años de gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, a pesar de crítica severa, en algunos casos obtusa, pero ha demostrado que aún y los tiempos difíciles, se puede avanzar y progresar.

En cuatro años de gestión, el presidente Felipe Calderón entrega resultados concretos, reales…Sin un afán triunfalista, o una defensa a ultranza de la administración panista, es justo que se reconozcan los avances (los ya finiquitados y los que están en proceso), pero también se haga una reflexión sobre los pendientes, y es necesario recordar aquí que el mandatario federal nos debe a los chihuahuenses –en especial a los juarenses- una visita para hablar de soluciones a los problemas que todavía nos aquejan.

En breve análisis, trataré de resaltar los principales rubros que tuvieron mayor impacto en nuestra entidad, donde la crisis económica se ve magnificada por una situación atípica, por un fenómeno inusual pero real: la violencia y la inseguridad manifiestas en todo su esplendor y que inciden directamente en los bolsillos de los ciudadanos, pero sobretodo en su bienestar familiar.

Con gusto podemos reconocer que en Desarrollo Social, el Gobierno de Calderón tiene varios aciertos, uno de ellos es el incremento de 5.5 a 6.5 millones de familias beneficiarias del Programa Oportunidades, lo cual originó que en ciudad Juárez se elevara también la cifra de 12 a 30 mil los hogares apoyados con recursos que van desde los 750 a los 2 mil 900 pesos, según qué tan precaria sea la situación y cuantos hijos habiten en estos. Además, es indiscutible el logro que representa el Seguro Popular, al cual se han incorporado 49 millones de mexicanos, que ahora pueden disponer de un servicio médico gratuito y en instituciones de salud probadas.

Es preciso que digamos aquí que a pesar de la recesión internacional y de otros factores, fue posible avanzar en el terreno Económico, donde la brújula parecía perdida, pero oportunas decisiones de la Federación –y por supuesto, otras razones que regularmente mueven los mercados- arrojaron que en el primer trimestre de este año el Producto Interno Bruto se incrementara en 4.3 por ciento anual, y en el segundo trimestre se elevara a 7.6 por ciento, el más alto aumento de los últimos 12 años. También se pudieron generar 575 mil empleos de enero a agosto del presente año, un avance importante en la materia, que no implica la solución a la problemática actual pero sí una expectativa clara del rumbo del país que se puede ver con mayor optimismo.

Decisiones difíciles como decretar la extinción de Luz y Fuerza del Centro, le han valido a la administración de Calderón múltiples críticas no del todo negativas, porque la ciudadanía representada en diversos sectores reconocen que eran más las pérdidas que las ganancias que LyFC generaba en los últimos años.

El tema de la lucha antinarco es insoslayable, donde las aristas son muchas, pero por primera vez en la historia de nuestro país se abren los canales de comunicación para que no sea únicamente la autoridad representada en el jefe del Ejecutivo federal, la que decida cabalmente sobre un asunto tan complicado como riesgoso.  “Diálogos por la seguridad. Hacia una política de Estado”, es el espacio donde el propio presidente ha reconocido las fallas de la llamada Estrategia de Seguridad, aunque también no ha dejado de mencionar los logros que estriban principalmente en el desmantelamiento de las bandas criminales y la detención de importantes capos de la droga, así como el impulso de reformas para el debilitamiento financiero de las mismas.

Y abundando un poco en las reformas que el Gobierno de Calderón propone, podemos mencionar algunas importantes –en orden disperso- que son necesarias para cumplir con los objetivos más importantes en torno al Desarrollo Social, Seguridad Pública, Desarrollo Económico, Comunicaciones y Tecnologías, entre otros. Hay en la agenda legislativa una reforma laboral propuesta por el Ejecutivo y que tiende a crear el clima propicio para la creación de más y mejores empleos, toda vez que el actual modelo data de los 70´s y es preciso que se hagan los cambios necesarios para entrar al nuevo esquema.

En obra pública basta con mencionar los 130 mil millones de pesos tan sólo para el rubro de carreteras, inversión que ha dejado al país en cuatro años de gobierno más carreteras y caminos que las construidas en todo el sexenio anterior. Este monto se desprende de una inversión para obra pública y privada sin precedente en México: el 5 por ciento del Producto Interno Bruto.

Las necesidades son muchas y el tiempo es corto, los resultados abundan pero siempre son opacados por mínimos que sean los defectos o las fallas… en fin, este es tan sólo un botón de lo que hay en el Cuarto Informe de Gobierno, que puede consultarse en la página www.informe.gob.mx. En horabuena.

(*) Presidente Estatal del PAN.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: