Guillermo GalvanGuillermo Galvan 2(Articulo de Opinion).

Por CIRO.

La intervención de la Marina de México en el operativo en el cual se dio muerte  al jefe del Cártel de Sonora, Arturo Beltrán Leyva , el pasado 16 de Diciembre del 2009, deja en entredicho a las fuerzas  del Ejercito Mexicano en el combate al narcotráfico, y agrava la sospecha de que algunos altos mandos se encuentran inmiscuidos en esta ilícito negocio cuando uno de los detenidos declaró que se esperaba en dicha reunión a altos mandos de la Vigésima Cuarta Zona con sede en Cuernavaca, Morelos.

El operativo implementado por las fuerzas especiales de la Marina y como  visores a elementos de la DEA norteamericana había dado inicio días antes cuando el día once de diciembre en Tepoztlán, Morelos, se registro  el primer enfrentamiento entre la gente de El Barbas y los encargados del operativo donde hubo varios detenidos.

Siguiendo con la investigación lograron establecer que el capo se encontraba refugiado en su buncker del  complejo  residencial  Altitude localizado en Lomas de la Selva, en Cuernavaca Morelos,  y donde era acompañado por cinco de sus hombres de mayor confianza entre los que se localizaba  su jefe de sicarios identificado como Edgar Valdez Villarreal apodado La Barbie.

Luego del cruento enfrentamiento entre las fuerzas de la Marina mexicana y los presuntos narcotraficantes  hubo varios detenidos y uno de ellos confesó que ese día 16 de Diciembre del 2009 estaba Beltrán Leyva  esperando la visita del jefe de la zona militar Leopoldo Díaz Pérez  así como la de un capitán y un mayor más con quien iba a comer.

Hasta ahí los primeros informes  los que hasta ahora se ha dado pero tanto la Secretaría de la Defensa Nacional, la Procuraduría General de la República, la Secretaría  de Seguridad Pública Nacional y la SIEDO han callado ante la acusación hecha a miembros de la milicia lo que pone al Ejercito Mexicano en  sospecha.

A tres semanas de los hechos nadie ha vuelto ha hablar de la acusación que el cocinero lanzó en cuanto a los jefes de la Vigésima Cuarta Zona del Ejercito Mexicano a quienes estaba esperando Arturo Beltrán Leyva para comer.

Aun más por que las autoridades norteamericanas prefirieron la coordinación con la Marina mexicana y no con el Ejercito para llevar a cabo los que debió ser la aprehensión del capo y que culmino con su muerte por haberse resistido presuntamente a ello  al enfrentarlos.

Felipe Calderón declaró después que la muerte de Arturo Beltrán Leyva  había sido un golpe contundente al narcotráfico y sobre todo a la organización que comandaba pero la boca ha cerrado en cuanto a que personal de la milicia se encontraba inmiscuido con el jefe del Cártel de Sonora, duda que debe aclarar por salud personal y del pueblo de México quienes como herencia de esta lucha solo han obtenido como recompensa el miedo que se siente a lo largo y ancho del país.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: