Activistas y Judith GalarzaEl Asesinato de Josefina Reyes.

El asesinato de Josefina Reyes ha dado la vuelta al mundo. La televisión internacional reporta el hecho desde Ciudad Juárez. Amnistía Internacional pidió ya la intervención de la CIDH. El domingo pasado le arrebataron la vida y por supuesto que no hay pistas.

La señora Reyes se hizo activista por necesidad. Brincó de su casa a las calles, a los foros. Se volvió incómoda. Un día de agosto de 2008, contaba ella misma, el Ejército se llevó a su hijo. Desde entonces, dijo, está desaparecido. Por eso protestaba. Ahora está muerta.

El Inmujeres, instancia federal que dirige Rocío García Gaytán, condenó ayer los hechos. No deja de sonar raro que Inmujeres sea una entidad federal, y que el mismo gobierno federal sea el encargado principal de la seguridad de los mexicanos. Raro. Como en Chihuahua: Dos días antes del asesinato de Josefina, la Procuraduría estatal (la Subprocuraduría Zona Norte que dirige Alejandro Pariente) presentó a la prensa una escultura metálica, una cruz rosa, “dedicada a las mujeres asesinadas en Juárez”. Aunque usted no lo crea. Algo así como un monumento a su propia ineficiencia: esa autoridad es la que no ha aclarado, en años, los feminicidios.

Como si fuera poco, la cruz rosa es el emblema de las activistas locales; recuerda la impunidad y la ineficiencia de la Procuraduría estatal. Como el gobierno federal pidiendo que el gobierno federal aclare el asesinato de Josefina Reyes, quien acusaba al gobierno federal por la desaparición de su hijo. 

“Para mí, esto sigue siendo plaza de los Beltrán Leyva. Yo sí creo que sigan vendiendo. Es lo que estoy tratando de atacar, pegándoles en los lugares de venta de droga que nos enteramos, que son los más públicos: discotecas y centros nocturnos. Y esto va a seguir. Murió uno de sus cabezas pero esto no quiere decir que la organización esté extinta ni mucho menos: son miles y miles los que trabajan. Para mí, nada ha cambiado…” El cuestionamiento al resultado de la guerra contra el narco viene del alcalde panista Mauricio Fernández.

Cuando habla de “la plaza” se refiere al municipio que gobierna: San Pedro Garza García. Una parte del norte, le decíamos, ve diferentes las cosas al centro del país: el cardenal Norberto Rivera pide que el Ejército siga en las calles, mientras el obispo de Saltillo Raúl Vera exige suspender los operativos e incluso acusó a la Marina de ir por Arturo Beltrán no para capturarlo, sino para ejecutarlo.

Nada de elecciones internas, abiertas o de delegados; y no más especulación: hoy se decide el CEN del PRI quién va por Chihuahua. ¿Finalistas? César Duarte y Óscar Villalobos… Aunque, nos dicen, en el primer vuelo vienen al DF cinco precandidatos. Nos confirman que sigue Veracruz, en donde, parece, no habrá mucho conflicto. Bueno, eso en el PRI, porque en el PAN amenaza la guerra de Troya entre dos poderosos precandidatos: Gerardo Buganza y Miguel Ángel Yunes.

Apunte final: Que Esteban Arce se cae; la homofobia del conductor y comediante ya trascendió a Twitter y Facebook: llegó a la cúpula de Televisa. Lo del mundo virtual es poca cosa para lo que se dice de él, a todos los niveles, dentro de esa empresa. (Columna de los Reporteros de El Universal)

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: