Unos dicen que México sí se verá afectado por la crisis que inicia en Grecia. Otros dicen que no. Unos aseguran que el peso de los dos bancos españoles (Santander y BBVA) en el sistema mexicano generará inestabilidad si Europa entera flaquea; otros aseguran que esas instituciones apuntalarán sus filiales mexicanas por una razón: son muy rentables.

Unos opinan que sectores como el turístico, el inmobiliario y el energético de México resentirán la baja de capitales peninsulares, mientras otros juran que al contrario, que las empresas españolas relacionadas a estos segmentos económicos mexicas quieren estar aquí hoy más que nunca porque se ha retomado el crecimiento.

Unos afirman que el golpe puede llegar por el mercado bursátil, porque será inevitable que los inversionistas de bolsa se asusten después de que el año pasado (y esto fue a nivel mundial) tuvieron ganancias exorbitantes… mientras muchos perdían; otros afirman que la caída de las bolsas se detendrá en cuanto se controle la inestabilidad social de Grecia. Unos dicen que el aleteo de la mariposa no tardará en volverse huracán. Otros opinan que opinar es arrogante: a México le irá, dicen, como le vaya a Estados Unidos, o poquito peor.

En el 21 aniversario del PRD, Jesús Ortega basó su discurso en un clásico de la política mexicana, que data de finales de 1928 y es letra viva de Plutarco Elías Calles, fundador del PRI: la idea de construir un país de instituciones, por encima de los caudillos. “Estamos en el proceso de tránsito de los liderazgos personales a las decisiones colegiadas, de las personalidades a las instituciones. Lo que pretendemos para el país, lo estamos haciendo para el PRD”, dijo. Y está a punto de mostrarlo, o de pisarse los propios callos.

Efectivamente, dirigentes como Cuauhtémoc Cárdenas, Andrés Manuel López Obrador o Porfirio Muñoz Ledo, por citar, no están ya en activo dentro del partido. Algunos iniciaron su retirada hace tiempo; otros específicamente con la llegada de Ortega, y unos más confirmaron su desencuentro con la actual dirigencia perredista por las alianzas con la derecha, con el PAN de César Nava. Las elecciones serán en menos de dos meses. Y el modelo de PRD de Jesús Ortega será sometido, otra vez, a prueba (recordemos que no pasó la de 2009): Se sabrá si pudo consolidarse como un PRD sin caudillos. Y lo más importante: se sabrá si pudo sostenerse como un partido con votantes.

Apunte final: El gobernador de Aguascalientes trae buena racha. No tendrá las mejores credenciales como jefe del Ejecutivo estatal (o como panista), pero cuando se trata de defender a los suyos, a su equipo, Luis Armando Reynoso Femat va con todo. Y ayer su equipo le respondió. El Necaxa goleó 3-0 a León en el capítulo de ida de la final del Torneo Bicentenario 2010 de la Liga de Ascenso. Es casi un hecho que brinca a la Primera División.  (De los periodistas de El Universal).

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: