Por CIRO./ 8 de Feb./
Dádivas, prevendas, cochupos son los aceptados por los filibusteros de la información quienes sin calidad moral, ética y mucho menos compromiso social se venden al mejor postor o al mandatario en turno a quien brindan pleitesía y sumisión y como prueba de ello es la cadena radiofónica  MVS quien despidió a la PERIODISTA Carmen Artistegui.
Desde el pasado lunes la compañera Aristegui dejo de formar parte de la mencionada cadena en donde se hacia cargo del programa Noticias MVS y a cuyo segmento con el profesionalismo que la caracteriza, su preparación y sobre todo por no tener “pelos en la lengua” le pidieron su renuncia por tratar el tema de la pancarta puesta en el Congreso de la Unión por perredistas y petistas en contra de Lipe Calderón.
El señalamiento de ebrio hecho al Presidente de la República de ninguna forma representa una mentira y la periodista trato con el profesionalismo que siempre la ha caracterizado el tema con un comentario que es entendible y que la mayoría de los mexicanos deseamos de que Calderón Hinojosa demuestre que no es un beodo.
Al abordar el alcoholismo de Lipe la compañera periodista Carmen hizo mención en el espacio de que  Calderón “debería dar una respuesta clara, nítida y formal”, al respecto con lo que sin duda “comprometió” la dádiva o prevenda del servil medio de comunicación que debe percibir de la Presidencia de la República.
Trasgresión al código de ética interna ya que la mencionada empresa “rechaza la presentación y difusión de rumores como noticias” fue lo que argumentaron como razón los directivos de MVS para despedir a Carmen Aristegui noticia que desde la semana pasada corrió como reguero de pólvora y que fue confirmado por  Kirén Miret productora del noticiero.
La calidad moral y profesional de Carmen es indiscutible y en voz de muchos ella solo demando una petición formal a la Presidencia de la República para que respondieran  de manera clara, nítida y formal. ¿Cual es entonces una violación al código de ética interna de la empresa?
Quienes no tienen la ética mucho menos la moral son los hermanos Vargas concesionarios del monopolio radiofónico los cuales solo demostraron ser incondicionales a quien “paga” por transmitir noticias maquilladas a sabiendas que el grueso de los mexicanos no cree lo que dice Calderón.
Pero también deja entrever que la política de la administración calderonista quita de en medio a quien de una u otra forma la estorba y la periodista avaló sin duda, una afirmación comprobable que ahora pretende el poder “tapar el sol con un dedo”.
Ahora al baño de sangre que vive el país hay que agregarle el torrente viscoso de la lluvia de saliva derramada en discursos oficiales para convencernos de que la gestión sexenal panista es la mejor.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: