Por Mario Héctor Silva./

Narcopolítica./

Sí por la víspera se saca el día, como dice el viejo refrán, el nombramiento del ex gobernador de Chihuahua, José Reyes Baeza Terrazas, como Súper delegado del CEN del PRI en las entidades de Nayarit; Jalisco; Colima; Michoacán y el estado de Guerrero, hace suponer que el ex mandatario ha convencido a la cúpula priísta para ocupar el próximo año un encargo de envergadura en el país. Significa sin más que, Reyes Baeza, por la libre y aún en contra de su reciente y negro historial, vinculado al crimen organizado, está de regreso en la política.

Caramba!, los priístas con Humberto Moreira a la cabeza, decidieron jugársela con un personaje político, que si apenas tiene poco más de un año de haber dejado la administración estatal en Chihuahua, terminó saliendo –literalmente por piernas- de la entidad, tras el penoso escándalo de corrupción y muerte, vinculadas a una de las organizaciones delictivas más poderosas que florecieron durante su administración.

Imagínese pues, carísimo lector, el siguiente hipotético escenario: Que uno de éstos días, ganada la elección de 2012, el sistema anuncie el nombramiento de la abogada, Patricia González Rodríguez,  como Procuradora General de la República (PGR), o cuando menos uno de los brazos derechos del futuro abogado de la nación o Secretario de Gobernación –no se sorprenda-, pero cuyo nombramiento podría incluso, recaer en la figura del ex gobernador de Chihuahua. Su tío Fernando, el ahora senador, ocupó un alto cargo en la PGR, antes  de convertirse en diputado federal y en gobernador de Chihuahua.

Igual, José Reyes Baeza, senador de la República, podría convertirse en un verdadero dolor de cabeza para el gobernador César Duarte.

Ya no hay sorpresas mayúsculas y de peso en la política nacional. Todo es posible. Basta recordar los recientes encargos otorgados a los abogados Arturo Chávez Chávez y al ex senador y también ex procurador estatal, Francisco Molina Ruiz, cuyos ascensos vertiginosos en la política al interior del Partido Acción Nacional (PAN), fueron un premio a su terrible desempeño como servidores públicos, aun en contra de la opinión pública.

El deliciense José Reyes Baeza, que en la capital del país, ha contado con el apoyo de su inseparable amigo, Arturo Proal de la Isla, siempre solícito para arreglar broncas y en Chihuahua del profesor Mario Tarango Ramírez, que sigue teniendo peso en las decisiones al interior de la estructura de gobierno, corre hasta hoy, aparentemente con suerte.

Sí, la caprichosa suerte que a unos ex gobernadores les niega cualquier posibilidad de asomar cabeza y de regresar al oficio de la política, y todo lo que ella implique en el concierto de los intereses nacionales.

Corrupción y poder./

Para nadie es un secreto que la gestión del ex gobernador de Chihuahua tuvo dos caras: una relacionada a tres aparentes años de tranquilidad y de desarrollo en la entidad, y una segunda parte, que bajo el yugo de la delincuencia y el crimen, a través de la ex procuradora Patricia González y su ex secretario de Seguridad Pública, Raúl El Choche Grajeda, derrumbó los sueños de un buen gobierno.

Incluso, habrá que recordar, porque existe memoria, que los cabildeos de los allegados al gobernador de Chihuahua, le permitieron planchar las broncas que enfrentó la ex procuradora Patricia González, siempre con un pie en el estribo y la renuncia en el cajón, a la que se opuso el entonces gobernador. Patricia González siempre más que su amiga y protegida, su cómplice.

Los días que se avecinan, ciertamente son malos para la clase política. Existe la ligera sospecha que los hilos del sistema político maneja dos grandes vertientes, cada cual, relacionada a diferentes grupos e intereses de poder en el maridaje del crimen.

La inclusión del ex gobernador José Reyes Baeza, llamado a colaborar por el líder nacional del PRI, Humberto Moreira Valdeés -del que tampoco se puede hablar mejor-, apunta a una sucesión de hechos suspicaces que empañan el destape del ex gobernador mexiquense, Enrique Peña Nieto.

No hace muchos meses en el poder, Enrique Peña Nieto, gobernador del estado de México, supo tomar distancia del poder y dominio del Grupo Atlacomulco y sacó, en contra de todos los pronósticos y malos augurios, a su candidato al gobierno de la entidad.

Hoy en el banquillo, a Peña Nieto le han vuelto a poner los grilletes y a su alrededor (de todo el proceso de sucesión), a bandidos de la política y del crimen.

Imposible negar líneas de amistad y relación de Reyes con los suyos. Tan imposible, como si alguien tratara de negar la relación de negocios y de delincuencia que en Ciudad Juárez, tejió el presidente municipal, Héctor Murguía Lardizábal con su ex jefe de seguridad pública, Saulo Reyes Gamboa, que decidió entregarse a la policía de los Estados Unidos.

Y precisamente porque no era policía, sino hombre de ‘negocios’, Saulo Reyes Gamboa estaba autorizado por la cabeza para operar en negocios ilícitos. El otro hombre de poder, Marco Antonio Torres, que llegó con estrellas desde el estado de México, la cara amable de la policía, que escondía a un atrevido y hábil operador financiero.

“Secretario Nacional”./

La versión oficial del CEN del PRI en torno al nombramiento de José Reyes Baeza, a quien se resucita políticamente, es de que el chihuahuense se encargará de las operaciones de ese partido en Guerrero,“para reforzar el trabajo político y de estructuras del priismo en la entidad con miras al proceso electoral concurrente del próximo año”.

Su designación, responsabilidad del presidente nacional del PRI, Humberto Moreira Valdés; su nombramiento oficial: “secretario nacional”, pero con funciones de delegado nacional del PRI para el estado de Guerrero.

El CEN del PRI oficializó también el mismo cargo para el ex gobernador de Guerrero, René Juárez Cisneros, virtual candidato a Senador, y quien tendrá a su cargo la política en las entidades de Morelos; Hidalgo; Tlaxcala; Querétaro, Estado de México y el Distrito Federal.

Comentarios: elLa Torre Fuerte@gmail.com

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: