Marco Adan Quezada con OMNPRILa columna.

¿POR QUIEN DECIDIRIA EL GOBERNADOR?.

En medio de la crisis social y política más severa, que nunca imaginó el gobernador que podría presentarse al final de su administración, el mandatario estatal pierde cada vez más posibilidades en la operación política para designar a los futuros precandidatos del PRI a las alcaldías.

Hoy, una de ellas –literalmente- bajo fuego, y también bajo la mirada y el escrutinio social y político, que no solo envuelven al mandatario estatal, sino también al Presidente de México, Felipe Calderón y al alcalde Reyes Ferriz, es símbolo de lucha y de poder en el país: Ciudad Juárez. 

Y en el hipotético caso, de que el gobernador pueda poner a un precandidato a la Presidencia Municipal en una de las dos ciudades más importantes de Chihuahua, ¿a quién pondría el gobernador?: A su ex secretario de seguridad pública estatal, Víctor Valencia de los Santos para Ciudad Juárez, o a su todavía presidente estatal del PRI, Marco Adán Quezada para Chihuahua?. Esa es la cuestión.

El primero tuvo el infortunio de aventarse el tiro de intentar manejar y sacar avante, en medio de la crisis y corrupción policiaca, a una Secretaria Estatal, que fue diseñada con una buena intención, pero que tuvo un final desastroso y, donde curiosamente, ninguno de los dos amigos de aulas del gobernador: ni Raúl Grajeda, como tampoco el Nany’s, pudieron hacer absolutamente nada. 

Y Víctor Valencia, amiguísimo del gobernador, por igual sucumbió y cavó, según opiniones en los mentideros políticos, su propia tumba política y enterró sus aspiraciones  y posibilidades de buscar la candidatura de Ciudad Juárez.

Porque imagínese, Valencia en la palestra de la opinión pública, luego de la crisis y la urgencia de trasladar los poderes políticos a Juárez, a causa de la inseguridad, simplemente impensable y condenable que Valencia pudiera siquiera asomar la cabeza. 

En el otro escenario, el de la capital, todo parece distinto. Marco Adán fue el único que logro salvar al gobernador y el triunfo en las urnas del pasado mes de julio de 2009, donde prácticamente se llevo carro completo, demostraron la madurez del otro amigo del mandatario.  Pero este, a diferencia de Valencia -no solamente le presentó  buenas cuentas-, sino que borró –literalmente- del mapa político al Partido Acción Nacional, hoy urgido de volver por sus fueros, y que ironía, en medio de una crisis desatada por el desatino y la ambición política de Víctor Valencia de los Santos.

Y todo porque nadie le aconsejo a Víctor que era muy inoportuno lanzarse a su proyecto político, a escasas horas de que recibió la ficha informativa de la tragedia de los 15 estudiantes de Salvarcar.  Simplemente Valencia la ignoro y de allí, lo demás es historia, Víctor abandono el barco en medio del naufragio.

LOS PODERES  A JUAREZ.

Otra vez Ciudad Juárez se convirtió en centro de la controversia política. Esta frontera, ha sido el punto neurálgico en diversas decisiones políticas y militares,  y asiento de los poderes del estado mexicano, desde la época juarista hasta las luchas que se libraron en la Revolución Mexicana, y será otra vez, a partir de esta semana, en un sitio estratégico en la definición de las políticas del gobierno federal.

El problema de la inseguridad pública, derivado de la lucha que ha encabezado el gobierno federal en contra de la delincuencia organizada, y que ha dejado un saldo de más de 4 mil asesinatos en dos años, obligó a los chihuahuenses, a pedir al gobierno federal, despachar desde este punto del país, y la reacción inmediata del gobierno estatal,  que anuncio la instalación de los tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial, de manera permanente y hasta resolver el problemas de la inseguridad.

Hace 99 años, en 1911, Ciudad Juárez fue testigo del acuerdo que buscaba el cese de las hostilidades en el sitio de la Aduana Fronteriza de Ciudad Juárez, Francisco S. Carvajal, representante del gobierno del general, Porfirio Díaz, el doctor Francisco Vázquez Gómez, Francisco Madero y José M. Pino Suárez, -representantes los tres últimos de la Revolución-, establecieron el modo de hacer cesar las hostilidades en todo el Territorio Nacional, considerando la resolución que había tomado Porfirio Díaz de renunciar la Presidencia de la Republica y convocar a elecciones generales dentro de los términos de la Constitución. Pero eso no es todo.

En 1988, la ciudad -originalmente llamada Paso del Norte-, recibió durante el gobierno de Porfirio Díaz, su actual nombre de Juárez, en honor a Benito Juárez, quien se refugiara en la ciudad durante la intervención francesa. 
Pero documentos históricos, revelan que muchos años atrás, durante el siglo XVII, Ciudad Juárez también fue refugio de la población y el gobierno de Nuevo Mexico, debido a que gran parte de la población española y mestiza en esa región, durante la rebelión de los indios pueblo, se refugiaron en el Paso del  Norte y desde ahí inicio la conquista del territorio militar.

Y, paralelamente, a la situación política y social que se registraba, Paso del Norte fue también un importante centro religioso, desde el cual se establecieron diferentes misiones en Nuevo Mexico, lideradas por sacerdotes franciscanos.

El 14 de agosto de 1865, queda establecido en la Villa Paso del Norte el gobierno nacional. Benito Juárez logra ocultarse tras la persecución y las fuerzas republicanas retoman la Ciudad de Chihuahua (capital), por lo que los franceses abandonan la Ciudad el 29 de octubre. 

EL PAN EN LA COYUNTURA.

Por cierto que en esa coyuntura política de la inseguridad, la dirigencia nacional y estatal del PAN, con  Cesar Nava y Cruz Pérez Cuellar, además de la perredista desde el centro del país, buscan sacarle raja política, a la decisión del gobernador de Chihuahua de trasladar los poderes estatales a Juárez, en un reto claro al gobierno de Felipe Calderón Hinojosa.

Las interpretaciones –cualesquiera que sean estas-, son validas y a partir de esta semana estaremos viendo un escenario completamente politizado, con el riesgo de que otra vez, se pierda el objetivo central de la lucha: la justicia para los habitantes de esta urbe y la justicia para las familias de los 15 jóvenes que fueron acribillados el 30 de enero en Villas de Salvarcar.

SALDOS: Reducidas las posibilidades de Víctor Valencia a llegar a la precandidatura del PRI a la alcaldía de Juárez, solo hay de dos sopas por ahora: Enrique Serrano y Guillermo Dowell Delgado…A Serrano se le ha dado la encomienda de hacer funcionar la Fundación Luis Donaldo Colosio y convocar a los priistas a participar en la conformación de la plataforma política que el PRI llevara ante el IFE y Guillermo Dowell tiene, según nos dicen, la relación y la solida amistad con el recién enviado delegado del CDE del PRI para Juárez, el profesor Miguel Ángel González –que ya nos dijeron que es de San Juanito y de la sección 42-, en una relación que ambos tejieron hace alrededor de diez años; el MAGO era presidente estatal del PRI y Memo Dowell era el responsable del PRI municipal, pero además ambos participaron activamente en el Frente Juvenil Revolucionario y, lo más interesante es que, Miguel Ángel trae la encomienda de enderezar los fierros de Víctor Valencia en la estructura territorial del PRI en la frontera…Por su puesto que los intereses de Cesar no son los mismos intereses de Víctor y de sus amigos…La mesa está servida para que hoy arribe el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont a Juárez, en medio de crecientes reclamos y una crisis social que amenaza con sepultar a los gobiernos…En el PAN y no lo pierdan de vista, se mueve con fuerza y con soltura como una posibilidad real a la candidatura del PAN, Jose Pinales, para algunos fuera de Accion Nacional todavia un desconocido, pero para muchos adentro de ese partido, un hombre que ha sumado y que en su momento apoyo moral y economicamente a muchos de los ex presidentes municipales de ese partido politico…
Comentarios: elpolitikon@gmail.com

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: