CIUDAD JUÁREZ.– El arresto de un compañero originó este sábado una insurrección de policías federales en contra de su jefe a quien acusaron de tener vínculos con el crimen organizado.

El inusual suceso que iniciara a primera hora del día, fue seguido por el público fronterizo a través de transmisiones a control remoto por radio y televisión desde el hotel La Playa, frente al antiguo Consulado Americano.

La rebelión en la que participaron cientos de uniformados -muchos de ellos con el rostro cubierto-, fue por el proceder de un comandante identificado como Salomón Romero (a) El Chamán.

Los subalternos acusaron a El Chamán de toda suerte de irregularidades y corruptelas, desde trato despótico hasta extorsiones.

-Si eso hace con nosotros, qué no hará con los ciudadanos comunes- dijo uno de los sublevados.

Acusaron a El Chamán de haber ordenado ¨sembrarle¨ marihuana a un policía federal que luego fue arrestado y consignado ante el Ministerio Público Federal por la posesión del enervante .

Luego de manifestarse en el estacionamiento del hotel -donde están hospedados- los insurrectos irrumpieron en la habitación del comandante señalado. Una versión indicaba que no fue localizado, y otra, que era mantenido en calidad de rehén para negociar con altos mandos de la Policía Federal y del Operativo Conjunto Chihuahua.

Al menos dos oficiales leales a El Chamán, fueron severamente golpeados y estuvieron a punto de ser linchados por sus propios compañeros. Muchos exigían a gritos la presencia de Facundo Rosas, responsable del Operativo Conjunto Chihuahua. La tensión creció cuando encañonaron a uno de sus propios compañeros y se abalanzaron sobre una unidad oficial que supuestamente llevaba marihuana  en su interior.

Durante estos hechos, la avenida López Mateos fue cerrada a la circulación vehicular por unidades de la PF.

Al lugar se presentaron al menos dos altos mandos de la PF y del Ejército, para evaluar la situación, aunque sólo el primero llegó a las puertas del estacionamiento cerrado con rejas.

El jefe federal, quien evadió gran parte de las preguntas, dijo que el comandante estaba por ser retirado del puesto, al menos aquí.

Según los insurrecto, El Chamán cobra cuota a sus subalternos hasta para otorgarles permisos para visitar a sus familias en el centro del país. Dijeron que este jefe llegó a Juárez procedente de Sinaloa, donde también ha tenido problemas.

Hacia el mediodía, en el lugar se mantenía una tensa calma mientras los insurrectos aseguraban que ya había diálogo con altos mandos y que todo parecía indicar que su compañero sería liberado.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: